Ir arriba

Santa Catalina (1220 m)

remove-icon
Fernando Sobrevilla Caso
Fecha Alta
19/05/2013
Modificado
03/10/2018
1
Aislada cumbre que se encuentra en la comarca del Jiloca, estando ubicada entre las Sierras del Peco, Pajaranca y Cucalón. Su aislamiento se ve compensado con una excelente panorámica sobre gran parte de la comarca en que se encuentra.

Desde Villahermosa del Campo

Partimos de la asfaltada pista que se halla entre la Ermita de San Gervasio y San Protasio y el lavadero de la localidad. Enseguida se alcanza un puente por el que se salva la vía férrea, llegando así a una bifurcación, donde continuaremos por la pista de la izquierda, que ahora pasa a ser de tierra, y por la que en breve alcanzamos el cementerio de la localidad (953 m) y en cuyas inmediaciones se encuentra la Fuente de los Borrachos.

Nos elevamos en suave pendiente por la marcada pista que discurre entre verdes campos de cereal, dejando a la izquierda una primera bifurcación, para poco más adelante volver a dejar de nuevo a la izquierda una segunda bifurcación (969 m). Con el objetivo siempre al frente, realizamos un ligero descenso llegando enseguida al cauce del río Lanzuela, que atraviesa la pista y donde algunos chopos pueblan sus orillas. Su cauce es escaso, por lo que sin ningún problema se cruza, y de nuevo avanzamos en suave pendiente, dejando poco más adelante y a la izquierda una tercera bifurcación. Proseguimos adelante en muy ligero ascenso entre los campos de cereal, llegando así a la vieja paridera de Policanas (1009 m) situada en la base de la cumbre y donde la pista se difumina totalmente.

Bordeamos la mencionada paridera por la izquierda y cruzando un par de campas, para luego en moderada pendiente internarnos en terreno de pequeños arbustos, por donde se rebasan algunas dispersas y grandes encinas, hasta alcanzar un resalte rocoso, el cual superamos empleando levemente las manos. Se gana un breve rellano de tasca y roca, donde decrece la pendiente y desde el cual seguimos entre algún tramo de rocas, para alcanzar enseguida el vértice geodésico que designa a esta modesta cumbre, donde junto a él, se hallan las ruinas de una antigua ermita.

La aislada cumbre me ofrece unas estupendas vistas sobre la amplia comarca del Jiloca, Sierras de Cucalón, Herrera y Peco, además de las localidades de Villahermosa del Campo, Badules, Fombuena, etc.

Accesos: Villahermosa del Campo (1h).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios

  • item-iconLuis Astola Fernández
    awards-iconContenido Destacado

    Algunos apuntes de este interesante monte común a Zaragoza y Teruel, aunque curiosamente todas las referencias parecen relacionar Santa Catalina con Villahermosa del Campo y con Teruel, en lugar de hacerlo con Fombuena, por ejemplo, que es la localidad que comparte la cima por la vertiente zaragozana; incluso el IGN adscribe el vértice geodésico de Santa Catalina a la provincia de Teruel. Aunque el topónimo sugiera lo contrario, no hay constancia ni memoria de ermita alguna en la cima; los numerosos restos de muros y de estructuras, más o menos modificadas por usos posteriores, parecen pertenecer a un poblado del final de la Edad de Bronce, con posible pervivencia hasta el principio de la Edad de Hierro. El yacimiento se denomina Castillo de Santa Catalina, tomando "castillo" en el sentido de "castro", como suele ser habitual en este tipo de asentamientos defensivos de época protohistórica. En Villahermosa lo conocen como Cerro la Dehesilla y da nombre a una activa Asociación Cultural, "La Dehesilla", que en agosto de 2014 colocó junto al vértice de la cima un voluminoso y frágil buzón de firmas que difícilmente resistirá los rigores de otro invierno; nuestras firmas del 12-04-15 fueron las primeras desde la colocación del cuaderno el 23-08-14, lo que da una idea de la infinita soledad que acompaña a Santa Catalina, cima no obstante de amplias y entretenidas panorámicas. Calcular hora y cuarto para la ruta a pie desde Villahermosa, aunque se puede llegar en coche sin problema hasta la Paridera de las Palicanas; paseo muy recomendable en primavera, aunque el vadeo del arroyo Lanzuela puede exigir descalzarse. En el pueblo, descomunal Ermita de los Santos Gervasio y Protasio, en restauración, barroca del siglo XVIII, y puente sobre el río Huerva, de factura rústica y de incierta cronología, fechado como medieval.