Ir arriba

Track section

Tossal Bovinar por la cresta oeste desde el Pradell
Luis Hernández Taranilla
Fecha de realización
6 de octubre de 2019
Fecha de subida
15 de octubre de 2019
Duración
07:31
Tiempo Detenido
No definido
Visto
8839 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Tossal Bovinar por la cresta oeste desde el Pradell
  • Acceso: El Refugi del Pradell está 170 km al NO de Lérida, por Balaguer, Ponts, La Seo de Urgell, El Pont de Bar y Lles de Cerdaña, de los cuales los cinco últimos son por pista forestal en muy buen estado para turismos. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento: 5h36
  • Dificultad: Muy fácil. Algún tramo incómodo, por pedregoso y empinado.
  • Descripción: A partir del Refugi del Pradell, seguir al oeste las marcas del GR 11.10, que, primero por pista forestal y luego por buena senda, conducen, por Pollineres y el Refugi dels Estanys de la Pera, a ganar la divisoria pirenaica en el Collet de Sant Vicenç. Tomar allí la cuerda a la derecha para alcanzar, sin más dificultad que algún corto pasaje escabroso, la cima del Tossal Bovinar.
    Descender directamente al NE, por la empinada ladera, de piso mayormente estable formado por pasto duro y cantos, que cae a Coma Extremera. Una vez en el fondo del barranco, girar a la derecha (SE) para descender hasta la Bassota de Setut, de cuyo desagüe salen unos hitos. Guiados por ellos, proseguir el descenso, al principio a través de los prados y luego, a partir de media altura por una senda que irá mejorando paulatinamente. Al desembocar en el ancho camino que marca la ruta normal de la Tossa Plana, tomarlo a la derecha (S), alcanzando en pocos minutos la pista del inicio, muy cerca del Refugi del Pradell.
  • Comentario: Excursión panorámica, variada y muy fácil, de una longitud media. De haber dispuesto de más tiempo, se podría completar llegando a la Tossa Plana pero, tal como está, el descenso del Tossal Bovinar por la Coma Extremera va a permitir conocer este apartado paraje, que posee un encanto sereno, de típico Pirineo oriental. No encontré allí hitos ni sendas y no deja de sorprender que este lugar, pese a ser accesible y bello, se haya dejado de lado. Por otro lado, creo que la cara NE del pico, por donde descendí, podría ser una ruta normal atractiva cuando la cubra la nieve. En resumen, por los pasajes aéreos en la cresta y la travesía de parajes accesibles, pero sin señalizar, estamos ante una ruta para montañeros con una experiencia y destreza mínimas.

Comentarios