Ir arriba

Midi de Bigorre (2.878 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
22/03/2007
Modificado
19/05/2018
44

Si hay una montaña polémica en el Pirineo, ésa es sin duda el Midi de Bigorre. Lo que comenzó siendo un observatorio astrofísico en la cima se ha convertido con la creación del teleférico, las tiendas, los restaurantes e incluso el hotel, en una suculenta atracción comercial y un floreciente negocio. Actualmente es posible reservar pernoctas en la cima, visitas del atardecer en grupos organizados, y otras visitas organizadas, todo ello por un precio acorde con la ocasión.

El montañero pensará que semejante invasión de la civilización desmerecería plantearse siquiera la ascensión, pero no es así. El amante de las montañas y de las vistas del Pirineo todavía se dejará seducir por la belleza de esta gran montaña, al igual que lo hicieron ilustres pirineítas como Henry Russell. Si nos olvidamos de la gran antena de más de 100 metros que lo corona, del acceso prohibido a la terraza superior salvo pago de la tarifa, de los aplausos de los turistas que nos recibirán al llegar a la cima y sobre todo de las personas que sin esforzarse han alcanzado la cumbre en el teleférico, sin saber apreciar la naturaleza de la montaña, considero que es una de las más emblemáticas cimas del Pirineo.

Sin duda la bonita arista N sigue manteniendo interés entre los montañeros, ya que es la menos civilizada y, por el contrario, la zona cercana a la estación de esquí de la Mongie es una auténtica pesadilla de telesillas. La pista que permitía el ascenso de vehículos desde el Col de Tourmalet, está actualmente cerrada al tráfico por el riesgo de desprendimientos, aunque podría considerase como la ruta normal la que asciende de la zona de Super-Barèges. Todo aquel que ascienda por sus medios a esta cima, resistiéndose a la tentación de pagar unos euros para que le suban, merece un reconocimiento doble, al igual que ocurre con otras cimas colonizadas como el Larrun. Aquellos que por sus circunstancias físicas tengan el impedimento de poder realizar a pie la ascensión, podrán disfrutar de uno de los más amplios panoramas del Pirineo, y siendo así, también se merecen disfrutar, una vez en la vida, de semejante privilegio que si no nunca alcanzarían de otra forma.

Orometría

La cumbre es el vértice núm. 6505901 llamado "Bagneres-de-Bigorre I". Existen dos marcas llamadas a y b en la barandilla de la terraza principal a cota 2.877,63 m. La altitud de la montaña que proporcionan los mapas se establece con respecto a las citadas referencias, por lo que, en realidad, se encuentra elevada sobre el terreno.

La distancia de la montaña al cantábrico es de unos 154 Km. Topográficamente, desde ella es posible lanzar una visual hasta la corta labortana, aunque la observación directa sin instrumentos ópticos no es sencilla. La distancia a la costa mediterránea es mayor, 238 Km.

A los pies de la montaña discurre la carretera del Col du Tourmalet ( 2.115 m ), conocido por todos los aficionados al ciclismo por las numerables gestas deportivas que ha proporcionado a este deporte en las sucesivas ediciones del Tour de France.

Historia

En el año 1789 se documenta la ascensión de Ramond de Carbonnieres a la cima efectuando una nivelación barométrica con objeto de determinar su altitud. De tal ejercicio dejó constancia de las observaciones en la obra "Observations faites dans les Pyrénèes", Paris, 1809. El resultado final fue 1506 toesas. Con la equivalencia 1 toesa = 1,949 m, resultan 2.935 m. La pág. 130 de la referida obra incluye un esquema, no demasiado preciso y llamativo, de la panorámica que abarca la cumbre.

Bigorre, en gascón Bigòrra, es una región que constituyó un condado con dependencia del Ducado de Gascuña, y cuya capital histórica es Tarbets. Fue poblada por una tribu aquitana llamada Bigerrones, palabra que se supone de sustrato vasco o protovasco (Aquitano) bi-gor-rra ( bi = dos, gor = fuerza, -rra = sufijo gentilicio ). Aunque en sus inicios, Bigorre fue un departamento, en la actualidad está incluida dentro de Hautes-Pyrénées, con el núm. 65.

La denominación Pic du Midi de Bigorre o en la lengua occitana, Pic deth Meidia de Bigòrra, nos señala la importancia de esta cumbre, tan patente y presente en el paisaje de toda la región, aunque no sea la más elevada, honor que corresponde al prestigioso Viñemale/Vinhamala ( 3.299 m ).

En el año 1852, cerca del Col des Laquets ( 2.637 m ) se construye la Hòtellerie des Laquets, un refugio de montaña destinado a los montañeros que se dirigían a la cumbre. Posteriormente se añadió una pequeña estación meteorológica que proporcionó datos durante ocho años. Entre 1876 y 1882 se edifica una estación meteorológica permanente, aunque las condiciones de nieve sólo permiten los trabajos entre los meses de verano. Las instalaciones se protegieron con pararrayos, transportándose las descargas al Lac d' Oncet ( 2.253 m ).

En el año 1907 se construye la cúpula Baillaud que permite la observación de los cuerpos estelares. Poco a poco añadiría instalaciones auxiliares. En 1933 se construyó una peligrosa carretera de peaje hasta el Col de Tourmalet hasta el Col de Sencours ( 2.378 m ). Varios accidentes con consecuencias mortales para sus ocupantes terminaron con cerrar esta vía que simplificaba los accesos a la montaña. La infraestructura más importante sería, sin embargo, el teleférico, entre 1951 y 1952, ya que facilitó el acceso de las personas y el acopio de materiales y víveres, que hasta entonces se había realizado utilizado "fuerza animal".

Aunque las instalaciones han estado a punto de cerrar desde su privatización en el año 1996, en la actualidad se mantienen con carácter científico y turístico. La visita guiada permite conocer las instalaciones y admirar el planetario y espacio museográfico más elevado de Europa. Con reserva previa, las "Nuits au Sommet" permiten pernoctar en las instalaciones astronómicas.

El Col du Tourmalet

Sea uno aficionado al ciclismo o un perfecto ignorante en el deporte de las dos ruedas, pocos no habrán oído hablar de este mítico puerto del "Tour de France". Hay que señalar que no es el puerto de montaña más elevado de los Pirineos, tampoco el más duro, pero la fama lo acompaña desde aquel 21 de julio de 1910, en la que se disputó la descomunal  etapa Luchon-Bayona de 326 Km, en la que se acometió la subida de los altos puertos pirenaicos. Son recordadas las hazañas de Eddy Merx en 1969, que mantuvo una escapada durante 140 Km y aventajó en ocho minutos a sus rivales, el impresionante descenso del navarro Miguel Indurain en 1993, que se declararía vencedor del Tour de France hasta en cinco ocasiones...

Desde Tourmalet o Super-Barèges

La ruta más corta se considera desde el Col de Tourmalet ( 2.115 m ) por la pista de tierra que se inicia cerca del mismo col aunque no es muy recomendable y hay otras sendas más bonitas como la que parte en la última gran curva ( 1.944 m ) encima de Super-Barèges o de la misma estación de Super-Barèges ( 1.730 m ) que se considera la opción más clásica. Todas las opciones nos llevarán fácilmente a bordear el bonito lago de Oncet por el E. para alcanzar el Col de Sencours ( 2.378 m ). La pista prosigue en lazadas hasta la vieja Hôtellerie des Laquets. Desde aquí abandonaremos enseguida la pista que prosigue bajo la cumbre e iniciaremos la senda que nos lleva por la izquierda hacia la zona de la antena y el observatorio astrofísico por el que accederemos a la terraza inferior.

Desde el valle de Lesponne por la arista N

La ruta más recomendable para el pirineista consumado, por ser la menos civilizada, comenzará en las ruinas de las Cabanes d'Ardalos ( 1.316 m ), que se alcanzan, por la pista asfaltada de l'Haye, desde la población de Campan atravesando Angoué. Nos olvidaremos de la señal de la derecha que indica la ruta al Lago de Peyrelade y tomaremos una senda balizada con pintura (atención a la piedra con el rótulo Aouet) que nos llevará contorneando por las laderas de la izquierda, abandonando el valle encajonado bajo el omnipresente Midi de Bigorre. Tras alcanzar el visible Col d'Aouet ( 2.184 m) abandonamos la senda que desciende hacia Artigues y nos encaramaremos por trazas de senda a la arista N.

Pendientes herbosas empinadas con escasos cairns y un zig-zag entre los derrubios rocosos nos llevarán a la base de la última barrera rocosa. Una fácil trepada (F) sorteando los escarpes rocosos por la izquierda nos colocará en la base de la antena. Gracias al uso de una sirga metálica franqueamos los últimos 50 metros bastante expuestos pero muy sencillos y elegantes (F+), que en caso de encontrarse con nieve requerirán el uso de material de aseguramiento (puede bastar con cintas y algún mosquetón aprovechando el anclaje en la sirga, pero es mejor el uso de arnés y algún cordino). Tras franquear la puerta de madera entraremos en el observatorio y seremos recibidos por la multitud en la cima.

Desde Gripp-Artigues

Otra interesante ruta para el montañero parte de la localidad de Artigues ( 1.270 m ). Por encima de la localidad en la carretera del Tourmalet está la entrada al valle de Arize. A la altura del Pont des Vaquès ( 1.552 m ) giramos hacia el W. para alcanzar la Coume de Pic, amplia comba bajo el pico, y posteriormente el Col de Sencours ( 2.378 m ). También es posible aunque menos frecuentado seguir el valle hacia las Cabanes de Arizes ( 1.668m ) y una senda balizada que nos llevará al Col d'Aouet ( 2.184 m ), donde enlazamos con la ruta anterior.

Cara NE (AD)

Es la escalada invernal más clásica de la montaña, sin dificultades importantes pero interesante por las proporciones de esta gran montaña.

La aproximación se realiza siguiendo (GR-10) el itinerario anterior desde Gripp-Artigues hasta el Pont des Vaquès ( 1.552 m ). Aquí dejamos el itinerario más directo a la cumbre, acompañado por las marcas rojas y blancas del GR-10, para tomar una senda (NW) que sube a la cabaña de Arizès ( 1.710 m ). Se encuentra abierta y en buen estado, siendo viable para pernoctar. Continuar la ruta al Col d' Aouet ( 2.184 m ), y a la altura del Lac d' Arizès ( 2.023 m ) nos desviamos a la izquierda para aproximarnos a la base del corredor o couloir NE.

Posee una inclinación de 45º con una serie de pequeños resaltes intermedios más empinados (65º) cuyo estado dependerá del nivel de nivación del corredor, ya que pueden traducirse en pequeñas cascadas de hielo o pendientes de nieve pronunciadas o tramos mixtos. Superados estos resaltes se puede ascender en ensemble por pendientes más moderadas (40º) siguiendo la rampa final, en diagonal hacia la izquierda, hasta la cima del Midi d' Bigorre ( 2.878 m )(AD).

En condiciones y con la pericia correspondiente, el couloir se puede descender esquiando.

Enlaces de Interés

Accesos: Super-Barèges ( 3h 15 min ), Tourmalet (3h), Lesponne ( 3h 45min ), Gripp-Artigues ( 4h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 24 de setiembre de 2012
    A pesar de todas las pegas expuestas, yo también quiero recomendar la ascensión a este excelso mirador. El sábado se hizo tarde para otras aventuras, y ascendimos al Midi desde la cerrada curva a unos 1.950 mts. de altitud (carteles, balizas). Un sendero entretenido hasta el lac d´Oncet, y posteriormente la pista hasta las ruinas de la antigua e histórica hostelería del siglo XIX. De este punto se puede atajar buena parte de la pista, por una senda poco señalizada pero fácilmente reconocible. Tras retomar la pista y superar un viejo edificio que sustituyó en su tiempo al anterior en ruinas, el último tramo de ascensión se realiza también por senda. Dentro del complejo cimero, está permitido asomarse a una terraza, justo encima de la estación del telecabina. Los turistas se quedan en una terraza inferior. El hotel y el bar ni los olimos, la verdad es que no sabía ni que hubiera. Afortunadamente, no hubo aplausos. Unas repentinas nieblas nos regalaron un maravilloso espectro de Brocken. El descenso por la pista nos resultó pausado y placentero. Montaña ideal para correr, para venir con los txikis que anden fuertes, e incluso para pedalear. Por supuesto, para caminar pausadamente también.