Ir arriba

Castillo de Portilla (798 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
23/02/2017
arrow-iconModificado
26/02/2017

Enriscado sobre una proa rocosa de aspecto inaccesible situada en el extremo occidental de un esbelto filo pétreo paralelo a la cresta del Txulato (946 m), el Castillo de Portilla ofrece una estampa extraordinaria a pesar de su estado ruinoso. Su espectacular emplazamiento, que desdice la corta prominencia del peñasco que lo sustenta, convierte a esta singular atalaya en referencia paisajística de este rincón de la Cuadrilla de Añana lindante con los territorios históricos de Burgos y La Rioja. La antigua villa de Portilla la Alta o Portilla de Ibda, coronada por su castillo roquero, cedió el nombre a la sierra  a la que pertenece.

Desde el punto de vista ambiental, dentro del marco de la Red europea Natura 2000, el Decreto 10/2016 (BOPV del 18-02-2016) incluye la Sierra de Portilla dentro de la ZEC (Zona de especial conservación) y de la ZEPA (Zona de especial protección para las aves) denominada "Arabako hegoaldeko mendilerroak/Sierras meridionales de Álava", que integra también las sierras de Lokiz, Kodes, Toloño y Cabrera.

Remembranza histórica del Castillo de Portilla y de la Villa de Portilla de Ibda

Reproducimos como curiosidad, y por su interés documental, el texto que en la acepción "Portilla" presenta el "Diccionario Geográfico-Histórico de España" publicado por la Real Academia de la Historia (Madrid, 1802), fuente de la que se nutrieron otros compendios geográfico-históricos posteriores, como el conocido diccionario de Sebastián Miñano y Bedoya (1826-1829) o el de Pascual Madoz (1846-1850):

"Se compone únicamente de la villa de su nombre, la qual está situada, y por decirlo así, como embutida entre peñas de bastante elevación, y antiguamente tuvo dos castillos poco distantes el uno del otro con fuertes murallas á la parte del e. y o., no necesitándolas en los otros dos puntos, porque el corte y elevación de las mismas peñas formaban una firmísima muralla. (...) Era muy respetable esta fortaleza en el siglo XII, sobre cuya posesión hubo varias y repetidas contiendas entre los reyes D.Alonso VIII de Castilla y D.Sancho de Navarra. Consta del célebre instrumento de avenencia y amistad otorgado en el año de 1179 entre dichos reyes, y publicado en los apéndices de la crónica de D.Alonso VIII por el Marqués de Mondéjar, que este rey entregó al de Navarra la fortaleza de Portella. El mismo, habiéndose apoderado de Vitoria y agregado á la corona de castilla la provincia de Álava en el año 1200, y deseando incorporar en ella para su seguridad la fortaleza de Portilla, dió por ella á D.Sancho de Navarra la villa de Miranda (de Arga), como asegura el arzobispo D.Rodrigo. D.Fernando el IV de Castilla parece haber sido su poblador con el nombre de Portiella de Ibda, dándole el fuero hácia el año 1300, en el qual hizo libres y exêntos de todo pecho y contribución á los que fuesen á poblarla".

Conjunto Monumental de Portilla

Desde el punto de vista patrimonial, el Decreto 52/2012, de 3 de abril (BOPV del 20-04-2012) califica como Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental, la Zona Arqueológica del Conjunto de Portilla, en Zambrana (Álava), que describe como sigue:

"El Conjunto de Portilla se localiza al sudeste del pueblo de Portilla de Ibda, desde el que será fácil su acceso, en un lugar elevado (a 793 m la cima). Presenta un gran dominio visual, tanto hacia Zambrana y Berantevilla (al oeste y norte) como buena parte de la Cuenca de Miranda de Ebro. Si bien al lugar se le identifica tradicionalmente bajo la denominación de «Castillo de Portilla», se trata de un yacimiento mucho más amplio y complejo, por lo que se ha optado por esta denominación de «Conjunto de Portilla». El Conjunto de Portilla es un yacimiento en el que sucesivas campañas de investigación arqueológica han constatado la ocupación del área desde la Protohistoria a la Edad Moderna. Concretamente, se han recuperado restos del Bronce Final - Hierro I, tardorromanos y de la Edad Media (entre los siglos XI al XIV), así como algunos restos puntuales que perduran hasta el siglo XVIII. Actualmente lo más visible y que identifica al yacimiento, son los extraordinarios murallones de piedra que conserva, cerco de la que fue villa medieval de Portilla, los paredones de su derruida iglesia, así como el cerco y torreón del castillo en la zona más elevada del emplazamiento. Sin embargo, más allá de los estrechos muros de la fortaleza y villa medievales, el poblamiento se extiende tanto al sur como al oeste, con restos destacables que permiten asegurar su cronología más antigua."

La declaración de esta figura de protección constituyó el paso previo para la puesta en marcha en 2013 de un Proyecto de investigación y recuperación del Conjunto Monumental de Portilla, promovido por el Ayuntamiento de Zambrana y por el "Grupo de Investigación en Patrimonio Construido" de la UPV. A lo largo de varias campañas, aún en activo, se han desarrollado labores de limpieza y desbroce en las ruinas, acondicionamiento de caminos, excavaciones arqueológicas, trabajos de consolidación y restauración de estructuras, e intervenciones para mejorar la accesibilidad al conjunto monumental, así como actividades divulgativas para la puesta en valor de este magnífico patrimonio cultural.

A pesar de algunas actuaciones quizás cuestionables (especialmente la gran pasarela volada, anclada a la roca, que permite el acceso a la peña donde se asienta el castillo), que rompen un poco el encanto romántico que desprendían las ruinas conocidas antes de la intervención, el proyecto de recuperación del conjunto monumental de Portilla se hizo acreedor al premio "Hispania Nostra 2016", en la categoría de "Intervención en el territorio o en el paisaje", que reconoce las buenas prácticas en la conservación del patrimonio cultural. El elevado número de visitas que reciben el castillo y la Villavieja, al que contribuye enormemente la red de senderos señalizados trazados en su entorno, da la medida del éxito en la iniciativa de recuperación de este espacio histórico y cultural.

El castillo de Portilla y el escudo oficial de Álava

No está de más recordar que el Castillo de Portilla aparece representado en el escudo heráldico del Territorio Histórico de Álava, cuyas características (extraidas de "araba.eus", página oficial de la Diputación Foral de Álava) son las siguientes:

"En oro, sobre un campo verde, una roca, en su color, sumada de un castillo almenado, mazonado de sable y aclarado de azur y de cuya roca sale un brazo armado con una espada de azur, siniestrado de un león rampante de gules; sobre la hoja de la espada una cinta de azur y en letras de oro con la leyenda “Justicia”. Bordura de azur y en letras de oro la leyenda “En Aumento de la Justicia Contra Malhechores”, todo ello timbrado de la Corona Ducal."

El escudo parece derivar directamente, con algunas variantes, del sello que utilizaba la antigua Hermandad de Portilla para validar sus acuerdos, que debió de extenderse a otras hermandades y concejos alaveses, tal como refleja en un artículo póstumo Eduardo Velasco López de Cano (Vitoria, 1853-1920), catedrático y Presidente de la Diputación de Álava (1905-1909):

"Pero se sabe, por un documento escrito por D. Diego López Cano, vecino de Portilla, del siglo XVIII, de quien tomó Landázuri algunas de las noticias históricas de dicha villa, que ésta y su Concejo, usaban ya en el siglo XIII, un sello, con el que autorizaban todas las Escrituras extendidas con arreglo a su fuero, tanto por Sus habitantes como por los de los pueblos comarcanos o del territorio denominado Soportilla. Ese sello contenía un escudo de armas: «en ellas, dice el citado manuscrito, se registra un risco, en su cima una torre acastillada,y en la altura de ella, un brazo con espada en su mano desenvainada. Y al pie de la torre un león, que estribando sobre sus pies, echa las manos a ella. No se sabe, añade, qué monarca las concedió, porque en el sello, a su circunferencia, solamente tenía este letrero: Seello de Portiella.»

Senderos señalizados en el entorno del Castillo de Portilla

Una cuidada red de senderos señalizados, de longitud y dificultad variable, facilita la aproximación y el acceso al conjunto monumental y a la aérea cumbre ocupada por el Castillo de Portilla (798 m).

La etapa 8 del GR-1 "Sendero Histórico" entre Berganzo y Berantevilla asciende por el Barranco del Hoyo del Monte, formado entre las crestas paralelas de Txulato y Castillo de Portilla-Tasugueras, hasta el collado abierto al W de esta loma, donde coinciden las balizas de todos los senderos que recorren la zona; desde aquí, se puede optar por descender a Portilla siguiendo las señales rojiblancas o tomar el sendero que faldea hacia el W hasta alcanzar la cima y el Castillo de Portilla.

El PR-A 34 "Gazteluen bidea/Ruta de los Castillos" es un interesante sendero circular que enlaza Portilla, Ocio y Berganzo en un recorrido de 14,6 km y 4,30 h de duración, visitando los castillos de Portilla y de Ocio y los vestigios de la torre-palacio de los Sarmiento, solapados por la parroquial de San Miguel en Berganzo. En algún tramo de su trazado el PR-A 34 coincide con el GR 1, por lo que se pueden combinar entre ellos para dar más variedad a los recorridos.

El SL-A 34 "Zabalateko ibilbidea/Ruta Monumental de Portilla" es un corto sendero circular (2,4 km y 1,30 h) con inicio y final en Portilla, coincidente en algunos tramos con los dos anteriores, nacido con afán de divulgar los valores patrimoniales ligados al Conjunto Monumental de Portilla a partir de la intervención rehabilitadora sobre el mismo. Además de las correspondientes balizas y postes de señales, está dotado de una serie de vistosos paneles interpretativos colocados estratégicamente en los puntos de más interés de la ruta: el Arrabal, el Mirador panorámico, la Villavieja, el Castillo, el Balcón de Portilla, el Calero y la Cantera. Los paneles están provistos de códigos QR que permiten la descarga de una audioguía cultural; anotamos también la Gymkhana Cultural ligada a esta Ruta monumental, que plantea un juego de pistas para los más pequeños a partir igualmente de códigos QR, escaneables desde una tablet o smartphone dotados de la correspondiente app para leerlos.

Desde Portilla a Zabalateko Gaztelua/Castillo de Portilla, combinando senderos

Proponemos el ascenso al Castillo de Portilla (798 m) utilizando principalmente el soporte del SL-A 34 "Zabalateko ibilbidea/Ruta Monumental de Portilla" con algunas variantes que lo hacen más interesante y panorámico. Portilla se alcanza en 3 km desde Berantevilla a través de la A-4146 o en 3,5 km desde Zambrana por la A-4126.

Junto a la iglesia (653 m) se muestra el primer panel de la ruta monumental, que explica el origen y la cronología de la actual localidad de Portilla a partir del Barrio del Arrabal, construido extramuros de Portilla la Alta o Portilla de Ibda (parece que Ibda era el antiguo nombre del río Ayuda) en el siglo XIV. En la calle Castillo localizaremos el poste de señales del PR-A 34 "Ruta de los Castillos" que indica 6,4 km a Berganzo y 1,9 km a Las Tasugueras, sin hacer caso al que señala 0,6 km al castillo (el ascenso directo pòr el SL hasta la cima del Castillo de Portilla supone menos de 15 minutos).

Abandonamos pues el pueblo en dirección a Las Tasugueras (E-SE) por la pista ligeramente ascendente que, como comprobaremos más adelante, coincide también con el trazado del GR 1 y del SL-A 34. Una primera bifurcación a la izquierda nos acercaría a la antigua cantera, con su correspondiente panel explicativo; pasamos junto a una fuente de exiguo caudal y, enseguida, queda a la derecha el calero del siglo XIX, también explicado. Desde el calero se puede ascender directamente a la Villavieja a través de su muralla oriental y luego al castillo, pero preferimos continuar el camino ascendente que traíamos. Hemos cruzado entre dos afilados estratos verticales de roca caliza, un paraje de gran belleza que parece corresponder con el Zabalate histórico; el camino trepa hasta el lomo de la cresta, a escasa distancia al W de Las Tasugueras (893 m), donde los postes de señales confirman que nos encontramos sobre el trazado común a los tres senderos mencionados.

Trasponemos la loma e, inmediatamente, abandonamos los caminos señalizados por un sendero a la derecha (W) marcado con un pequeño hito. La pisada senda llanea en dirección W a media altura sobre el barranco del Hoyo del Monte, que nos separa de la oscura y empinada ladera septentrional de Txulato (946 m); pronto damos vista al Castillo de Portilla, encaramado sobre el imponente roquedo al que ha acabado prestando el nombre, que ofrece desde este lado su versión más altiva y estética.

Un hito a la derecha señala el inicio de una cerrada trocha que nos podría acercar en 5 minutos hasta el buzón de la Peña Infinito (823 m), que ofrece nuevas perspectivas del castillo, con la Villavieja a sus pies, en un paisaje caracterizado por singulares y atrevidos afloramientos rocosos.

Nuevamente sobre el sendero, pronto se alcanza el panel explicativo al pie del baluarte y el arranque de la pasarela acondicionada para acceder sin ninguna dificultad, dejando a un lado el antiguo aljibe, al Castillo de Portilla (798 m). Contemplando los corredores de los ríos Ebro, Ayuda e Inglares, por donde discurrían los viejos caminos y de donde procedían las posibles amenazas en aquella convulsa época medieval, el espectacular emplazamiento de este auténtico nido de águilas, que controlaba las fronteras de los antiguos reinos de Navarra y de Castilla, queda plenamente justificado.

El descenso relajado al sorprendente recinto amurallado de la Villavieja nos mostrará nuevos ángulos del castillo y de la peña de la que emerge. Dentro de la vieja Portiella de Ibda llamará la atención la ruinosa ermita románica de Nª Sª del Castillo, primitiva parroquia de la Villavieja y del propio Arrabal de Portilla hasta la construcción en 1542 de la iglesia actual, dedicada a la Trinidad. Tras contemplar el panorama desde el panel situado junto a la potente muralla occidental, una vieja calzada empedrada nos devolverá al núcleo de Portilla, donde aún se puede callejear para descubrir algún retazo de su noble pasado, o para localizar el tradicional conjunto de fuente, abrevadero y lavadero que marcó uno de los puntos de encuentro del pueblo hasta un tiempo no tan lejano.

Acceso: Portilla, por la Villavieja (15 min); Portilla, por Zabalate y Las Tasugueras (45 min)

Material complementario




catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios

  • item-iconJesus Rodriguez Iglesias
    El 26 de febrero de 2017

    No lo conocia, me han impresioando las fotos, le hare una visita rapidamente, tiene encanto.

  • item-iconLuis Astola Fernández
    El 24 de febrero de 2017

    Muchas gracias, Javi; ya conoces el sitio: tiene tanto encanto, tanta potencia paisajística y tantas connotaciones históricas, culturales y hasta sentimentales para muchos alaveses, que merecía tratarlo con todo el cariño del mundo

  • item-iconJavier Urrutia
    El 24 de febrero de 2017

    Impecable.

  • item-iconRobín García Saiz
    El 24 de febrero de 2017

    La geografía, que es el espacio colectivo, se ha de complementar, como en este comentario, con la historia, que es el tiempo colectivo. Uno tiene poco sentido sin el otro, y al revés. Y lo que fundamenta, a modo relativista, esa unión espacio-temporal, es la materia viva que puebla ese tiempo y ese espacio; los hombres, los animales y las plantas. Si no hubiera materia vital, no existiría nada; ni siquiera el espacio. O nadie lo sabría.