Ir arriba

Track section

Cerro de las Cuatro Tablas por la Cuerda Verduguera
Luis Hernández Taranilla
Fecha de realización
29 de setiembre de 2019
Fecha de subida
30 de setiembre de 2019
Duración
05:28
Tiempo Detenido
No definido
Visto
8594 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Cerro de las Cuatro Tablas por la Cuerda Verduguera
  • Acceso: Navas del Rey está 50 km al oeste de Madrid, por Boadilla del Monte y Brunete. Sin entrar en el pueblo, seguir 6,5 km más por la carretera M-501 hacia Pelayos de la Presa, hasta el K.47, donde la sale a la derecha (N) la pista que remonta el Arroyo de Vallefrías. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento: 4h52

  • Dificultad: Ninguna. Itinerario por buen camino, aunque con algunos tramos extremadamente empinados.

  • Descripción: Desde la Carretera de los Pantanos, tomar la pista que remonta el Arroyo de Vallefrías y desviarse enseguida a la derecha (NE), por un cortafuegos que remonta la Cuerda Verduguera. Recorrerla hasta  el pico de Los Trazones, donde una cerca nos obliga a bajar a la izquierda (O). Al llegar a un cruce, tomar la pista de la derecha (N), dejándola al poco por un cortafuegos que sube a la derecha (N) hasta la Cabeza de la Huerta. Retomada la cuerda, seguirla al NO hasta el Cerro de las Cuatro Tablas.
    Bajar por un cortafuegos a la izquierda (O), al paraje de Las Cuatro Tablas, desde donde podemos encaramarnos a la cota (1.097) situada al oeste, buen mirador hacia el valle del Cofio. De vuelta en el collado, tomar a la derecha (SE) la pista que lo atraviesa, para deshacer el cresteo a media ladera. En la bifurcación del collado (963), seguir por la izquierda (SE) hasta dar con un cortafuegos en Valderrábanos. Tomarlo a la derecha (SO), para dejarlo enseguida por una pista que baja a la misma mano (NO) al Arroyo de Vallefrías, lo cruza y sigue su curso por la vertiente occidental, devolviéndonos al punto de partida.

  • Comentario: Otra caminata, en esta ocasión con cresteo incluido, por esta zona de pinares y lomas suaves, que no resulta espectacular, pero sí muy bonita. Transcurriendo por carriles en su integridad, es una actividad de senderismo puro, aunque esté sin señalizar. Basta saber dónde tiene uno la derecha y la izquierda y un mapa para desenvolverse adecuadamente. A la vuelta, al topar en Valderrábanos con el mismo cortafuegos por el que iniciamos la subida, optamos por bajar al Arroyo de Vallefrías en vez de deshacer el camino de ida. Con esto, ganamos en comodidad incrementando la distancia. Como, aparte de esto último, el rodeo no tiene gran interés, la decisión de hacer la ruta como está o acortar el final del retorno bajando por la loma dependerá de cómo andemos de piernas, tiempo y ganas

Comentarios