Ir arriba

Monegre (928 m)

remove-icon
Fernando Sobrevilla Caso
Fecha Alta
09/06/2013
Modificado
09/06/2013
4
Desde el Santuario de Rodanas

Desde Épila se sigue la carretera dirección Lumpiaque y nada más pasar el puente sobre el río Jalón, se gira a la izquierda para coger una pista asfaltada en su primer kilómetro, y tras pasar por debajo de las vías del tren, seguimos recto dejando una pista de tierra a la derecha y otra asfaltada a la izquierda y tras 10 km la pista cruza la “carretera del desierto” que une las localidades de Ricla y Fuendejalón. Ahora la pista acentúa su pendiente y tras 6 km llegamos al Santuario de Rodanas.

El Santuario de Rodanas situado a 584 m. de altitud y enclavado entre agrestes campos a 16 km al Norte de Épila, ofrece un gran encanto rural, con amplio patio y sencilla iglesia clasicista con cabecera de estilo góticomudéjar. En el interior de ésta se conserva una interesante Virgen gótica del siglo XIV.

Por este lugar pasaba el itinerario romano Caesaraugusta y Mérida. En los alrededores del Santuario se localizaron dos supuestas fundiciones de hierro y restos de cerámica ibérica y romana.

En el Santuario se celebran populosas romerías durante las fiestas de primavera y el domingo cuasimodo.

Tras dejar el coche al lado de la plaza, donde se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Rodanas, comienzo la ascensión saliendo hasta la entrada del Santuario y girando a la izquierda para seguir la pista que me había llevado hasta aquí.

La pista asciende en moderada pendiente, entre la urbanización formada principalmente por chales y ocupados normalmente en verano y fines de semana. Tras unos minutos por dicha urbanización salgo totalmente de ella y la pista va decreciendo su pendiente. Desde aquí ya puedo observar el objetivo, el pico Monegré (928 m), con su desforestada ladera final, causada por un incendio hace años. Seguimos adelante bordeando a mi derecha la Peña del Águila con su espeso bosque de pinos. Ahora en leve ascenso bordeamos a nuestra izquierda un bosque de pinos y tras rebasarlo, llegamos a una bifurcación, haciendo caso omiso de la pista que sale a mi izquierda y tras unos 100 m. después de la bifurcación decido salir de la pista para entrar en un campo recientemente sembrado de cereal.

Ahora ya sin pista ni senda avanzamos teniendo siempre enfrente la cumbre, y en leve ascenso y tras unos escasos minutos salimos de este campo sembrado para entrar en una zona de vegetación donde abundan pinos jóvenes y molestas aliagas. Superamos un breve resalte para volver a ascender entre la vegetación y tras unos 12 min. desde que dejamos la pista salimos de la molesta vegetación. Ahora la pendiente se acentúa y avanzo por terreno más cómodo, entre lastón y algún aislado pino, hasta alcanzar el vértice geodésico de la cima del pico Monegré (928 m).

Accesos: Santuario de Rodanas (1h).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 6 de marzo de 2017

    Desde la plazoleta de entrada al Santuario, olvidándonos de la tediosa y ancha pista, podemos introducirnos en un precioso olivar por la senda que lo recorre. Una señal de madera indica la ubicación de una carrasca centenaria a 600 m. Si la encina es vistosa, mucho más bonitos son los magníficos ejemplares de olivo que la rodean, en nuestra modesta opinión. Superada la vieja urbanización por el olivar, salimos a la pista. En pocos metros, cuando realiza la primera curva a la derecha (con las dos jorobas del Monegre a la vista ya), la abandonamos para bordear un verde campo de cereal por la linde e introducirnos de lleno en un frondoso pinar, por el que se camina sin mayores problemas, buscando los espacios más abiertos, entre matas de romero y mucho espliego. Una breve bajada nos lleva a cruzar una pista y un pequeño campo de cereal, prosiguiendo hacia la visible cima por el pinar, tirando de intuición por un terreno de fácil orientación y no demasiado cerrado (a pesar de la apariencia en algunos tramos). La última rampa transcurre ya fuera de arbolado, alcanzando la cumbrera  y desde allí el visible vértice (1h 25). Evitamos de esta manera el caminar por la aburrida pista. De cualquier manera (sirva como referencia para lanzarse a la cumbre desde el ancho vial), la solitaria Paridera de Monegre, de tamaño considerable y entre cuyas paredes de piedra aún duerme el ganado ovino, es el punto idoneo para abandonar la pista y lanzarse a la cumbre, debiendo cruzar un campo de cereal primero.