Ir arriba

Moleta d'Aitana (1.468 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
05/05/2017
Modificado
05/05/2017
1

La Moleta d'Aitana (1468 m) es una preciosa montaña situada en el extremo occidental de la Sierra de Aitana, donde el cordal que marca las máximas alturas del territorio de Alacant se desploma sobre el mítico Port de Tudons, una de las mecas levantinas de los aficionados al ciclismo. En la Moleta, cumbre con todos los ingredientes típicos de Aitana (impresionantes farallones calizos en la fachada septentrional, áspera pero accesible, solitaria, hermosa...), el montañero se reconcilia con esta sierra que le niega el acceso a su máxima cota (Aitana - 1557 m) por motivaciones militares que no llega a entender.

Aunque la carretera de uso restringido que asciende a la base aérea de Aitana serpentea invisible por su ladera meridional, la Moleta es una montaña de líneas puras, virgen de chismes y artilugios extraños, de cumbrera pedregosa, aromática de tomillo y punzante de erizón (Erinacea anthyllis, "coixí de monja"), olvidada y remota, a pesar de su cercanía; un paisaje joven en términos geológicos, y sin embargo antiguo desde una perspectiva antrópica, con huellas de actividades ancestrales (casetas y muros arruinados, bancales incultos, pozos de nieve o clots, semiocultas sendas de pastores...) que, por suerte para nuestra propia memoria, se resisten a desaparecer.

En algún mapa hemos encontrado para la Moleta d'Aitana la denominación de Penya Catxa o Peña Cacha, pero este topónimo parece referirse más bien a una vistosa formación rocosa situada en la ladera N, sobre la pista que se dirige a la Font de l'Arbre.

Desde el Port de Tudons

El Port de Tudons (1031 m) es uno de los hitos clásicos del ciclismo en la Comunidad Valenciana. Por su cumbre cruza la carretera provincial CV-770, entre la Vila Joiosa y Alcoleja, que a partir de Sella se retuerce en revueltas interminables por las faldas de Aitana. En su cota más elevada, donde se puede mendigar algún reducido espacio para aparcar, nace la carretera de uso restringido que asciende por terreno militar hasta la cima de Aitana (1557 m), donde el ejército del aire tiene instalados los radares del EVA nº 5.

La ruta hacia la Moleta d'Aitana sigue las marcas blancas y amarillas comunes a los senderos PR-CV 20 "Tudons-Cima de Aitana" y PR-CV 21 "Tudons-Benifato", que se inician descendiendo del puerto en dirección a Alcoleja durante apenas 250 metros; a la derecha de la carretera parte una pista, inicialmente asfaltada, señalizada con un panel y poste de señales de los PR. En moderada y cómoda pendiente, la pista asciende por la umbría de la sierra entre pinos y carrascas y va dejando atrás la ermita de El Salvador (Vil'la-serra en la cartografía, por el mas al que pertenece), encaramada en un pequeño promontorio (1094 m). Cuando la pendiente se atenúa, el asfalto deja paso al firme de tierra, reforzado con hormigón en un par de repechos.

Sin gran esfuerzo, disfrutando de las amplias vistas que se abren hacia las comarcas de L'Alcoià y El Comtat, enmarcadas por la Font Roja, Els Plans, Mariola y Benicadell, el camino planea entre casetas de recreo y bancales antaño cultivados, al pie de la imponente fachada N de la Moleta d'Aitana; luego incluso desciende levemente hasta la encrucijada de pistas donde mana la Font de l'Arbre (1170 m)(1,00), con su área de mesas anexa a la sombra de los chopos (hasta aquí llega un vial asfaltado de libre tránsito desde la localidad de Confrides).

A partir de la Font de l'Arbre, las marcas de PR continúan al S por un ancho camino ascendente (cadena y señal de camino cortado a 200 m), que abandonaremos en un pronunciado recodo a la izquierda (1,15) por un sendero (derecha, hito y discretas pinceladas rojas) que se introduce brevemente en el pinar. Fuera ya de la zona arbolada, el senderillo trepa por la pedregosa ladera hasta el abierto Coll de l'Arbre (1381 m)(1,30), tendido entre la atractiva silueta de la Moleta d'Aitana (1468 m) y las suaves lomas que se dirigen al techo prohibido de Aitana por el Alt de la Cova (1428 m) y el Ventisquer (1443 m); si se desea, en 5 minutos se puede alcanzar la primera cota y en 15 minutos la siguiente, señaladas con sendos postes de Microrreserva de Flora de la Generalitat y poco más que reseñar salvo su proximidad a las instalaciones de la base militar (30 minutos, ida y vuelta).

De vuelta al coll, el horizonte se explaya al S hacia el Mediterráneo, la comarca de L'Alacantí y el característico perfil del Cabeçó d'Or (1209 m); a nuestra espalda, en dirección contraria, el collado es un espléndido mirador hacia las sugestivas crestas de la Serrella. Desde el collado dos claros senderos trepan por la pelada ladera hacia el corto escalón rocoso que defiende la meseta superior de la Moleta. Por ambos se emplea prácticamente el mismo tiempo; el de la derecha, más directo, nos obligará a realizar una sencilla trepada para acceder a la explanada cimera, mientras que el de la izquierda consigue encontrar un punto débil que permite superar el murete calizo sin soltar los bastones. Sin más dificultades, se alcanza el hito que corona la solitaria y despejada Moleta d'Aitana (1468 m), de hermosos y generosos horizontes (1,45).

Descenso por el Arran dels Esquiladors y el Clot del Tío Virgilio

Para completar el siempre deseable itinerario circular, abandonamos la cima hacia el W, perdiendo rápidamente altura por la amplia cresta. Descartamos un primer hito destacado (1,50), que parece marcar la entrada a una posible brecha que no hemos indagado, y continuamos descendiendo hasta tropezar con otro gran hito de piedras (2,00), confirmado por otro de similares dimensiones un poco más al N; ambos indican el acceso a un tieso corredor que se precipita por la pared septentrional, sin necesidad de usar las manos, hasta una corta terraza al borde del cortado (2,05). La cartografía bautiza este inesperado y atractivo paso como Arran dels Esquiladors, nombre que sugiere su uso como sendero por los pastores en épocas pasadas.

Desde la repisa se puede descender indistintamente al E o al W, siguiendo sendas trochas punteadas en rojo; la de poniente se dirige al encuentro del Clot del Banc dels Esquiladors, uno de los "pous de neu" que recuerdan el comercio de la nieve en Aitana entre los siglos XVII y XIX. Elegimos en este caso la senda hacia levante, que desciende en un trazado espectacular, con algún tramo algo aéreo y algún punto donde habrá que apoyar las manos, hasta los visibles restos del Clot del Tío Virgilio (2,20), en un rellano al pie del formidable cantil.

Una bajada algo incómoda entre bancales arruinados nos deja en la pista seguida en el ascenso, cerca de una nueva construcción con tres características claraboyas en el tejado (2,55). Por terreno ya conocido, el carretil nos devuelve con paso relajado hasta la carretera y el puerto de Tudons (3,30).

Acceso: Port de Tudons (1h 45min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios