Ir arriba

Formigosa, Puig de (993 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
14/11/2016
Modificado
14/11/2016
2

Ya hemos comentado en otras ocasiones que, afortunadamente, existen en Cataluña infinidad de montañas más allá del "Llistat de 100 cims"; algunas, además, objetivamente importantes, como es el caso del Puig de Formigosa (993 m). Nos encontramos ante la cumbre más elevada del amplio espacio que se extiende a levante de las Muntanyes de Prades y a poniente del macizo de Montserrat; o, lo que viene a ser lo mismo, el Puig de Formigosa es el techo del conjunto de sierras y alineaciones pertenecientes a la Cordillera Prelitoral Catalana (Serralada Prelitoral) que se desarrollan entre los ríos Francolí y Anoia, denominadas más modernamente como Sistema Prelitoral Central (sierras de Jordà, Voltorera, Comaverd, Morena, Ancosa, Brufaganya, Queralt, Miralles, Montmell, etc...).

A pesar de esta circunstancia, Formigosa es una montaña poco conocida, eclipsada por su vecina Montagut (964 m) que, a pesar de su menor altitud, fue la elegida para formar parte del catálogo de las "Cent cims", quizás por sus notables connotaciones históricas. Ambas cimas están incluidas en el antiguo Espacio de Interés Natural "Ancosa-Montagut", actualmente englobado en el Espacio Natural Protegido "Sistema Prelitoral Central", de la red catalana de espacios protegidos; precisamente el Departament de Medi Ambient de la Generalitat justificó en su día la declaración del EIN Ancosa-Montagut en los siguientes términos:

"El interés de este espacio radica básicamente en hacer de transición entre el Sistema Mediterráneo Central y la Depresión Central Oriental. Esta peculiar situación geográfica queda reflejada tanto a nivel bioclimático como biogeográfico y es un exponente de su singularidad y diversidad. Así mismo, la Serra d'Ancosa presenta el interés de reunir en un mismo espacio, junto con los elementos predominantes mediterráneos, algunos elementos submediterráneos propios de las tierras más húmedas. De la fauna, se destaca la singularidad de determinadas especies de invertebrados, raros y endémicos."

La localidad de referencia para conocer el Puig de Formigosa es Querol (Alt Camp), un pequeño pueblo enriscado sobre la margen izquierda del río Gaià, frente al relieve abrupto de las Roques del Magí (653 m). A pesar de su relativa modestia, Querol puede presumir, como herencia de su pasado feudal y de su emplazamiento en la Marca Hispánica (la línea fronteriza de los condados catalanes con los territorios musulmanes más septentrionales) de un rico legado patrimonial: los castillos de Querol, Montagut, Pinyana (todos del siglo X), Saburella y Ramonet (ambos del s.XII), aunque solo se conservan sus ruinas y, en algún caso, simplemente su memoria; iglesias y ermitas como Santa María de Querol (s.XII-XVII), Sant Jaume de Valldecerves (s.XII) o Sant Jaume de Montagut (s.XII-XIV); masías monumentales como La Galcerana o Cal Valldecerves; multitud de molinos que aprovechaban las aguas del Gaià o de barrancos estacionales, como en Bonany o Valldossera... La mayor parte de estas posesiones, pertenecientes en origen al antiguo linaje de los Gurb-Cervelló, pasaron a engrosar en los siglos XII y XIII, por sucesivas ventas y donaciones, las rentas y dominios del Monasterio cisterciense de Santes Creus.

Entre todos ellos brilla con luz propia la iglesia de Sant Jaume de Montagut. Emplazada en el coll de Montagut, a 851 metros de altitud, se trata de un edificio muy voluminoso, de nave única, bóvedas de crucería y siete capillas absidiales; de origen románico (se documenta desde 1154) pero de líneas predominantemente góticas, sufrió reformas posteriores en los siglos XVII-XVIII. Según los datos que leemos en un panel frente al templo, fue parroquia del término de Montagut, que agrupaba a un buen número de masías dispersas por la montaña, y que se anexionó a Querol durante el primer tercio del siglo XIX; el edificio ha sido restaurado en los últimos años y declarado por la Generalitat en 2013 Bien Cultural de Interés Nacional.

Desde el Coll de Montagut

Una pista asfaltada, con algún tramo empinado al principio, asciende en 5,7 km desde Querol al coll de Montagut, donde se alza, solitaria y como fuera de lugar, la iglesia de Sant Jaume; desde la vertiente contraria llega también un ramal que nace a la altura del km 11 de la TV-2441, que une Santes Creus y Pontons. La ruta al Puig de Formigosa (993 m), de ejecución muy sencilla, se articula a partir del GR 172 (Belprat - La Mussara), que enlaza el macizo de Montserrat con las Muntanyes de Prades a través del Sistema Prelitoral Central, Tarragona y Reus.

Desde Sant Jaume de Montagut (851 m) descender brevemente por la carretera de acceso y tomar a la derecha (NE) la pista forestal señalizada con las marcas rojas y blancas del GR, en dirección a Mediona y al lejanísimo Montserrat. Tras un recorrido prácticamente llano por el pinar, cuando se atisba entre los árboles la lámina de agua de una pequeña balsa (las señales hablan, de manera un tanto ampulosa, del Llac de Formigosa), el camino asciende hasta el Collet del Vent, donde aún se mantienen en pie los viejos muros de Les Cases Noves, un mas ruinoso en la base del Puig de Formigosa (0,25).

Pasado el caserío, un pequeño hito y una marca de pintura blanca y verde advierten del inicio, a la izquierda, de un senderillo que flanquea una finca en la que malviven algunas hileras de raquíticas viñas. El sendero, sin pérdida posible, trepa por la solana del cerro y se empina notablemente antes de alcanzar, junto a un ostentoso belén metálico, la pista que recorre el lomo cimero; escasos metros al NE se alza el largo mástil que señala la cima del Puig de Formigosa (993 m)(0,45).

Es posible realizar un itinerario circular para alargar la ruta y conocer un poco mejor el entorno de esta ignorada montaña. Para ello, continuamos en suave descenso por la pista (NE), que se apoya en la ladera de umbría, evitando así la cerrada vegetación y los incómodos tramos pedregosos de la cresta. Rechazamos dos ramales sucesivos que pierden altura a la izquierda y, en la tercera bifurcación (1,10), tomamos la pista ascendente, señalizada como PR-C 3, hasta alcanzar el romo filo de la montaña en el coll del Pinar de la Costa (914 m), donde recuperamos además las marcas rojiblancas del GR 172. Seguiremos a la derecha (SW) la amplia pista balizada que, tras pasar junto a la Font del Jovany, nos devuelve (1,45) a Les Cases Noves del Collet del Vent y, por terreno conocido, a la iglesia de Sant Jaume de Montagut (2,10).

Desde el collado, siguiendo las flechas del sendero que trepa por su boscosa ladera oriental, se puede coronar en 20 minutos más la cima centenaria de Montagut (964 m), y completar así el ascenso a las dos cumbres más importantes del sector.

Acceso: Coll de Montagut (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios