Ir arriba

Palomares (1.443 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
03/07/2017

Sin lugar a dudas una de las montañas más alpinas y soberbias de Euskal Herria. Después de importantes litigios altimétricos se ha llegado a la conclusión que es Larrasa ( 1.453 m ), la cúspide la sierra de Toloño/Cantabria y no Palomares ( 1.446 m ). La panorámica que recoge es extensa. Incluso dicen que se puede ver en días despejados las torres del Pilar de Zaragoza (¿?). A divisar perfectamente el Moncayo si que se llega, de ello sí que podemos dar feaciente testimonio...

Entre el puerto de Redecilla ( 1.267 m ) y el puerto del Toro ( 1.202 m ), la sierra de Toloño se afila especialmente sobre paredes rocosas de más de 200 metros de patio de modo que los itinerarios posibles para alcanzar las cumbre son verdaderamente reducidos. No obstante, los montañeros más experimentados no encontrarán inconvenientes en escalar las airosas aristas suspendidas sobre el vacío.

Desde Lagrán (T2)

Desde Lagran ( 756 m ), justo antes de la entrada del pueblo viniendo de Peñacerrada/Urizaharra, encontramos a la derecha una pista agrícola por la que iniciamos la marcha. A nuestra derecha dejaremos la ermita de San Bartolomé, de la que ya se da cuenta en el s.XV:

"Llenesé el valle de Mil Clamores,
cuando al apostol Bartolomé cante Lagrán..."

Nuestro camino se dirige hacia un colector de aguas ( 826 m ) y entra en la umbría del hayedo para recorrer la ladera de la sierra en comoda travesía horizontal (W) hacia la fuente de Laziturri/Altziturri ( 1.020 m ). Un poco más arriba de esta fuente ( 1.041 m ) arranca la senda de subida a Palomares ( 1.446 m ). El sendero penetra entre el tupido boj pero no tiene pérdida en ningún momento al estar muy pisado. Este se cuelga sobre la pendiente ladera, lanzando una gran diagonal ascendente en dirección SE buscando los mejores pasos bajo la cumbre de Palomares, escoltada por monolitos rocosos que prestan una gran singularidad a este hermoso paisaje. Primero se alcanza un primer hombro en la montaña, Los Echaderos. Luego pierde altura unos metros vadeando una barrancada para ganar altura en fuerte pendiente al portillo de Txintxarrate ( 1.295 m ), pequeño collado en la ladera que se distingue por dejar a la izquierda unas pequeñas y agudas formaciones rocosas. Unos metros más adelante, cuando estamos bajo la pared N. de Palomares comienzan las opciones, existiendo varias posibilidades.

La considerada, hoy por hoy, ruta normal, es la alternativa más sostenible, y sigue la travesía diagonal para situarse bajo el collado herboso ( 1.377 m ) que se alza al pie de la cima central ( 1.417 m ). Luego gira definitivamente a la derecha y se encarama hacia la cima cruzando una centenaria tejeda. Una pequeña trepada (I) en el resalte final nos colocará en el buzón ( 1.443 m )(T2).

Canal de los Tejos (F)

La ruta más directa era, antes de abrir la senda anterior, el camino habitual. Esta toma una empinada canal jalonada de viejos tejos que se lanza hacia la brecha ( 1.411 m ) anterior a la cima ( 1.443 m ). A la derecha de esta senda existen otra canal aun más inclinada que sale, todavía, más cerca de la cima del airoso y esbelto Palomares ( 1.446 m )(F). Es terreno empinado pero fácil en la subida pero que puede ser delicado para el descenso.

Conexión con la cresta occidental del Palomares (AD+)

Desde el sendero de la vía Normal, nada más pasar Txintxarrate, es posible enlazar con el último tramo de la arista occidental del Palomares, además de con la empinada canal SW lo que permite atacar la cumbre desde otros puntos cardinales diferentes a las vías normales (E). Para efectuar estos enlaces el punto clave se encuentra al NW de la cima, cuando el itinerario habitual pasa junto al promontorio rocoso de difícil acceso que queda a algunos metros a la izquierda de la senda ( 1.295 m ). Es el paso de Txintxarrate.

Abandonamos el sendero poco más arriba de ese lugar para ganar altura en diagonal hacia la derecha (SSW) remontando una empinada rampa herbosa obstaculizada en ocasiones con algo de matorral. Aunque no hay obstáculos significativos, discurre por terreno herboso y muy inclinado. La referencia es un pequeño collado de hierba que aunque parece dar a la misma cresta, en realidad lo hace sobre un espolón avanzado a la cara S. Al ganar ese falso collado, se descubre una comba herbosa que alcanza la verdadera cresta ( 1.385 m ), justo a la izquierda de la cota ( 1.395 m ).

Si se desea seguir la cresta desde este punto, el itinerario original no evita ningun obstáculo. Se eleva a las primeras rocas, y efectúa un corto rápel o destrepe con la ayuda de una clavija para posarse sobre un filo aún más aéreo. No obstante, es típico obviar este paraje y rodearlo por la derecha para volver hacia la cresta con más facilidad. La vertiginosa arista se acomete en oposición sobre la vertiente Sur (II+) para rodear un gendarme y descender a una brecha (III), que da paso a un segundo bloque (III+) hasta la última horcadura. Un paraje más vertical (IV) desemboca ya cerca de la cima, que ya no interpone dificultades (II+) para conquistar la cima del Palomares ( 1.446 m )(AD+).

Canal SW (F+)

El itinerario anterior, que permite colocarnos sobre la cresta de Palomares ( 1.385 m ) antes de su tramo más delicado, permite conectar con una clara y empinada canal que marca la cara S. de la montaña y finalmente gira hacia el NE para terminar al pie del torreón cimero del Palomares. El itinerario de enlace con este corredor no interpone dificultades pero se desarrolla sobre terreno rudo y fuera de los senderos habituales.

Desde la cresta ( 1.385 m ), perdemos altura por un corredor oblícuo que no ofrece continuidad hacia abajo. Antes de perder mucha altura, es preciso cruzar la ladera, en parte cubierta por boj, para alcanzar un pequeño hombro junto a una pared rocosa que desciende de la arista. Perdiendo un poco más altura, junto a esa pared, se conecta más abajo con un sendero que remonta la canal en ruda pendiente aunque sin dificultades hasta alcanzar una pequeña escotadura ( 1.430 m ) al pie del Palomares. Una sencilla trepada final (I) permite alcanzar, depués de este laborioso recorrido, la cima de Palomares ( 1.446 m )(F+).

Directa N. (AD)

Anteriormente se ha citado un promontorio a la izquierda de la senda del Palomares, en el portillo de Txintxarrate ( 1.295 m ). Continuando por ella unos metros más, se observa que existe un desvío a la derecha que aunque no se dirige a ningún sitio suele ocasionar algunas confusiones. Tomando ese desvío ( 1.310 m ), observamos que desaparece a los pocos metros. Nosotros seguiremos de frente por terreno herboso y empinado, manteniéndos simpre sobre el promontorio rocoso. La ladera llega a una canal herbosa que cruza hacia la izquierda finalizado en una escatadura bajo la arista.

Unos metros antes de esa escotadura, a la derecha, se observa un nicho herboso sobre el existe una chimenea cubierta con vegetación. Hay que remontar esa chimenea y cuando se obstaculiza, evitar el resalte por la derecha, para continuar por un filo aéreo y expuesto (II+) durante unos pocos metros para salir a una zona regular de la cresta de Palomares, justo antes de su tramo más vertical. Por él nos acercamos hasta la base del resalte, que superamos directamente (IV), para continuar por terreno más sencillo (II+) a la cima de Palomares ( 1.446 m )(AD).

Desde Pipaon

Desde Pipaón ( 839 m ) se sale en dirección al collado Semendia ( 930 m ). Se gira aquí hacia la sierra y se penetra en el hayedo hasta la fuente y refugio de El Estillar o Astillar ( 1.030 m ). De frente se llega al puerto de Redecilla y por la izquierda a la fuente de Laziturri o Altziturri ( 1.020 m ). Se toma aquí el sendero de Palomares ( 1.446 m ).

Por el Puerto del Toro

Desde Lagran ( 756 m ) o Guardia ( 632 m ) es posible tomar rumbo al visible Puerto del Toro ( 1.202 m ). Desde este una senda penetra en un túnel de vegetación permitiendo llegar a la Cruz del Castillo ( 1.432 m ). Una vez hemos llegado al collado de la Cruz del Castillo ( 1.403 m ), hay que atravesar hacia el Oeste las escarpaduras de Larrasa ( 1.453 m ), perdiendo algo de altura sobre la vertiente Norte, para llegar a una brecha ( 1.389 m ) cubierta de abundante boj que facilita el descenso (II-) y subir a un collado herboso ( 1.377 m ) pasando por una pedriza que hay en la base. De aquí sin dificultad se corona la cima ( 1.446 m )(F+).

Desde el collado herboso podemos subir a la cima central ( 1.417 m ) entre Palomares y Larrasa pasando por una chimenea poco difícil (PD) que se inicia al lado de un gran bloque rocoso desprendido.

Arista W. (A.D.sup)

La cresta Oeste del monte Palomares ( 1.446 m ) presenta una escalada aérea y sin grandes dificultades. El itinerario se desarrolla siempre sobre su filo con roca, en general, excelente, aunque algunos pasajes pueden ser evitados.

La cresta se inicia en la brecha de Errezilla ( 1.325 m ), al Este del pico Recilla ( 1.381 m ), que da paso entre la vertiente Sur de la Sierra y la vertiente Norte ( Rasa Mala ). Desde este pico se puede bajar a la brecha siguiendo el filo (II) que hace una concavidad hacia el Norte. Como un muro corta el acceso directo a la brecha hay que efectuar el descenso de la concavidad hacia el bosque y luego recuperar la altitud perdida ( algunos metros ). Más sencillo es descender por una pedriza sobre la vertiente opuesta, mirando a La Rioja y mantenerse pegados a la pared del Recilla para colocarnos un poco por debajo del collado, que se gana entre boj. Al pico Recilla ( 1.381 m ) se sube bien desde Lagrán ( 756 m ) o desde Pipaón ( 839 m ), siendo más corto el acceso desde este último.

Desde aquí encontramos una elevación ( 1.369 m ) que, en realidad, es un prolegómeno de Palomares. Para subirla se toma una chimenea de roca precaria en la vertiente Norte (II+). El resto del recorrido es áereo (II) pero sin complicaciones hasta la siguiente brecha ( 1.344 m ). Hasta ella se puede subir con facilidad por la vertiente Sur, aunque el terreno puede estar sucio por el boj. Desde aquí se gana la siguiente cota ( 1.369 m ) sin problemas (I) aunque también aparecen los consabidos tramos aéreos (II) hasta otra tercera brecha ( 1.347 m ), que es la que va a dar paso a la cumbre occidental de Palomares ( 1.384 m ).

Desde la brecha se va entrar en la arista superando en oposición una chimenea vertical de unos 7 metros de altura (III+). El siguiente paso se puede hacer de dos maneras. La primera es atacando la arista (III). La segunda manera es es verdaderamente rara. Yo lo denomino la ventana, pues viene a entrar agachado en principio a una gran ventana natural alargada desde la cual se obtiene una pintoresca panorámica de La Rioja. Incorporándose en la ventana hay una fisura que guiará nuestros pies hacia la estrecha arista (III+), donde ya podremos hacer uso más útil de nuestras manos. Pasado el paraje nos encaramos a la cima del Palomares Occidental ( 1.384 m ).

El recorrido es ahora descendente hacia la siguiente brecha, bastante aérea por cierto ( 1.361 m ), pero que ofrece uno de los parajes más bellos de la escalada. Descendiendo a la brecha (II+) nos elevamos sobre la misma (III) sobre un filo elegante y solemne, hasta coronar un nuevo gendarme. Luego viene otra brecha y el que llamo "Paso del Félix", por ser este sujeto el que lo paso apoyando los pies en la arista, que en este punto sólo tiene algunos centímetros. Mejor idea parece hacer una babaresa apoyando las manos contra la misma (III). A este paraje se pasa tras coronar una puntiguda roca (II).

Arista de Palomares
A continuación la arista sigue siendo arista en algunos puntos, donde es preciso cabalgar sobre la misma (II), aunque también aparecen parajes más sencillos que dan un respiro. Nos dirigimos hacia un cabezón rososo que queda a la izquierda ( 1.395 m ) tras cruzar un collado herboso. Esta cota se suele rodear para salir a la arista (II) un poco más adelante. Si se sube hay que hacer un pequeño rápel de unos 10 metros ( si hay anilla ).

Estamos ya en una horcada que domina el camino normal del Palomares. Pasado algún bloque aéreo (II+) nos encontramos con una arista escorada hacia el Sur que permite la subida en Bavaresa (II+). Pasado este bonito tramo, debajo de un bloque se hace reunión. Se sube luego este bloque vértical (III) y se desciende haciendo un poco de oposición hasta una nueva brecha angosta. Delante nuestro hay un nuevo gendarme de aspecto más respectable pero que se sube directamente (IV), y con algo más de facilidad por la derecha (IV-). Se alcanza la arista por la cual se camina hasta una nueva brecha donde se hace reunión. Encontramos un nuevo gendarme vertical que se ataca directamente (IV). Después de superar estos metros, bastante verticales, el terreno se hace más sencillo (II+). Se cruza una zona rota y ya sólo quedan los últimos metros para salir a la cumbre de Palomares ( 1.446 m ).

Accesos : Lagran ( 2h ); Pipaón ( 2h ); Guardia ( 3h 30 min ); Cresta W. ( 2h 30 min).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconMatilde Sanz Rebato
    El 18 de mayo de 2012
    Encontradas gafas graduadas colgando de un precioso tejo, justo entre Larrasa y Palomares (94 4453039)(msanz_hamlet@hotmail.com).
  • item-iconMikel Ayala
    El 1 de junio de 2009
    Duro y algo peligroso al final, pero con un buen día merece la pena. Una pasada.