Ir arriba

Peña, Castillo de (886 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
21/01/2017
Modificado
05/02/2017
12

Se trata del promontorio rocoso sobre el que se recuesta el despoblado de Peña, que da nombre a la sierra. Es por tanto quizás la peña original que dio primero nombre al despoblado y después a la sierra, aplicándose por tanto también a la cima más elevada (1.069m). Aunque no es una cumbre muy prominente es de esos lugares con aureola de historia y leyenda que apetece visitar, aunque topemos con la cruel realidad del moderno coto de caza, que restringe el paso de personas al punto más elevado de la sierra.

cumbre

Aunque las circunstancias han cambiado en los últimos años en el acceso al coto, hace más de 30 años los escolares de Sangüesa colocaron un buzón en el cementerio de la localidad y, aunque no está en las propias ruinas del castillo que coronan la cima, está suficientemente cerca como para considerarlo para aumentar su categoría, y suficientemente alejado de la cima principal como para que no lo tengamos en cuenta como señalizador de ella, aunque su intención era claramente reivindicativa. En la actualidad, dado que la cima de Peña ya está buzoneada, quizás sería buena idea moverlo a la cima del castillo o a la ubicación originalmente deseada, con permiso del guarda de la finca, dado que la placa solo ostenta la denominación de "Peña", aplicable a ambos lugares.

Mientras haya restricciones para su colocación, tampoco encontraremos en el despoblado y las ruinas de la fortaleza la placa conmemorativa e informativa de los castillos del antiguo reino de Navarra, que mientras tanto está en los jardines del ayuntamiento de Gabarderal.

El pueblo es muy antiguo y debió estar completamente amurallado, coronado por las ruinas de la torre del castillo, que se supone data de la época de la reconquista. Posteriormente fue escenario bélico fronterizo, intercambiado entre los reyes navarros y aragoneses en pago de préstamos. Finalmente acabó siendo entregado a Mosén Beltrán de Ezpeleta, vizconde de Valderro o Val de Erro, apellido que se mantuvo hasta el siglo XVIII, y que debido a enlaces matrimoniales fue sustituido por el de Elío, cuando ya el castillo fue derruido por orden de los castellanos en el siglo XVI. Por tanto el pueblo nunca perteneció a sus habitantes, que lo abandonaron en 1952, aunque sus descendientes conservan el cariño por el lugar, celebrando una misa todos los 11 de noviembre, festividad de San Martin de Tours, a quien está consagrada la restaurada iglesia. El último habitante finalmente fue un monje dominico, pariente de los propietarios de la finca, el belga Arnaldo de Liedekerke, que vivió como ermitaño en los años 60 del siglo pasado, en la restaurada casa abacial.

Otra historia agranda la aureola de misterio del lugar. El 11 de noviembre de 1943, cuando los peñuscos salían de misa, vieron caer un avión británico, que había sido acribillado por los alemanes en Francia. Antes se había salvado otro ocupante en paracaídas, pero el comandante Walker no pudo hacerlo, al engancharse en el avión incendiado. Sus restos están desde entonces en el cementerio de la localidad. Todos los años en noviembre recibe flores, incluso en ocasiones las de la Royal Air Force (RAF), que indican que estamos ante un trocito de Inglaterra en suelo navarro.

Desde Torre de Peña

Aparcamos fuera de la finca (485m), junto a la entrada con las señales de prohibición, y al lado de la entrada al caserío de Goyo. Aunque no se puede acceder en vehículo sí que se puede hacer andando, por lo que tomamos la pista y atravesamos el poblado de Torre de Peña, nuevo asentamiento que sustituyó al despoblado del mismo nombre.

Seguimos la pista principal, hasta topar con la gran puerta de acceso al coto de la finca, habiendo a la derecha (S) una senda con hitos que va por fuera de la valla hasta ganar, por el camino viejo de Peña, el despoblado (835m), al que se accede por una sirga, por si estuviera mojado un tramo donde el muro se ha derrumbado. Para acceder a la cima basta girar a la izquierda (NE) para remontar el plano inclinado que lleva a la torre. La cima natural es obviamente la base, pero los sillares de acceso permiten subir por los escaloncitos escarpados hasta la artificial.

A la bajada se recomienda visitar la iglesia y salir por los arcos a la pista, debiendo tomar enseguida a la izquierda una sendita que lleva al cementerio y al buzón.

Accesos: Torre de Peña ( 1h 10min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconRafael Bartolomé
    El 21 de enero de 2017

    Nota importante para todos aquellos que no leen las reseñas y solo descargan los tracks y ven las fotos: ya pone que el buzón no está en la cima, que está en el cementerio, a unos 100m de ella