Ir arriba

Morés (1170 m)

remove-icon
Fernando Sobrevilla Caso
Fecha Alta
02/06/2013
Modificado
02/06/2013
3
El Pico Morés (1170 m), está situado en la parte central de la Sierra de la Virgen, dentro de la comarca de Calatayud. Sus laderas a diferencia de los Picos de Cabrera (1428 m) y de la Virgen (1416 m), se hallan libre de vegetación, aunque por el contrario se ven invadidas por algunos aerogeneradores, que afean su entorno.

La Sierra de la Virgen es una alineación montañosa de gran entidad, integrada por materiales paleozoicos. Alargada de NW a SE desde Aranda del Moncayo hasta el Jalón. Hacia el Este limita con la fosa de Morés y al Oeste con la Depresión de Calatayud. La extensión es de 130 Km2, estando articulada en dos ramales, el central tiene su cota máxima en el pico de la Cabrera o Estecillo (1428 m). y se extiende desde Valdeleños a Mingoaranda, formando una arista continua de 6 Km. interrumpida por el Barranco de Sestrica y recuperándose en el Pico de Morés (1170 m). La rama occidental forma un núcleo en la Virgen de la Sierra (1416 m). Monte Salcedo y Risco del Gato, se desvanece en el Campillo y resurge en San Cristóbal (1265 m).

Desde Viver de la Sierra (T2)

Desde Viver de la Sierra (912 m) seguimos hacia la parte más alta del pueblo, dejando a la derecha la pequeña plaza de la localidad y tomando de frente la calle Somero, donde dejamos a nuestra derecha una calle que desemboca en la pista de tierra que se dirige a la localidad de Aniñón y que más adelante alcanzaríamos, mientras que a nuestra izquierda y señalizada con las marcas blancas y rojas de la GR-90.2, dejamos la calle por la que retornaremos. Seguimos de frente hacia la visible estrecha pista de tierra, junto a la última vivienda del pueblo. Una vez en ella, enseguida dejamos a nuestra derecha una cabaña, donde giramos hacia la izquierda y en suave ascenso avanzamos entre campos de cerezos que nos muestran un rojizo colorido, así llegamos a la altura de la Ermita de Nuestra Señora del Prado, que data del siglo XII y la cual dejamos a nuestra izquierda, unos metros por debajo.

Con la vista puesta sobre el cerro que debemos de alcanzar y los aerogeneradores que lo ocupan y que afean este paraje, seguimos hasta llegar tras 11 min. a una caseta donde un perro no para de ladrar al notar nuestra presencia. Dejamos atrás dicha caseta y en breve, mediante una lazada giramos bruscamente a la derecha, elevándonos a media ladera por encima de la caseta. Poco a poco vamos avanzando hacia la izquierda y bordeando una pequeña cota, hasta llegar a una pequeña zona poblada de pinos, situada a nuestra derecha y donde la pista desaparece totalmente. Al frente y metros más arriba intuimos la pista que se dirige a Aniñón y la cual podíamos haber tomado en el punto de partida, como ya he mencionado al principio, y hacia ella nos dirigimos, cruzando uno campo de cerezos y una corta ladera que nos deposita en la mencionada pista. Una vez aquí, donde a nuestra derecha y unos metros por debajo, observamos la Balsa de Lavadores, seguimos a la izquierda por la ancha y excelente pista y teniendo al frente la cumbre de San Cristóbal (1265 m), con los aerogeneradores que lo invaden, hasta alcanzar una pequeña central eléctrica (1154 m), la cual dejamos a nuestra derecha y llegando en breve a unos campos de cerezos situados a la derecha. Tras ello llegamos a una bifurcación donde giramos a la derecha, teniendo al frente la pista descendente por la que nos dirigiremos al Pico Morés. En ligera pendiente vamos bordeando un par de cotas, teniendo una inmejorable panorámica sobre Viver de la Sierra y tras dejar a la izquierda un pequeño garaje y una paridera, llegamos a un cruce de pistas donde continuamos de frente cruzando así la pista por la que transcurre la GR-90.2 y que hacia nuestra izquierda se dirige a Viver de la Sierra y que luego será nuestro camino de retorno.

En breve alcanzamos una nueva bifurcación en la cabecera del Barranco de Valdetreluz (1004 m) donde seguimos hacia la derecha, dejando poco más adelante a nuestra derecha un antiguo molino y una pequeña nave metros después, donde la pista gira hacia la izquierda y en ligero ascenso, alcanzamos a nuestra izquierda una vieja paridera y unos campos de cerezos y almendros, donde un par de campesinos realizan sus respectivas tareas agrícolas. Tras ello la pendiente aumenta y enseguida alcanzamos un collado (1072 m). En este collado obviamos el cruce de pistas que allí se encuentra y giramos a la derecha, recorriendo el corto tramo de pista que nos lleva al pie de un aerogenerador donde se difumina la misma. Ahora sin camino a seguir, vamos ascendiendo por la suave y larga loma, entre escasa vegetación y por tramos herbosos y rocosos, que nos depositan en la cima del Pico Morés (1170 m), donde un gran vértice geodésico de unos 4 m. de altura, le designa.

Iniciamos el descenso por el mismo itinerario de subida, hasta alcanzar de nuevo la pista que habíamos cruzado anteriormente y por donde discurre la GR-90.2. Una vez en ella la seguimos hacia la derecha y prácticamente llaneando y siguiendo alguna baliza con las marcas rojas y blancas, alcanzamos enseguida una cabaña la cual dejamos a la derecha y poco más adelante comenzamos a perder altura en moderada pendiente, realizando varias lazadas que nos depositan en las proximidades de la Ermita de Nuestra Señora del Prado.

Ahora en muy ligero descenso, en breve llegamos a la altura de la mencionada ermita, la cual dejamos ahora a la izquierda, mientras que a nuestra derecha y enfrente de ella, dejamos el campo santo de la localidad y tras rebasar una zona de chopos y algún campo de cerezos, alcanzamos la pequeña localidad de Viver de la Sierra.

Accesos: Viver de la Sierra (1h 30 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios