Ir arriba

Bony del Manyer (2.808 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Fecha Alta
05/01/2015
Modificado
05/01/2015
1
Desde Lles de Cerdanya ( 1.483 m ) nos dirigimos a Viliella ( 1.615 m ) y, de aquí se tomará la pista que recorre el Vall de la Llosa hasta el Cal Jan de la Llosa ( 1.605 m ).

Se empezará a caminar por la pista que sigue por la parte delantera de Cal Jan de la Llosa ( 1.605 m ) y se dirige, en bajada, en el río de la Llosa. Superado este río por un puente, se desemboca en el GR-107. Hay que seguir siempre esta pista, remontando el río de la Llosa, y el valle del mismo nombre, por su cauce izquierda hasta llegar a la Farga. Aunque hay que seguir por la pista y hacer tres fuertes curvas a izquierda, derecha y de nuevo izquierda. A la salida de esta última y antes de llegar a la próxima, se dejará la pista y se seguirá el rastro de un sendero desdibujado, marcado con una raya de pintura blanca en una piedra.

No hay más marcas en todo el recorrido, pero lo que sí se apreciarán son hitos de piedra que indican el mejor camino a seguir. Así pues, lo que se trata es de continuar sin perderlas de vista. Si en algún momento se pierden, algo muy probable ya que algunas son muy pequeñas, no debe ser motivo de preocupación ya que lo que se trata es de ir remontando el río Calm Colomer (NE) hasta llegar al lago del mismo nombre ( 2.595 m ).

Ya en el Estany de Calm Colomer debe remontar por el margen izquierdo hasta llegar a la cabecera. A partir de aquí es fácil. Subir por por terreno caótico y descompuesto hasta llegar a la cresta. Por supuesto hay otras posibilidades, todas ellas encaminadas a subir, por donde mejor parezca, hasta la cumbre Sur del Bony del Manyer ( 2.801 m ). Hay tres cumbres de altitud similar: El Roc de Lliça ( 2.805 m ), la cima N. del Bony del Manyer ( 2.808 m ) y la cota S. ( 2.801 m ), marcada como principal en los mapas del I.G.N. Desde la cima S. bastará seguir por la cresta, sin apenas desnivel ( 2.789 m ) hasta la cumbre principal ( 2.808 m ).

Se puede continuar hacia La Carabassa ( 2.741 m ). El tránsito por la cresta es tranquilo y sin dificultades significativas. Se camina la mayor parte del tiempo por sendero esquistoso suficientemente claro para seguirlo. Y así se llegará a la Portella del Torer ( 2.656 m ), para encarar la última pendiente hasta La Carabassa ( 2.741 m ).

Una vez se ha disfrutado del momento, toca tomar decisiones. Se puede bajar por un recorrido fácil, pero alargándolo en gran medida, o bajar recto por terreno fácil al principio pero a través de bosque y fuerte pendiente después y sin camino. En ambas posibilidades se debe comenzar el descenso siguiendo la amplia cresta en sentido sur en clara dirección a un montículo de piedras que se ve a la derecha, por debajo de la colina de Hoyos, que tenemos a la izquierda. Así se llega a un punto en que se encuentra el antiguo "fill de Cobarriu", que consiste en unas barras de hierro de las que usan los encofradores de la construcción y que en su día soportaban un cable metálico, actualmente tirado por tierra.

En este momento comienza la separación de itinerarios. Si se ha optado por el más fácil y largo, es cuestión de seguir en dirección S. para buscar la divisoria de aguas del torrente de Cobarriu y seguirla hasta la barraca de la Quera donde ya se enlaza con el sendero (según el mapa de la Cerdanya de la editorial Alpina) que baja hasta Cobarriu y enlaza con el GR-107. Si se ha optado por seguir la vertiente salvaje y aventurero lo que se trata es de ir siguiendo la línea que conforman las barras de hierro bajando en sentido SW por el lomo de la montaña , entre el hoyo de Arriba y el hoyo de Abajo. Así se llega a un punto en el que aparece otra línea de alambre que cierra el paso de la marcha.

A partir de aquí no hacen falta muchas explicaciones. Pasar al otro lado de la línea y ... sálvese quien pueda. Derecho montaña abajo en clara orientación al molí del Salt. No hay más problema que ir buscando el paso más cómodo que nos permita ir salvando el arbolado y la fuerte pendiente. Ojo con los resbalones. El subsuelo está repleto de pequeñas piñas que hacen que el descenso tenga un cierto componente de riesgo y excitación. Tras llegar a conectar al GR-107, desaparecen las penurias y se dispan las dudas. Ya sólo queda seguir el G.R. en sentido N. hasta el punto de partida. Si está abierto, es más que recomendable hacer una parada en Cal Jan y reponer fuerzas con un buen refresco o botella de agua, todo ello bien fresco.

Accesos: Cal Jan ( 3h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios