Ir arriba

Bigillano (691 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
18/02/2017
arrow-iconModificado
20/02/2017

Pequeño cerro boscoso situado sobre Murgia, capital administrativa del Valle de Zuia; por su falda occidental trepa la urbanización de Bigillano, colorida barriada de nuevo cuño que tomó prestado el nombre de la colina.

La autovía de Altube, que lo acota por el norte, separa Bigillano de las últimas estribaciones meridionales del macizo de Gorbeia, mientras que el acceso rodado a Murgia por la antigua N-622 y el cauce de Goba Erreka marcan su límite por el sur y la individualizan respecto a Jugatxi (777 m); la cima aparece coronada por dos antenas de telecomunicaciones y por el depósito que abastece de agua a la capital zuyana, mientras que un tendido eléctrico traza una línea tangente sobre su ladera de poniente. A pesar de esta amalgama de artificios y condicionantes urbanos, el cerro de Bigillano presenta una espesa y variopinta cobertura vegetal en la que, además de algún pequeño rodal repoblado de coníferas, se dan cita un gran número de especies típicas de las zonas de transición cantábrico-mediterránea: quejigos, marojos, arces campestres, hayas, encinas..., con un sotobosque arbustivo densamente poblado.

Desde el punto de vista orográfico, Bigillano se ubica también en ese difuso espacio de transición entre los macizos de Gorbeia, Arrato y Gibijo/Arkamo que establece el valle de Zuia, compartido con el resto de montañas que emergen en los límites de la cubeta recorrida por el Baia; atendiendo a la naturaleza caliza de las rocas que lo componen, que lo diferencian de las rocas silíceas predominantes en la vertiente meridional de Gorbeia, parece razonable considerar el cerro de Bigillano (691 m) como una estribación NW del cordal de Jugatxi (777 m) y adscribirlo, por tanto, a la Sierra de Arrato.

Desde Murgia

Corto paseo de carácter local, que se puede complementar con el ascenso a la ermita y cima de Jugatxi (777 m) o con la visita a cualquiera de los apacibles pueblos de Zuia. En la plaza de Murgia (617 m), entre la maciza Casa Consistorial, la parroquial de San Miguel y el palacete Vea Murgia, se conserva la Cruz del Oñacino (s.XV-XVI), con una placa al pie que reza: "En este lugar murió Fernando de Zárate el Valeroso, jefe del bando Oñacino, en defensa de las libertades del Valle de Zuia. Zuia 1450".

Por la calle Domingo de Sautu (antigua N-622) en dirección a Vitoria, se abandona enseguida el núcleo urbano y se llega al puesto de ambulancias situado junto al cauce de Goba Erreka. Por detrás del puesto de socorro asciende la pista de servicio, recientemente hormigonada, hacia el depósito de aguas y las antenas de telecomunicaciones de la cumbre. Con el ruido de fondo de la cercana autovía de Altube, traza una amplia curva, traspone una cancela metálica y, flanqueada por pinos y quejigos, alcanza la utilitaria cima de Bigillano (691 m).

Por el lado opuesto al de llegada (W), un sendero deja a su derecha la antena situada a menor altura y desciende a una cercana torre de conducción eléctrica. Girando en ángulo recto a la izquierda, la ancha franja desarbolada impuesta por la servidumbre de paso bajo el tendido eléctrico se precipita rápidamente sobre la calle más elevada de la urbanización de Bigillano; sin alcanzarla, un agradable camino forestal a la izquierda nos permite alargar un poco más la ruta antes de volver a la calle Domingo de Sautu y a la plaza de Murgia (media hora el recorrido completo).

Acceso: Murgia (15 min)

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios