Ir arriba

Bernard Sauvage, Pic Du (2.423 m)

remove-icon
Josep Pérez Tomás
Fecha Alta
06/03/2014
Modificado
06/03/2014
3


El esplendido macizo de Madres separado de la cadena axial, lo encontraremos en el Pirineo Oriental (Parc Natural Regional del Pirineu Català). Su cumbre principal es redondeada y de fácil ascensión por todas sus vertientes, aún poseyendo una altura moderada se trata de una grandísima atalaya, pues sustenta por ejemplo, la misma prominencia que el todo poderoso Midi de Bigorre. Sus dos puntos de inicio más habituales para alcanzar la cumbre principal, son desde el S., Coll de Sansa (1.775m) o desde el E., Coll de Jau (1.506m). Las dos son interesantes, pero quizás la que se adentra por el río La Casteillane (NW), remontando el bonito circo de Madrès sea aún más espectacular, si cabe. Para alcanzar el Coll de Jau, una vez llegamos a Prades (Prada) de Conflent es necesario tomar la D-14 (Molitg les Bains y Mosset) hacia el norte, por una carretera. estrecha (25 Km.) a tramos de paso obligado de un solo vehículo, la cual nos deposita en el puerto o collado de Jau.

Junto con Madres ( 2.469 m ), al N. tenemos la cumbre secundaria del Pic du Bernard Sauvage ( 2.423 m ), objeto de esta reseña, aunque aprovecharemos, igualmente, para coronar la cima principal del macizo.

Desde el Coll de Jau

Avanzamos (S) por la arbolada pista, la cual si lo deseamos podemos dejar el vehículo algo más adelante, pero no vale la pena, así calentamos motores antes de acometer las duras pendientes. Tras unos 2 km. y haber visto y oído el río La castellaine, cruzamos otro riachuelo, donde a la pasarela de madera ya solo le quedan las vigas de hierro, pasamos a tocar del refugio de Calhau o Callau, edificio que en el pasado tuvo otros sudorosos inquilinos (mineros) hoy parece cerrado.

Seguimos progresando por la pista, tras dejar atrás una revuelta, a unos 500 m. veremos un hito y una marca de pintura en un abeto a nuestra izquierda. Tomamos este itinerario el cual sube directo a la loma sur del circo (W.-NW). Se trata de otra opción, pero no la más habitual. La más normal y por donde descenderemos, es continuar la pista hasta la siguiente revuelta, donde a su derecha nace la senda bien señalizada que remonta el barranco y río La Castellaine. Proseguiremos, ascendiendo la empinada senda entre pinos rojos, con algún hito y marca de pintura de color indescriptible. Más arriba cruzamos la pista (es la misma que llevábamos) la senda prosigue internándose por zona boscosa ). Sobre la cota 1.900 m en un gran claro alcanzaremos una antiguas cabañas de piedra (Orri de la Rouquette), hoy en ruinas, más un verde prado. La senda se pierde y hay que orientarse entre el arbolado, donde es fácil equivocarse; la dirección es la comentada, siempre W.-NW El agua corre a raudales y empezamos a ver y pisar grandes neveros entre los pinos, más arriba cruzamos por última vez la pista, sobre la cota 2.100 el arbolado queda atrás y a nuestra derecha ya divisamos la profunda ?cicatriz? del circo y valle La Casteillane.

Estamos en la línea de cumbres que cierra el circo de Madrès por el sur, ahora somos poseedores de unas vistas magnificas, una de las que destaca como no por su proximidad, es el Canigó o Canigu. El avanzar ahora es muy fácil, ya que no es otra que elevarse por el alargado y amplio lomo Este hacia las visibles cotas, primero una cota secundaria denominada ?La Rouquette? (2.345m). Un collado (Clot de Rondon) con marcas de pintura roja, viene del Gorg Estelat una de las posibles rutas desde el sur. Otra corta rampa ahora entre trazas de senda nos eleva a la siguiente cota, Pic Roc Nègre (2.459m)(2,35). Esta cota ya nos da unas privilegiadas vistas del bonito circo y cumbres que lo rodean, la cota principal la divisamos tras una elevación rocosa (Clos Tort) la cual la senda nos lleva a soslayar por su vertiente sur. Otra corta rampa herbada nos da paso a la cumbre y objetivo principal de esta actividad, Pic de Madrès ( 2.469 m ), la cual sustenta una cabaña u Orri de piedra seca (2,55). Fabulosas y esplendidas perspectivas a doquier, más una infinidad de cumbres a identificar nos ofrece esta bella atalaya.

Tras descansar y comer alguna cosa, más contemplar el entorno que sobresale sobre el inmenso mar de nubes bajas, proseguimos. Descendemos hacia el amplio collado que precede a la tercera cota, a lo que altura se refiere, Pic du Bernard Sauvage ( 2.423 m ), la cual en veinte minutos alcanzamos. Desde el collado pasado (Col Abéuradous) un poderoso ?diente? en medio del circo hemos podido visualizar (Salt del Burro o Bourro) esto hace que decida descender por todo el centro del circo citado. Descendemos de nuevo al collado y por un empinado nevero desciendo al fondo del circo, tras cruzar el nacimiento del río La Castellaine las perspectivas de esta singular elevación son fantásticas. Ahora, una vez lo tenemos a ?tocar? se puede vislumbrar que alcanzar su cumbre es tarea de algo más que una trepada.

Tras recorrer en su totalidad el verde y alargado circo, donde de vez en cuando hecho la vista atrás, vamos dejando atrás las cumbres. Tras cruzar el caudaloso río a su vertiente izquierda, la senda desciende entre pinos y rododendros, serpenteando como el río mismo. Más abajo hay que cruzar por última vez al margen derecho del río La Casteillane. La senda penetra en bosque cerrado de abetos y hayas, y en la segunda revuelta de la pista encontramos un hito. Ahora ya solo nos queda que recorrer la conocida pista hacia el Coll de Jau, donde damos por finalizada otra esplendida actividad (5,15).

Accesos: Coll de Jau ( 3h 15 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios