Ir arriba

Track section

Tozal del Baciero, por la arista oeste, desde Abi
Luis Hernández Taranilla
Fecha de realización
22 de junio de 2019
Fecha de subida
6 de julio de 2019
Duración
07:52
Tiempo Detenido
No definido
Visto
9890 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Tozal del Baciero, por la arista oeste, desde Abi
  • Acceso: Abi está 122 km al NE de Huesca, por Barbastro, Graus y Seira. Atravesar la aldea hasta salir por el extremo norte. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento: 5h34.
  • Dificultad: Muy fácil. Tramo empinado a través de bosque, sin senda y con pocas referencias.
  • Descripción: Tomar en Abi la pista que sale al NE, remontando la ladera del Baciero. Cuando se bifurca, girar a la derecha (SO), para recorrer la ladera de Las Obagas. Para acceder a la Coma Salamons, tomar el primer desvío que salga a la izquierda (SE), un carril con hierba crecida, y dejarlo a los pocos metros por la derecha (N) al pasar por el tubo, para remontarlo. Al ganar la cresta en el Morrón de Abi, tomarla a la izquierda (E)  para alcanzar por ella el Tozal del Baciero.
    Guiados por la senda e hitos de la ruta normal, proseguir el cresteo al E, rodeando un par de puntas antes de llegar al Collado Morrera. Dejarse caer por la vertiente izquierda (N) hasta el collado de El Clot y tomar a la izquierda (NO) la pista que lo atraviesa. Cuando se acaba, seguir por una senda que baja a la izquierda (SO), siguiendo el contrafuerte de El Llum. Cuando el camino acaba difuminándose y desapareciendo, mantenerse bajando al SO, a través de bandas de arbolado y prado, hasta dar con una pista que atraviesa la ladera. Tomándola a la izquierda (S), se llega a la primera bifurcación de la ruta y, girando en ella a la derecha (N), a Abi.
  • Comentario: Hermosa ruta que combina el paso por bellos entornos forestales con un cresteo panorámico y muy relajado. No presenta el menor obstáculo en todo su desarrollo, ni siquiera en los tramos sin senda. Tampoco la orientación es un problema, pues la Coma Salamons, si bien su curvatura es apenas perceptible bajo los árboles, está definida por líneas de pedrera y, cuando éstas se pierden, se trata de ir subiendo de cara a la pendiente, sin más. Algo similar pasa cuando desaparece la senda bajando por el Llum: vale con ir bajando por donde mejor nos parezca hasta topar con la pista.
    Aunque es indudable que el acceso habitual desde Gabás es mucho más cómodo, el recorrido de la arista oeste es tal maravilla que justifica de sobra la penosa remontada de la Coma Salamons. Ese tubo boscoso apenas tiene atractivos, ni estéticos ni deportivos, pero es el acceso lógico a la arista.

Comentarios