Ir arriba

Pico, Montanha do (2.351 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
remove-icon
Txomin Uriarte
Fecha Alta
15/12/2015
Modificado
06/08/2019
1

Es el punto culminante de la Ihla do Pico, en el archipiélago de Las Azores, compuesto por nueve islas de origen volcánico y enclavado a su vez en el Atlántico Norte, a 1.500 km. de la costa europea y 4.000 del continente americano. Según algunos investigadores constituye un vestigio de la legendaria Antártida.

Pico, la segunda isla más grande de las Azores, con sus 445 km2 de superficie, exhibe unos llamativos contrastes de colores: la lava volcánica (que le hace denominarse la isla negra), el verde de los bosques de laurisilva y el azul del mar que está en seguida a la vista. El atractivo indiscutible de la isla es el volcán que da nombre a la isla y que supone la montaña más alta de Portugal, lo que incluso ocasiona que haya tachamontes que van a las Azores con el objetivo principal de subir al Pico. En invierno puede estar con frecuencia cubierto de nieve; no hay que olvidar que la latitud de las Azores es la misma que la de la península Ibérica. Su última erupción tuvo lugar en 1726.

La isla de Pico ofrece otros dos alicientes para ser visitada: por una parte es una de las mejores islas para salir a ver cetáceos, ballenas, cachalotes y delfines, y por otra parte tiene una esmerada zona de producción vitivinícola que ha merecido ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

Es comprensible que la isla tome el nom­bre de la montaña, siempre presente en la vida de sus habitantes y perfectamente visi­ble desde las islas circundantes. La distan­cia entre el eje del volcán y el punto más próximo de la costa es de unos 5 km. En va­rias de las islas existen cotas ligeramente superiores a los 1.000 m.

La Montanha do Pico o Piquinho es, además, la cumbre más elevada de Portugal.

Desde la Casa da Montanha

La casa da Montanha (1.237 m), inaugurada en 2008, es el lugar donde arranca la ascensión oficial a la cumbre. En ella se registra y controla las ascensiones a través de una solicitud de autorización que debe ser cumplimentada por parte de los visitantes donde adquieren el compromiso de acatar el reglamento regulador de la reserva natural que se enclava el volcán. Se llega hasta este lugar desde Madalena por la carretera R 3-2 que cruza de W a E la isla, y luego  tomando una desviación que sube hasta la Casa de Montanha, el centro de recepción del Parque Natural, situado a 1230 m en el lugar llamado Cabeço de Cabras.

Hay que registrarse a la entrada y pagar un canon según la altitud a la que se piense subir: 2 € hasta la cueva, 15 € hasta el cráter y 20 € hasta la cima. Lo más llamativo es lo bien organizada que está la cuestión de la seguridad. Además de que empiezan dando una pequeña película informativa, proveen a cada ascensionista de un pequeño dispositivo de walky-talky con GPS, que sirve para saber en qué lugar se encuentra cada cual y poder comunicarse con él (o ella) en caso de necesidad. Teóricamente hay un numerus clausus de gente en la cima.

Se sale por una puerta del edificio (1230 m), y en seguida empieza un duro sendero muy pendiente y con un suelo volcánico incómodo. Se pasa por la cueva (poste 2) (0,40) y se continúa por la misma vertiente W, siguiendo los postes de madera numerados.

En la primera hora subimos hasta el poste 16, situado a 1690 m y, reduciendo un poco la marcha llegamos al cráter (2200 m) (2,30), en el lugar en el que está situado el poste 46, donde con frecuencia sopla un fuerte viento y donde habitualmente está desparramada mucha gente que habla idiomas muy diferentes. Hemos dado la vuelta a la montaña y ahora estamos en la cara E del volcán. Se ve muy próximo el cono final, que se muestra muy pendiente y de roca descompuesta.

Después de un pequeño descanso, lo abordamos y al final se hace corta la trepada que lleva a la cima (2351 m) (3,00), con su vértice geodésico de piedra de forma prismática. Habrá buenas vista en tiempo claro, pero en muchas ocasiones, como hoy, nos rodea por todos lados un denso mar de nubes que nos hace sentir la soledad de los lugares extremos

Bajada por el mismo itinerario en 2h 30 min... y a devolver el walky-talky y recoger el certificado de subida a la Montanha do Pico.

Por el Norte

Ascensión realizada por Luis Alejos siguiendo una ruta de escasa dificultad, descrita en Pyrenaica núm. 151 de 1988. A fecha actual, las normas de la reserva especifican que el tránsito fuera de los senderos marcados está prohibido. Del artículo completo extraemos las siguientes líneas:

"En el transcurso de la ascensión no hallé rastro humano. Por esa ladera nadie había alterado la armonía de la naturaleza. Sin em­bargo, en la cima no faltan las habituales inscripciones de quienes, confundiendo la montaña con un pedestal propio, y preten­diendo atribuirse su grandeza, profanan la pureza de las cumbres. La vía normal discu­rre por la vertiente occidental, más suave que el resto de las laderas del cono volcánico."

Accesos: Casa da Montanha ( 2h 30 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios