Ir arriba

Arrikoaran, Peña (739 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
20/07/2016
arrow-iconModificado
27/07/2016

A poniente de Ganalto (898 m), bajo las cuestas de Arnate, dos airosas escamas calizas emergen directamente del intrincado robledal que tapiza la vaguada de Gurdiaran (Burdiaran, en los mapas): son la Peña de la Malapasada (759 m) y la Peña Arrikoaran (739 m), dos cotas innominadas en todas las fuentes cartográficas y bibliográficas consultadas, que rescatamos del anonimato y, por los datos de que disponemos, se documentan públicamente por primera vez.

Recojo los topónimos, con sus variantes, directamente de boca de varios vecinos de Lukiano y Aperregi, concejos zuyanos en cuyos terrenos comunales se alzan ambas peñas; y confirmo el de Peña Arricuaran (sic) a la vista de un sobado mapa con apuntes manuscritos de Justino Cuesta, vecino de Izarra y antiguo guarda forestal de Urkabustaiz, que llegó a mis manos de manera casual en el momento justo.

José Antonio González Salazar, hombre sabio y bueno, etnólogo ilustre y reconocido investigador en el campo de la toponimia, nos cedió generosamente, desde su retiro casi monacal de Domaikia, el topónimo "Galbarrazpe" o "Galbarraizpe", recogido por él mismo en Lukiano, aplicado a la ladera arbolada situada al norte y bajo la pelada cresta de la Peña Arrikoaran. La aparentemente evidente etimología de este topónimo (literalmente "bajo la peña calva") nos hizo especular con un hipotético "Galbarraitz" como descriptivo nombre para la peña en cuestión; pero finalmente debimos descartarlo, al no disponer de prueba documental ni de testimonio oral que lo corrobore.

A pesar de ser la menor de las dos, la Peña Arrikoaran, de pequeño tamaño pero fuerte personalidad, no parece consciente de su relativa modestia; en momentos concretos, y desde determinados ángulos, la peña se crece y es capaz de exhibir poses de montaña importante. Esbelta y atractiva, en un entorno solitario y poco frecuentado, la Peña Arrikoaran es una bella miniatura que merece la pena conocer.

Desde Aperregi

El acceso más sencillo se inicia en la aldea zuyana de Aperregi (627 m). Obviando los ramales que entran a la izquierda hacia el pueblo, al final de la carretera tomar de frente (SW) la pista que penetra en el robledal, camino habitual a Ganalto por el portillo de Arnate. Traspuesta la barrera metálica, seguir la amplia pista descartando de momento, para evitar despistes, todos los caminos que se desvían a su derecha. En 15 minutos aproximadamente, en un recodo, se desgaja a la derecha en ángulo recto un ancho camino que se dirige en ligero descenso al cercano collado herboso ubicado al pie de la Peña de la Malapasada (759 m), reconocible por las colmenas que se esconden entre los arbustos de su ladera meridional.

Desde el despejado collado hay que descender por senda a la vaguada por donde, en época de deshielo o tras fuertes lluvias, corren las aguas de un arroyuelo que llega a desplomarse entre la Malapasada y la Peña Arrikoaran, formando una pequeña cascada estacional que algunos mapas rotulan como Chorro de Burdiaran y que los lugareños conocen como El Chorro o El Txorro, a secas. Desde el cauce, remontar brevemente la cresta oriental que culmina en la coqueta cima de Peña Arrikoaran, privilegiado mirador sobre el mosaico de bosques y prados que forman el Valle de Zuia.

Especialmente atractiva se muestra, cercana a levante, la silueta de la Peña de la Malapasada, que exhibe desde aquí su mejor perfil; y, al lado contrario, la cresta que se descuelga a poniente sobre las espesuras boscosas y las leyendas que envuelven la antigua ferrería y el puente de La Encontrada, a donde se puede descender, por senderos literalmente perdidos (infestados de garrapatas, conviene advertirlo), para regresar por Lukiano al punto de inicio en Aperregi.

Accesos: Aperregi (35 min)

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios