Ir arriba

Track section

Vía Normal del Yelmo desde El Tranco
Luis Hernández Taranilla
Fecha de realización
22 de mayo de 2016
Fecha de subida
19 de octubre de 2019
Duración
04:17
Tiempo Detenido
No definido
Visto
6932 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Vía Normal del Yelmo desde El Tranco
  • Acceso: Manzanares el Real está a 40 km de Las Rozas, por Collado Villalba. Justo al entrar en el pueblo, tras cruzar el río tras una rotonda, girar a la izquierda por la Avenida de la Pedriza y seguirla hasta el final, donde hay un aparcamiento y un restaurante en el paraje de El Tranco. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento: 3h14
  • Dificultad: PD-. Trepada de 50 m, de II- y poca exposición en el Yelmo.
  • Descripción: En El Tranco, tomar la senda, señalizada como PR, que sube (N), por la La Gran Cañada, a la Pradera del Yelmo. Girar a la derecha (NE) para rodear el gran peñasco, hasta las cercanías del Collado de la Vistilla. Volverse entonces a la izquierda (S) para enfrentar la cara norte del Yelmo. Ésta se supera por una evidente repisa diagonal que asciende a la izquierda (I+) y alcanza la base de una estrecha chimenea (II-), que sale a la cresta del risco un poco a la izquierda del vértice de El Yelmo (PD-).
    Regresar al Collado de la Vistilla y bajar al otro lado, por empinada senda, a El Tolmo. Tomar allí una vereda que sale a la izquierda (SO) y va al Llano del Peluca. Girar a la derecha (NO) para cruzar el Arroyo de la Dehesilla y, al otro lado, tomar a la izquierda (SO) el GR10, conocido aquí como Autopista de la Pedriza. Al llegar cerca de Canto Cochino, pasando frente a unos barracones, dejar a la derecha el puente sobre el Manzanares y continuar recto (SE) en el cruce. Al poco, volvemos a la orilla izquierda del Arroyo de la Dehesilla y encontramos otra bifurcación. Girar a la derecha (S) para seguir el cauce del río, que ya no abandonaremos hasta El Tranco.
  • Comentario: Muy hermosa excursión por la Pedriza, con ascensión a su risco más famoso. Además, creo que es la manera más lógica de ascender al Yelmo, aunque la tendencia es a salir de Canto Cochino: a mí, al menos, la opción del Tranco me lleva menos tiempo. La vía, pese a esa teórica dificultad, tiene tan poca exposición que puede ser acometida por cualquier persona con cierta seguridad y sin fobias, sin necesidad de seguro. Lo mismo vale para la bajada. En la parte teóricamente más difícil, la primera mitad de la chimenea, el problema no es caerse: es pasar por un sitio tan estrecho.
    Respecto a las sendas, en la Pedriza nunca son todo lo cómodas que se podría esperar; son habituales tramos muy empinados y sueltos o afloramientos rocosos que obligan no sólo a levantar pierna, sino incluso a ayudarse de las manos. Por eso, la bajada al Tolmo o algunas partes de la subida hasta la Gran Cañada pueden resultar más penosas, especialmente para niños, que la propia trepada al Yelmo.

Comentarios