Ir arriba

Track section

Vuelta por el Parque Natural de Andia: 7 cumbres desde Iturgoien
César Urien Bedia
Fecha de realización
15 de agosto de 2018
Fecha de subida
4 de setiembre de 2019
Duración
06:39
Tiempo Detenido
No definido
Visto
7132 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Vuelta por el Parque Natural de Andia: 7 cumbres desde Iturgoien

Ruta circular: Iturgoien-El Cerrado-Mugaga-Trinidad de Iturgoien-Artxurieta-Larranganbela-Landarburu-Otsaurka-Tanturaundi-Tanturtxiki-Txerri Borda-Pista del barranco de Otsanzulo-Iturgoien.

Iturgoien es una localidad de la Comunidad Foral de Navarra perteneciente al municipio de Guesalatz, en la Merindad de Estella. Es el núcleo con mayor población dentro del municipio. Se sitúa al noreste del Valle de Guesalatz y al sur de la sierra de Andia, limitando al norte con las sierras de Urbasa y Andia, al sur con el concejo de Riezu, al este con el de Argiñano y al oeste con el municipio de Lezaun.

Esta zona de la Sierra de Andia, normalmente no muy concurrida, es bastante conocida por los amantes de la montano. Sus cómodas pistas, caminos y sendas le dan un plus de accesibildad que los montañeros con menos experiencia lo agradecen. Su paisaje está caracterizado por un suave relieve formado por alargadas y achatadas lomas con zonas de arbolado y roquedos rodeados por extensos pastizales de montaña (los rasos de Andia).

Entre las lomas que se pasan en esta ruta la que más destaca por su tradición montañera es la de Trinidad de Iturgoien. Situada entre otras cumbres, sus vistas son inmejorables. Su ermita románica, que data del sigloXIII, fue restaurada en 1994, es una de las más visitadas de la Sierra de Andía. Los vecinos de Iturgoien y otras localidades cercanas junto los cofrades de la ermita (unos 900 en total) la visitan hasta tres veces a lo largo del año, dos veces en Junio y otra en Agosto. Se sube con la imagen de la trinidad en romería, se celebra una misa y después un almuerzo y si la metereología acompaña también se organiza una comida popular.

En esta ruta se pasa por siete cumbres catalogadas. Desde todas ellas las vistas panorámicas son impresionantes. A destacar las que se pueden degustar desde Trinididad de Iturgoien, las del espolón rocoso de Otsaurka, auténtico balcón del valle o las que ofrece el cordal Tanturaundi-Tanturitxiki. Los pasos de hayedo desde Mugaga hacia Trinidad de Iturgoien y los de la subida a Tanturaundi son una delicia, así como las curiosas formaciones rocosas entre bosquetes en la vaguada de Larrenganbela. No es el caso de esta ruta pero a lo largo de ella, muy cerca, se pueden visitar algunos de los muchos restos megalíticos catalogados que se asientan en esta parte de la Sierra de Andia.

La subida se hace por una pista un tanto pedregosa entre bosques de encinas y hayas que llega hasta las inmediaciones del Cerrado, ya en campo abierto. Desde ese punto hasta Txerri Borda se siguen caminos, sendas y si, como en nuestro caso, toca un día despejado, algunos tramos de campo y bosque a través gozando plenamente del paisaje. El día que realizamos esta excursión además del ganado pastando libre, las chovas y las totovías revoloteando, algunos buitres, cernícalos, palomas torcaces e incluso un sorprendido zorro, sólo vimos de lejos a otros tres montañeros. La sensación de alejamiento y soledad en el vasto y atractivo paisaje nos emocionó. La vuelta desde Txerri Borda es una amplísima pista de grava fina apta para coches rodeada de hayedos en casi todo su recorrido y que baja hasta Iturgoien. Aunque caminar por la gravilla durante unos 6 km podría resultar un tanto monótono en otras circunstancias no es este el caso. La pista va bajando a media ladera por la margen derecha del barranco de Otsanzulo. Además de disfrutar de los preciosos hayedos que la bordean tendremos oportunidad de observar las espectaculares murallas rocosas de Peñarrota y Gartatx que flanquean el otro lado de este profundo y boscoso barranco. Verdaderamente impresionante!! A mitad de camino de bajada hay una fuente con agua fresca y abrevadero, la única que vimos en todo el recorrido. Hay que ir bien provistos sobre todo en verano.

Ruta de media distancia hecha pausadamente, disfrutando de cada rincón y que recomiendo realizar desde estas líneas. Finalizada la ruta nos fuimos a reponer fuerzas a la taberna del camping de Riezu, y luego pusimos la guinda con un baño refrescante en las cercanas pozas del río Ubagua.

Comentarios