Ir arriba

Track section

Cerro de la Escusa por el lomo oriental (subida directa desde el Valle de Iruelas)
Luis Hernández Taranilla
Fecha de realización
7 de julio de 2019
Fecha de subida
9 de julio de 2019
Duración
06:25
Tiempo Detenido
No definido
Visto
10497 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Cerro de la Escusa por el lomo oriental (subida directa desde el Valle de Iruelas)
  • Acceso: La Reserva Natural del Valle de Iruelas está 40 km al SE de Ávila, por El Barraco y el Embalse de Burguillo. Desde la casa de la reserva, hay que continuar 6,5 km por la pista que sube al Puerto de Casillas, hasta la Curva de la Candeleda, giro de 180º de cuyo vértice sale un desvío cerrado con cancela. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento5h09
  • Dificultad: F. Una trepada de mínima dificultad (I) y 50 m de desnivel, con poca exposición. Varios tramos a través de un monte bajo cerrado de arbusto espinoso; se encuentran trazas de animales pero hay que buscarlas.
  • Descripción: En la Curva de la Candeleda, tomar la pista cerrada que sale al SO, para remontar la cuenca abierta bajo la cara este de La Escusa, pasando por el Pino de la Agujera. Justo antes de cruzar el Arroyo de la Balsaína, cauce principal de la misma, salirse a la izquierda (O) y remontar el lomo oriental, que implica atravesar bandas de matorral cerrado y trepar un cancho rocoso (I), del Cerro de la Escusa (F) hasta la cima.
    Bajar al N por la pista que atraviesa las Praderas del Sol y desciende por lo alto del cordal de Los Esnuncaderos. En la zona de la Herrilla del Cardo, al encontrar una pista horizontal, tomarla a la izquierda (SO) para rodear la cuenca del Arroyo de la Balsaína, reencontrando el itinerario de subida donde habíamos tomado el lomo oriental, y regresar a la Curva de la Candeleda.
  • Comentario: Esta ruta es una alternativa aventurera para subir al Cerro de la Escusa. Entre sus atractivos, el más inmediato está en las perspectivas agrestes durante la remontada del lomo, especialmente hacia el Berrueco, pero también de la cuenca alta de Las Iruelas en general. Por otro lado, al movemos en terreno muy poco transitado por excursionistas y nos cruzaremos con una sorprendente cantidad de animales salvajes, sobre todo ciervos y buitres, que veremos desde muy cerca.
    El precio es cruzar terreno “sin desbastar” y cualquiera que se haya movido por Gredos fuera de caminos sabe de lo que hablo; claro que la abundancia de ungulados de gran tamaño ha abierto trazos en el matorral que, sabiendo mirar, te permiten pasar sin excesiva pelea. Pese a ello, y por mucho calor que haga, es conveniente llevar pantalón largo. Y, para el montañero que se apañe con estas bandas de matorral gredense, las pequeñas trepadas y la exigencia física de esta ruta no van a suponer un inconveniente.

Comentarios