Ir arriba

Canigó (2.784 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Hector Ugalde Rojo
remove-icon
Rafael Bartolomé
arrow-iconFecha Alta
04/06/2007
arrow-iconModificado
31/07/2017

Su silueta se puede ver desde la orilla del Mediterráneo del cual lo separan unos 55 Km. En tiempos pasados fue considerada la montaña más elevada de los Pirineos. Según la crónica de Salimbene ( 1285 ), el rey de Catalunya y Aragón, Pedro III El Grande, de vuelta de las contiendas que mantuvo en el Pirineo Oriental, subió a la cima de la Pica de Canigó ( 2.784 m ), la más elevada de cuantas asoma el Pirineo. Si bien, en la proeza se iba a ver acompañado por dos caballeros, estos abandonaron, quedando el rey a merced de su suerte. Sin embargo, alcanzó la cima, en la cual, según el mismo contó, había un gran lago. Al agitar sus aguas lanzando piedras salió emergió de sus oscuras profundidades un dragón alado...

En sentido etimológico el nombre original seria "kanicono", que significa gigante blanco. La interpretación que han dado algunos lingüistas en el vocablo "ganeko" justifica el hecho que esta montaña se haya tenido durante mucho tiempo como la más elevada de la cadena pirenaica. Su proximidad a la llanura litoral acrecienta, en efecto, esa sensación y la convierte en una singularidad en el Pirineo.

El carácter mítico de esta montaña aparece asociado al poema épico de Jacint Verdaguer:

"La tempesta, el torb, l'odi i la guerra / el Canigó no tiraran a terra / no esbrancaran l'altivo Pirineu"


...la tempestad, el trueno, el odio y la guerra / el Canigó no tirarán a tierra / no derribarán el altivo Pirineo.

Josep Pla lo describió como "la muntanya diamantina". El prestigio del Canigó guarda también relación con su altivo aspecto. Destaca sobre las llanuras del Rosselló y L'Empordá, a 50 km. escasos del mediterráneo. Para encontrar en el extremo opuesta una cumbre de similar altitud (Midi d'Ossau) la distancia es de 125 km.

En el "Museo de la Casa Pairal" (Perpignan/Perpinya) existe desde 1955 una llama perenne. Todos los años, en la madrugada del 23 de junio, se traslada a la cima del Canigó para encender en ella una gran hoguera. Desde allí es distribuida por el territorio de los Países Catalanes para prender las populares sanjuanadas.

El primer domingo de agosto parte de Vernet la "Cursa Popular al Cim del Canigó". Los caminantes salen a las 5,30 horas y los corredores a las 7,30.

Orometría

Sorprende que en el ámbito pirenaico el mayor desnivel no le corresponda a un tresmil, sino a una cumbre de altitud bastante inferior y muy cercana al mar Mediterráneo. Sin embargo, pese a ser una montaña sumamente destacada y que no pasa inadvertida desde la lejanía, presenta una prominencia relativamente modesta, de 550 metros. La razón de ello es la cadena montañosa que enlaza el macizo del Canigó con las montañas de Núria y que se realiza a través de una línea de cumbres que no desciende por debajo de los 2.225 metros de altitud. Esta conexión se realiza entre el Set Homes ( 2.661 m ) para unirse en el modesto Roc Colom ( 2.507 m ) al eje axial pirenaico.

Su cima es el vértice geodésico núm.6622201 llamado Vernet-les-Bains I. Sobre él existen cinco referencias altimétricas sobre las que el IGN ha hecho las determinaciones oportunas: La Cruz, la parte superior de la mesa de orientación, un taco, una cruz grabada en la roca y una roca con un triángulo grabado, todas ellas agrupadas en un radio de 4 metros del centro de la mesa. Salvo la cruz y la mesa, cuyas referencias están ligeramente elevadas, sólo hay diferencias decimétricas entre las marcas consignadas en el suelo. Aquí consideramos la cruz grabada a 30 cm de la mesa de orientación  ( 2.784,16 m ).

Desde Taurinya/Torinya

Accediendo al Valle de Conflent desde la Cerdanya o a partir de Perpignan, siguiendo por tanto en sentido descendente o ascendente el curso de La Tet hasta avistar el macizo del Canigó, en Prades - Prada (350 m) se coge la carretera D-27, pasando junto a la monumental Abadia de St. Miguel de Cuixa antes de aparecer Taurinya - Torinya (540 m) (5 km).

Salimos por la carretera de Fillols, cogiendo enseguida a la izquierda otro ramal asfaltado y una pista con la señal Col de Clara. Bajando un poco encontramos un puente sobre el Torrente de la Llitera (620 ,) (1 km) (0,15). Hasta aquí se puede llegar en coche e incluso montar tienda para pasar la noche. En el sombrío barranco hay pozos de agua fresca y cristalina. Es una sugerencia para el retorno, tras una dura y, en verano, calurosa jornada de marcha.

Al otro lado del puente, junto a una acequia, arranca una variante de la "vuelta del Canigó". Este tramo esta marcado en azul claro y amarillo. El cartel indica tres horas a Ras dels Cortalets, pero ha sido modificado con un cuatro. El camino asciende en amplios zigzag por un denso bosque con prediminio del castaño. Ganando altura en direccion SE, al fondo del valle destaca Torinya. Al pasar del arbolado caducifolio al pinar se aprecian los vestigios de un incendio. Dominando ya el barranco inferior, aparece una construcción de grandes proporciones (1.200 m) (1,15). Una loma rocosa conduce a los Orris de Llasseras (1.350 m) (1,30). Algunas de estas peculiares cabañas de piedra seca se mantienen en condiciones habitables.

Cuando la cresta se yergue, el camino, ahora marcado en rojo, se desvia a la izquierda e internándose en un abetal emprende un recorrido casi horizontal. Al reanudar el ascenso se cruza el cauce (seco en verano) de una torrentera. La pendiente es fuerte, numerosos pinos caídos obligan a ir dando rodeos hasta salir a la brecha (1.780 m) (2,30) contigua al Roc Mosquit (1.901 m ). Después de atravesarla se deja el acceso a Mas Mallet (cartel indicador 2 horas). Se emprende entonces un largo flanqueo dominando la vertiente del Riu de Llech. El camino, siempre nítido, recorre el borde oriental del cresterío, trasponiendo pequeñas horcadas que separan profundos y boscosos barrancos.

En el collado (2.000 m) (3,15) ubicado al pie de La Socarrada (2.044 m) se vuelve a la vertiente del Torrente de la Llitera. Entre los pinos asoman por fin las cimas. Un suave ascenso lleva al cercano Ras dels Cortalets (2.050 m) (3,30), punto de confluencia de las pistas del Col de Milleres y de Villerac. Aquí aparcan los coches. Siguiendo la pista o progresando a traves del bosque, se llega al Refugi dels Cortalets (2.150) (3,45 m). Mientras descansamos junto a la única fuente de todo el recorrido, 30 vehículos todo terreno ocupan la explanada del refugio. Es el medio de aproximación utilizado por la mayoría de los excursionistas.

Un ancho camino, coincidente ahora con la GR-10, se aproxima al circo de cumbres, pasando junto a una laguna de origen glaciar en proceso de colmatación. Al acentuarse la pendiente, algunos pinos enanos marcan el límite del arbolado. En una bifurcacion (2.250 m) cercana a un manantial se sustituyen las balizas rojo - blanco de la GR-10 por marcas amarillas. Al proseguir el ascenso se gira al S., flanqueando el promontorio del Pic Joffre (2.362 m) mientras se progresa por el borde occidental del cresterío para alcanzar el característico tajo de La Portella (2.600 m) (4,45).

El camino penetra en la caotica ladera oeste, describiendo un sinuoso trazado entre bloques inestables. Escalones tallados y muros reforzados con alambre evitan desprendimientos. Sin ese acondicionamiento muchos turistas renunciarían. Se sale a la arista norte, cerca de la concurrida cima de la Pica del Canigó o Pic de Balaig (2.784 m) (5,15). Si, como es habitual, la bruma impide contemplar el amplio panorama que abarca del Carlit al Mediterráneo, nos conformaremos con observar el ritual fotográfico ante la cruz cubierta de senyeras.

En vez de volver hasta el refugio nos deslizamos desde el lago por una ladera cubierta de rododendros. En la Cabaña dels Cortalets (1.975 m) (6,15) cruzamos la pista, cogiendo un sendero señalizado con hitos que baja por el bosque y va cruzando otra antigua pista hasta reincorporarse a la principal cerca del Refugio de Balatg (1.600 m) (6,45). Es amplio, tiene mesa, hogar y sobretecho con tarima, pero tanto la fuente interior como la exterior están secas. Prosiguiendo por la pista, se recortan algunas curvas. Cuando avanza al borde del barranco divisamos Torinya y Prada. Es un tramo espectacular pese al incesante paso de los todoterreno, abarrotados de turistas, que nos envuelven en nubes de polvo. Cuando la pista vuelve a perder altura en apretadas curvas, reaparece el sendero, marcado ahora en azul y amarillo. Volviendo a cruzar la pista al atajar por el bosque, topamos con el asfalto en el Coll de Millères (842 m) (8,15). Hay un merendero con un viejo cañón. Un cartel indica: Refugio dels Cortalets 3,30 horas, Pica del Canigo 5,15. La carretera baja a Fillols, nosotros seguimos (E) el ancho camino que desciende a la sombra de los castaños. Al suavizarse la pendiente aparece una angosta carretera; en breve enlaza con la pista del Torrente de la Llitera. Tomaremos un tonificante baño en sus pozas, antes de concluir la travesía en Torinya (540 m) (8,45).

Desde Les Estables

Ascensión con desnivel más limitado pero larga y variadas desde la vertiente S. del macizo.

Tomaremos la carretera que de Prats-de-Molló-la-Preste ( 735 m ) llega, en unos cuatro kilómetros, al vecindario de Sant Sauveur ( 891 m ). Aquí tomaremos la pista forestal que sale en dirección NE y que conduce al refugio pastoril de Les Estables ( 1757 m ), que será nuestro punto de salida y llegada.

Salimos Les Estables ( 1.757 m ) en dirección N.NW Giramos a la derecha en sentido NW para remontar todo el Valleé de Bassibés e iremos a pasar sobre el Pla dels Isards ( 2.292 m ). A unl lado quedará la fuente dels Isards. Atravesaremos la cresta de la Montagne Rase ( 2.392 m ) ya continuación todo el valleé de la Coumelada por la cara W. hasta llegar al Portell de Tretzevents ( 2.621 m ), mal denominado en los mapas del IGN, Porteille des tres vents. Bajaremos y atravesaremos todos los Gorgs de Cady ( 2.436 m ), depresión que alberga unos pequeños ibones cobijados en la cuenca N. del Puig de Tretzevents ( 2.727 m ). Más adelante, encontraremos el camino que sube al Canigó desde el refugio de Miralles o Mariaillés ( 1.718 m ). La senda avanza por debajo del Pic de Barbet ( 2.733 m ) y se encamina a la característica chimenea ( La xemeneia) que asciende hacia la brèche Durier. En la ascensión pueden contemplarse las curiosas formaciones ruiniformes, destacando la aguja llamado "El sentinela". Tras encumbrar la brecha, superamos los últimos metros a la Pica del Canigó ( 2.784 m ).

Desde Casteil y el Refugio de Mariailles

La ruta desde el refugio de Mariailles / Merialles ( 1.720 m ) es una de las más interesantes desde el punto de vista montañero, dado que el desnivel y recorrido se humanizan con la pernocta en él, pero no tanto como el corto paseo desde el refugio de Cortalets. Nos quedarán 1.200m de desnivel y 8 km para alcanzar la cima al día siguiente.

Para acceder al refugio se debe seguir desde la carretera de Vernet-les-Bains al pueblito de Casteil ( 795 m ), donde por una estrecha calle se seguirá la pista asfaltada hasta el coll de Jou ( 1.125 m ). En este punto si no disponemos de un vehículo alto o 4x4 nos quedarán casi 2h de caminata hasta el refugio.

Aunque hay quien sube con vehículo normal la pista está muy deteriorada, y requiere un gran ejercicio de habilidad para sortear los socavones en la tierra y esquivar las piedras, por lo que no se aconseja, pudiendo llegar en coche alto con menos problemas dado que es bastante ancha, en julio y en agosto, hasta el coll de Cavall Mort ( 1.455 m ). De aquí quedan 30 minutos de paseo por pista o por sendero en el bosque, coincidiendo con el GR-10, hasta el refugio. Fuera del verano se puede llegar hasta el mismo refugio ( 1.720 m ), excepto en invierno obviamente.

Siguiendo perfectamente la señalización en el inicio desde el parking, en la curva de la pista unos metros por encima del refugio, se pasa por el bosque hasta que la senda gira atravesando el puente, caminando por la ladera meridional del barranco. Se sigue la senda hasta que se desciende al río Cady ya sin puente, vadeando para seguir las balizas amarillas y rojiblancas por la cabaña d’Aragó ( 2.129 m ), ya tras salir del bosque a los prados encajonados en el valle suspendido. Todavía no se ve la cumbre, dado que al llegar al final del circo aparecerá a nuestra izquierda.

Basta ahora dejar la variante del GR-10, en la repisa bajo el Portillo de Valmanya ( 2.600 m ), para pasar junto a la brecha Durier y alcanzar la entrada a la famosa chimenea. La trepada está muy protegida y tiene pocos riesgos, si no se encuentra mojada, bastando apoyar las manos en algunas partes y otras tirando un poco de ellas (I+), con la precaución de evitar algunas piedras que suelten otros excursionistas. Tomando otra chimenea más vertical a la izquierda, igual de sencilla (I+) aunque algo más impresionante, se sale directamente a la cima ( 2.784 m ).

Desde Los Masos de Vallmanya

Ruta de importante desnivel, 1.800 m nada menos, que al tener una buena senda balizada puede permitir la ascensión en el día, aunque el refugi de Cortalets ( 2.150 m ) la dividiría en dos etapas.

A la carretera de Valmanya se accede por el Norte en la carretera de Prades. Es una carretera muy estrecha que exige precaución en los cruces con otros vehículos. Se sigue el asfalto hasta donde concluye en el barrio de Los Masos ( 1.030 m ).

El recorrido sigue en todo momento la bonita senda del GR-10, muy variada y que toca la pista solamente en la curva del Ras de Prat Cabrera ( 1.730 m ). Aunque existe la opción de seguirla, es más interesante retornar al sendero y seguirlo por el Serrat del Roc de l’Escala. Antes de llegar al refugi de Cortalets ( 2.150 m ) por esta ruta apreciamos la opción de ascenso por el Pic Barbet ( 2.733 m ), que permitiría el ascenso al Canigó ( 2.784 m ) por la chimenea perdiendo algo de altura por el portillo de Valmanya ( 2.600 m ), lo que llevaría el desnivel acumulado a más de 2.000 m. Lo más sencillo es por tanto seguir al refugi de Cortalets ( 2.150 m ), de donde se puede acceder a la cima por la ruta normal del Pic Joffre ( 2.362 m ).

Accesos: Torinya ( 5h 15 min ); Les Estables ( 4h 30 min ); Refugio de Mariailles ( 3h 40 min ); Coll de Cavall Mort ( 4h 15 min ); Los Masos de Valmanya ( 5h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

Col Cheval Mort-Ref Mariailles (pernocta)-cabane Aragó-Canigó-Puig sec-col cheval Mort

calendar-icon31/07/2017
distance-icon25,164 Km duration-icon22:42 elevation-gain-icon1.475 m elevation-loss-icon1.475 m calendar-icon13/07/2017
user-imageRafael Bartolomé 75,07 Kb.
Els Estables-Coll de Bocacers-Portella de Tres Vents-Gorgs de Cady-Canigó calendar-icon14/11/2014
distance-icon17,491 Km duration-icon09:19 elevation-gain-icon1.687 m elevation-loss-icon1.696 m calendar-icon15/07/2009
user-imageHector Ugalde Rojo 392,61 Kb.
Casteil-Ref. Aragó-Puig Sec-Barbet-Canigó-Ref. Bonaigua-L'Alzina-Casteil calendar-icon14/09/2013
distance-icon28,367 Km duration-icon10:29 elevation-gain-icon2.415 m elevation-loss-icon2.415 m calendar-icon02/09/2013
user-imageRoberto Gil 37,01 Kb.

Los Masos de Valmanya-Cortalets-Canigó-Barbet-Cortalets-pista-inicio

calendar-icon01/08/2013
distance-icon23,789 Km duration-icon09:49 elevation-gain-icon2.048 m elevation-loss-icon2.048 m calendar-icon27/07/2013
user-imageRafael Bartolomé 11,92 Kb.

comment-iconComentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    awards-iconContenido Destacado

    Una montaña tan mítica y tan preciosa para la que no fui capaz de encontrar en la red toda la información que precisaba en torno a algunos detalles concretos que me interesaban. Aunque me baso en mis impresiones, de la manera más objetiva de la que soy capaz y por si a alguien le sirve de ayuda, paso a detallar algunos aspectos actualizados (julio 2017):

    -Para evitar los brutales desniveles desde las aldeas situadas a los pies del Canigó, las ascensiones más clásicas tienen lugar desde los refugios de Mariailles (1720 m) y desde el de Cortalets (2150 m), especialmente de este último, una de las rutas de ascensión más frecuentadas de todo el Pirineo. Los accesos a ambos refugios están, en la actualidad, abiertos al tráfico particular (según la normativa vigente), quedando prohibido el acceso únicamente durante las horas nocturnas o en condiciones de fuertes lluvias. En mi opinión personal, dado el estado de las pistas, es una auténtica temeridad aventurarse hacia ambos refugios con un coche normal. 

    -Al Refugio Marialles: desde la aldea de Castell sube pista asfaltada hasta el Coll de Jou (1125 m), donde existe un parking que se llena rápidamente, estando prohibido aparcar fuera de los espacios habilitados. El asfalto da paso a una inclinada y estrecha pista que, ciertamente, asusta un poco. Más aún al leer en un cartel que encontraremos rampas del 18%. Son escasos 3 kilómetros hasta el paraje de Rande (punto a partir del cual no está permitido seguir circulando, restando unos 30 minutos hasta Mariailles). A diferencia de otras partes del Pirineo, no existe allí (tampoco en Cortalets) un servicio lanzadera de 4x4. Se puede contratar preguntando en Castell (oficina del Parque). Nos pedían 35€ por persona solo la ída.

    -Al Refugio Cortalets: una pista de 22 kms. (que se tardan más de una hora en recorrer) parte de la aldea de Villerach. En el trayecto (las rampas no son duras, ciertamente) encontramos unas cinco zonas acondicionadas como parking, quedando expresamente prohibido aparcar en cualquier otro lugar. En nuestro caso (con una Partner), recorrimos unos 8 kilómetros despacio pero sin problema (en primera y segunda marcha) hasta el bonito paraje del Mas de Malet (825 m, cabaña forestal en el bosque rodeada de diversas especies arbóreas, con mesas y fuente, abierta para la pernocta libre, limpia y en muy buen estado). A partir de este punto, la pista se muestra muchísimo más arisca (en nuestro intento, nos vimos obligados a dar la vuelta, no sin dificultad), a pesar de encontrar pequeños tramos de viejo y desconchado asfalto en este primer tramo, que luego desaparece. Restan 1200 metros de desnivel hasta Cortalets y casi 15 kilómetros. Muy muy poco tráfico, a pesar de que era viernes y esperábamos encontrar más gente. Finalmente, dejando el vehículo en Mas Malet, estuvimos esperando una hora sin divisar un solo coche que subiera, hasta que en el último momento, cuando ya se acercaba la noche, un amable montañero de Pau nos "rescató", subiéndonos hasta las proximidades de Cortalets (los últimos metros están cerrados al tráfico). A pesar de poseer un flamante  y potente 4x4, dimos más botes que en una lancha, y los bajos tocaron suelo en más de una ocasión. Nos sorprendió ver arriba un viejo Peugeot 205 y un más viejo y duro aún "4 latas".

    Alguna agencia de 4x4 ofrece por 45€ por persona (mínimo 4) la posibilidad de transportarnos a Merialles y recogernos al día siguiente en Cortalets, siendo el punto de recogida y finalización del servicio el camping de Castell , si mal no recuerdo.

    El Refugio de Cortalets suele estar lleno en verano. EN los alrededores, en medio del bosque de pino negro, algunas zonas delimitadas donde se permite encender fuego y bastante sitio para vivaquear. Aunque teníamos nuestras dudas, la gente fue respetuosa y un silencio total imperó en la zona al caer la noche. 

    -El Canigó es una cima muy propicia para realizar un vivac (o para ascender con luna llena desde Cortalets, al contar con camino bastante visible). A pesar de que la cumbre es rocosa e incómoda existe un pequeño espacio llano a unos metros bajo la cruz, casi a la salida superior de la famosa chimenea. En este lugar caben tres o cuatro personas tumbadas. Aparte, en la ruta normal desde Cortalets, hay zonas en la loma cimera (a unos 2500-2600 m), antes de la última e inclinada subida a la Pica, donde se puede dormir sin problemas (hierba) "con vistas al mar". Los atardeceres son una delicia, las luces de las poblaciones del Conflent (incluida la ciudad de Perpinyá) todo un espectáculo nocturno; y la salida del sol por el Mediterraneo es una estampa preciosa y muy curiosa, teniendo en cuenta que en las horas centrales del día (verano), la bruma costera nos puede impedir divisar la costa con nitidez. Si ascendemos con las primeras luces del día (pudimos observar que algunos montañeros lo hacían también), veremos igualmente el reflejo del sol en el mar, antes de que la bruma ensucie el horizonte. Incluso podremos disfrutar en soledad de la cima, antes de que empiecen a llegar las hordas de visitantes.

    -En cuanto a la chimenea, a la que algunas publicaciones asignan (muy exageradamente, en mi modesta opinión) incluso el IIº de dificultad, señalar que (con la mayor objetividad posible) es muy sencilla tanto de trepar como de destrepar. Una vez superada la primera impresión (la primera visión, el ambiente, la inclinación, etc.), disfrutaremos de una chimenea ancha, balizada casi en exceso con pintura amarilla, carente de patio a pesar de la inclinación, bien escalonada en todo momento, lo cual hace que no sea estrictamente necesario el uso de las manos salvo en la parte superior, ya llegando a la cima, donde echar un dedo a la piedra puede ayudar. Bajó por ella conmigo una persona muy reticente a meterse en estos "jaleos" o pasos graduados cuando ve aquello de  Iº, Iº+, IIº, F, F+, PD-, etc, sin ningún problema y hasta disfrutando (primero baje y volví a subir yo para cerciorarme de que no iba a tener problemas). Un montón de excursionistas transitan por la chimenea a media mañana, soltando alguna que otra piedra, pero la inclinación y el terreno no son lo suficientemente empinados como para que ocurra una avería. Aún así, un casco nunca está de más...

    - Para finalizar, y como sugerencia, subir por la ruta normal de Cortalets (por el cordal y el Joffre) para, tras bajar la chimena, coger la senda a la Portella de Vallmanya, pasando por la fácil cresta del Pic Barbet para asomarse a la impresionante caida SE del Canigó, descendiendo después plácidamente hasta Cortalets por buen camino, es una circular de unas 3h 30 a 4h muy satisfactoria y posible incluso con niños/as que tengan ya cierto hábito de andar por la montaña.

  • item-iconJavier Urrutia
    awards-iconContenido Destacado

    La pica del Canigó es una de las cumbres del Pirineo que presenta, debidamente elegida la ruta, una ascensión que remonta uno de los mayores desniveles de la cadena. El intento de poder traducir distancias y desniveles a un horario más o menos fiable ya fue cuestión de debate entre los montañeros del s.XIX.

    Tiempo invertido en un recorrido

    Hasta entrado el s.XX, las distancias se han expresado en "leguas". Esta es, en realidad, una medida de tiempo, pues se corresponde a la distancia que se supone puede caminar una persona en una hora. Sin embargo, esta distancia al depender del tipo de terreno no era fija. Fue Carlos IV en 1801 el que mediante una real orden intentó uniformizar la medida:

    "Para que la legua corresponda próximamente a lo que en toda España se ha llamado y llama legua (que es el camino que regularmente se anda en una hora) será dicha legua de veinte mil pies, la que se usará en todos los casos que se trate de ella, sean caminos Reales, en los Tribunales y fuera de ellos"

    La equivalencia con el sistema métrico era, entonces:

    1 legua = 5,5727 Km

    La Regla de Naismith

    Los escoceses fueron pioneros en muchos aspectos de la concepción del montañismo actual, catalogando de forma sistemáticamente los picos de las "Highlands" ( Sir Edgard Munro ).

    Un montañero escocés llamado William W. Naismith, trató de estimar la longitud de sus itinerarios por las montañas de Escocia y desarrolló (1892) la llamada Regla de Naismith: "Calcular 1 hora por cada 3 millas de marcha y 1 hora más por cada 2.000 pies de ascenso.".

    William W. Naismith

    - Naismith en una imagen de archivo -

    Aplicada al sistema métrico decimal la regla de Naismith se usa de este modo: "Calcular 1 hora por cada 5 Km. y 1 hora más por cada 600 m. de ascenso". De este modo en un recorrido de 10 Km. de longitud y 600 m. de subida se inviertirán 3 horas. La fórmula aplicable es, entonces:

    math-expression

    Siendo d la distancia recorrida en kilómetros y h el desnivel remontado en metros. Esta expresión nos dará el tiempo estimado t en horas.

    Correcciones a la regla de Naismith ( Langmuir )

    Se han introducido algunas correcciones para intentar mejorar la predicción que proporciona la regla de Naismith. Una de las más significativas son las correciones de Langmuir, que añaden o quitan tiempo en los descensos en función de la pendiente media de bajada: Cuando la pendiente de bajada se encuentra entre 5 y 12º, se quitan 10 minutos por cada 300 m de descenso vertical. Cuando la pendiente de bajada es superior a 12º, se añaden 10 minutos por cada 300 m. de ascenso vertical.

    Aplicación en Mendikat

    Cuando un track GPS no dispone de tiempos registradosm bien porque ha sido editado manualmente, o porque el formato del archivo carece de esta información ( como en los archivos KML o KMZ - sin extensiones adicionales ), Mendikat utiliza la regla de Naismith y las correcciones de Langmuir para obtener una estmación del itinerario.

  • item-iconRafael Bartolomé
    El 8 de agosto de 2017

    muchas gracias Joseba, es una información muy útil. Como puedes ver hace menos de 1 mes añadí las rutas de Mariailles (que hice en julio 2017) y Valmanya (que hice en julio de 2013), de las que también está el track y que nos faltaban. Coincido en tus apreciaciones sobre las pistas que puse brevemente para no alargar la reseña pero que es mejor extender en un comentario porque vendrá bien a muchas personas toda la información práctica que has indicado.