Ir arriba

Lutxarto (665 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
14/04/2017
arrow-iconModificado
14/04/2017

El relieve del Condado de Trebiño se caracteriza por una red de pequeñas sierras y cerrillos alomados que enmarcan los valles donde se cobijan una multitud de aldeas mínimas (51 en total); la proximidad de la capital alavesa ha proporcionado a muchos de estos lugares a punto de despoblarse cierta vitalidad y un pequeño impulso demográfico, a cambio de transformar en los últimos años su rústica fisonomía con la construcción de urbanizaciones y viviendas unifamiliares. Este es el caso, entre otros, de Dordóniz.

Entre esta pequeña pedanía y la capital administrativa del Condado de Trebiño, acotada al N por el cauce de un cantarín río Ayuda/Ihuda, se extiende una de estas cortas sierras, que parece responder al nombre de Lutxarto. Se trata de una estribación nororiental de Cerro (901 m), uno de los montes destacados de este anacrónico enclave burgalés en tierras alavesas. La sierra está formada por dos modestas cotas gemelas, casi de similar altitud, que los mapas denominan con cierta indefinición como Lutxarto o Castillo Viejo. Este segundo topónimo parece sugerir la existencia pretérita de algún castro o emplazamiento defensivo en la zona, pero no hemos encontrado ningún dato que confirme ese supuesto; la cartografía señala otra ubicación cercana al SW con idéntica denominación, por lo que hemos optado por el término Lutxarto, recogido como "Lucharto" en "La onomástica baska en la toponimia del Condado de Treviño" (S.C.Aranzadi. Donostia, 1981) por Deogracias Estavillo, investigador y arqueólogo nacido precisamente en Dordóniz (1893-1974).

El Canto de Dordóniz

No se puede hablar de Dordóniz sin mencionar el llamado "Canto de Dordóniz/Dordonizko harria", documentado por el propio Deogracias Estavillo en la segunda mitad del siglo XX. Se trata de un bloque calizo rectangular de notables proporciones (2,45 m de alto, 86 cm de ancho y 20 cm de grosor), decorado con una figura humana tallada en relieve con los brazos levantados en actitud orante. El monolito se encontraba en posición vertical en una bifurcación de caminos al SW del pueblo, en un rellano al pie del Cerro de San Asensio (901 m); lógicamente era conocido por los vecinos y utilizado por la población infantil como objeto de sus juegos, en ocasiones incluso como diana para ejercitar la puntería.

El Canto de Dordóniz/Dordonizko harria

 

Se cree que esta pieza enigmática y singular procedería probablemente de algún otro lugar sin determinar y, descontextualizada desde el punto de vista arqueológico, plantea dudas a los expertos sobre su función y su posible cronología; se especula con que pudiera tener un sentido religioso o cultural y con su adscripción a época altomedieval (s.VI-VIII), relacionada quizás con el fenómeno eremítico rupestre, que cuenta en la comarca con importantes manifestaciones (cuevas artificiales de Laño, Faido, Marquinez, Baroja...). A mediados de los 60 un anticuario extrajo el "Canto" de su ubicación y lo vendió al Museo San Telmo de Donostia, donde ha permanecido hasta su reciente cesión, tras un proceso de restauración, al Bibat (Museo de Arqueología y de Naipes de Vitoria-Gasteiz), donde se expone al público desde 2015.

(Datos extraídos del folleto "Dordonizko harria/El Canto de Dordóniz", editado por Arabako Foru Aldundia en 2016, con textos de F.R.Varón Hernández).

Desde Dordóniz

Agradable paseo local desde esta encumbrada aldea (640 m), donde merece la pena visitar la portada románica (s.XIII) de su iglesia dedicada a Santiago. En la parte alta del núcleo urbano, tomar la calle El Cerro/Muinoa Kalea, que abandona el pueblo entre casas de nueva construcción, en dirección W y en descenso. En la vaguada, donde hay una pequeña txabola-txoko, el camino gira al N, continúa prácticamente en llano sin confusión posible, recibe por la derecha una pista que asciende desde la carretera, y sigue en la misma tónica hasta el collado formado entre las estribaciones de Cerro (901 m), a la izquierda, y la colina de Lutxarto (665 m), a la derecha (0,17).

Un senderillo marcado con numerosos hitos asciende directamente por la ladera terrosa, cubierta apenas de arbustos raquíticos, hasta la cima de Lutxarto (665 m), señalizada con un hito de piedras; a corta distancia hacia el NE, tras un breve collado cruzado por un tendido eléctrico, se alza la cota gemela (661 m), que se puede alcanzar en pocos minutos. Hermosas vistas hacia Cerro, hacia la sierra de Franco y hacia el núcleo histórico de Trebiño, al pie del Cerro del Castillo (688 m).

Desde Trebiño

En la parte baja de Trebiño (520 m), junto a la carretera que circunvala la población por el S, cruzar el puente sobre el Ihuda y continuar por la pista señalizada como Lutxartobidea/Senda Lutxarto, que asciende por una vaguada hasta el collado abierto entre Cerro y Lutxarto; desde este punto hasta la cima, a la izquierda del collado, la ruta coincide con el itinerario descrito desde Dordóniz.

Accesos: Dordóniz (25 min); Trebiño (30 min)

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios