Ir arriba

Santa Klara (48 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
06/09/2016
arrow-iconModificado
06/09/2016

La isla de Santa Klara ( Santa Clara ) preside la famosa bahía de La Concha, que constituye la estampa característica de la ciudad de Donostia. Desde el año 1968, el ayuntamiento posee la titularidad de la isla, tras la cesión de la propiedad de la ínsula por el estado español.

Es un islote de dimensiones reducidas, abarcando una superficie de 5,6 Ha, de forma romboidal con su máxima dimensión orientada en el eje NE-SW que representa una longitud de unos 380 m. Su costado W sólo dista 300 m de la costa. Por ese lado la profundidad de las aguas apenas alcanzan los 5 m. En su cima, que se eleva 45 m sobre el nivel del mar existe un faro. Además está dotada con mesas, una pequeña playa vigilada frente a la ciudad con bar y duchas, y un muelle que recibe las embarcaciones que transportan a los turistas que desean visitar este enclave. El servicio de transporte desde el puerto de Donostia hasta la isla esta hábil desde el 1 de junio hasta el 30 de setiembre.

En Santa Clara existe una especie de lagartija endémica (Podarcis hispanicus sebastiani), algo más grande que la corriente. A finales del s.XVI, cuando la peste asolaba el país, los contagiados fueron enviados a esta isla.

Desde Donostia (T1)

Contando con el servicio de barcos que parte del puerto, cada 30 minutos o 1 hora, según el estado de la mar, desembarcaremos en la isla en unos 15 minutos. Desde aquí podemos dirigirnos a su punto más elevado en otros 10 minutos, siguiendo un itinerario circular que permite retornar al punto de embarque.

Abandonando el embarcadero, tomar el camino que se dirige horizontal junto al mar (E). Luego desde el extremo oriental de la isla se eleva por una serie de escaleras, penetrando en un túnel entre arbolado hasta salir a un cruce. Un camino desciende hacia la vertiente N. Se encuentra equipado con escaleras y barandillas hasta la parte inferior, que ha sido arrancada por los temporales. Con precaución se puede visitar el interesante roquedo del entorno, curiosamente erosionado. Luego habrá que volver de nuevo al cruce, donde sólo nos quedarán unos metros para llegar al faro. La parte más elevada de la isla se sitúa justo unos metros al W, en una zona con mesas de madera que invitan al pic-nic, aunque la panorámica desde este lugar es prácticamente inexistente por el arbolado circundante ( 45 m ).

Bajamos por el lado opuesto ( occidental ), por un sendero que permite vistas hacia el monte Igeldo ( 178 m ), el cerro que cerca la panorámica de la ciudad por ese lado. Bajo el mismo, al final del paseo marítimo se encuentra una de las obras más conocidas del escultor Chilliada, el llamado "Peine de los Vientos" o Haizearen Orrazia, que descansa sobre el conjunto diseñado por Peña Ganchegui. En ese lado occidental del islote existen un par de alargados puntales rocosos interesantes aunque no acondicionados para la visita, a escasa distancia ya del pequeño puerto desde donde hemos iniciado el paseo turístico.

Una manera de llegar a la isla cuando la climatología lo permite es a nado desde la playa de Ondarreta. Son unos 425 m de distancia. En verano, a mitad de camino, entra la isla y la playa de Ondarreta existen unos pantalanes flotantes con toboganes.

Accesos: Donostia ( 30 min ).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios