Ir arriba

El Bislo (855 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
19/06/2017
arrow-iconModificado
19/06/2017

El Bislo (855 m) es la cima principal de una serrezuela de la comarca burgalesa de Las Merindades, situada en el extremo septentrional del término municipal de Medina de Pomar, en la raya con el municipio de la Merindad de Montija. La mayor parte del monte se inscribe en terrenos de la pedanía medinense de Santurde, donde parecen denominarlo como Peñamazo, haciendo extensivo a toda la sierra el nombre de una insignificante cota del cordal cercana a la cima. Uno de los cinco habitantes permanentes de La Riba, pequeña localidad asentada en su ladera oriental, nos confirmó en interesante charla toponímica el nombre de El Bislo, señalado también en la cartografía del IGN, para designar al monte y a su cota principal.

El Bislo es una montaña de presencia notable y razonable prominencia, prácticamente desconocida fuera del ámbito local y sorprendentemente olvidada en el mundillo montañero; olvido a todas luces injusto, tanto por su importancia objetiva, como por disponer de caminos y senderos que permiten trazar rutas cómodas e interesantes para conocer este escondido rincón burgalés.

Salvo en sus resecas laderas meridionales, donde aparecen esporádicamente los quejigos (Quercus faginea), toda la sierra es una mancha uniforme de coscoja (Quercus coccifera), que trepa incluso hasta la línea cimera, limitando la panorámica; al pie de la montaña, especialmente en su vertiente oriental, se conservan praderas adehesadas salpicadas de hermosas encinas, que mantienen al menos un rebaño de ovejas del pastor de La Riba y la vacada de un vecino de Santurde.

Desde Santurde

La ruta propuesta para conocer esta montaña es un recorrido circular en sentido horario desde la localidad de Santurde, situada junto a la carretera N-629 (Oña-Colindres), a poco más de 5 km de la monumental y dinámica ciudad de Medina de Pomar, cabeza administrativa de su término municipal. El río Trueba, que nace en el circo de Lunada, alimentado por las abundantes nieves y nieblas de los gigantes Castro Valnera, Picón del Fraile, Peña Lusa y La Inmunia, divide el núcleo de Santurde en dos sectores y le proporciona un especial atractivo, además de mover en su día las ruedas de un molino harinero y de un molino de aceite (para la producción de aceite de linaza a partir de las semillas de lino).

La ruta se inicia una vez cruzado el puente sobre el Trueba, en el denominado Barrio de la Iglesia de Santurde (620 m). Situados en la orilla izquierda topográfica del río, lo seguimos aguas arriba por la calle hormigonada, luego pista de grava, coincidente brevemente con el trazado del GR 1006 "Ruta de los Monteros"; dejadas atrás las últimas viviendas y el poste que señala el desvío del GR a la izquierda, proseguimos por la pista hasta el cercano depósito de aguas. El camino, difuminado entre la hierba, continúa por la pradera contigua, ascendiendo suavemente por la hermosa vaguada; el corzo, sorprendido, nos saluda con su ronco ladrido.

Al acabar el prado, la senda se define y se estrecha; más adelante, la pendiente se acentúa y el camino se llena de cantos desprendidos de las rocas de conglomerado. Me comentaba un paisano en Santurde que, el día de la fiesta del pueblo (por San Roque, a mediados de agosto), los vecinos tienen costumbre de ascender a Peñamazo, pero dibujando el círculo en sentido contrario al descrito; uno de los motivos es precisamente la incomodidad del tramo que estamos transitando, que se hace duro para la gente mayor (sin duda también influye en el sentido de la ruta la costumbre de almorzar tranquilamente en Las Campas, a mitad de camino de la cima).

Después del repecho, el camino se decide a trazar un par de zetas, lo que permite recomponerse y alcanzar de manera elegante el canto del cordal. Un sendero bien definido serpentea a plena loma entre el tupido coscojar; miles de telarañas, preñadas de rocío, brillan al sol de la mañana entre los brezos. Casi sin notarlo, se alcanza un punto en la cuerda, justo donde se abre un ligero claro en la vegetación, que huele a cima; llama la atención a la derecha un pequeño corro, con paredes de piedra muy rebajadas, evidentemente obra humana y añeja, aunque no hemos sabido encontrar ninguna referencia al respecto. Para evitar dudas a los que vengan detrás, levantamos un pequeño hito en lo que nos parece el punto más alto de El Bislo (855 m). La pequeña ventana entre las carrascas permite alargar la mirada hacia el NE, donde se muestra el perfil quebrado de los Montes de la Peña, por encima de la Pelada (968 m).

Descendemos por el lado contrario al de llegada, por la pisada senda que corre al SE, hasta alcanzar el jugoso praderío de Las Campas, con sus hermosas encinas, a la vista de la aldea de La Riba; señalar que, en la ruta seguida hasta este punto desde Santurde, no existe ni una sola señal, marca de pintura o hito, algo que nos congratula por lo inusual en estos tiempos de montañas excesivamente domesticadas.

En el collado que se forma con el boscoso y alargado Corralón (798 m), se dibuja una amplia pista donde, ahora sí, un poste de señales indica la dirección a Santurde, Villatomil y Medina de Pomar por el PRC-BU 136 "Los caminos de San Román" y el GR 186 "Caminos de Medina". No es necesario llegar hasta las balizas; en el último árbol, junto a la alambrada que corta la pradera, los brochazos rojos, blancos y amarillos nos devuelven a la plácida tiranía del sendero señalizado. El camino realiza un suave y prolongado flanqueo al W por la ladera meridional de la sierra y desciende luego con más decisión hasta entrar en Santurde por el Barrio del Monte; una vez junto al Trueba, donde localizamos un panel de la Red de Senderos de Medina de Pomar, seguimos la calle río arriba hasta el puente donde iniciamos la ruta (2,00).

Merece la pena, antes de abandonar el pueblo, acercarse por una calleja hormigonada a la iglesia de San Vicente, no tanto por el edificio en sí, muy reformado y con escaso interés, cuanto por contemplar la anciana y monumental morera que lo custodia, resquebrajada, apuntalada y con un futuro poco halagüeño, a la vista de su estado.

Desde La Riba

Se alcanza la localidad de La Riba, distante 10 km de Medina de Pomar, desde un cruce anterior a Salinas de Rosío, en la carretera que une La Cerca con Castrobarto. Desde el lavadero de esta apartada aldea (702 m), que conoció mejores tiempos, parte una amplia pista al S, señalizada con las marcas rojiblancas del GR 186, que asciende al collado con Santurde, en el término de Las Campas (728 m), abierto entre El Bislo (855 m) y El Corralón (798 m).

Hay que trasponer una portela metálica en la cerca de alambre y, haciendo caso omiso a las señales que nos dirigen hacia Santurde, seguir el camino que asciende pradera arriba al NW, entre las encinas, hasta enlazar con el reseñado en el descenso desde la cima a este punto en la anterior descripción. La senda, entretenida y de moderada pendiente, conduce sin pérdida a la cima de El Bislo (855 m), marcada con un pequeño hito.

Accesos: Santurde (1 h); La Riba (40 min)

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconLuis Astola Fernández
    El 19 de junio de 2017

    Buscando información para la elaboración de esta reseña, la única referencia documental que me consta sobre El Bislo/Peñamazo corresponde a un track (Santurde-Peñamazo-Santurde) publicado en Wikiloc en 2010 por el ubicuo Matoni, coincidente total y felizmente (es la ruta más lógica y "redonda" para conocer esta cima) con el itinerario circular descrito aquí desde Santurde; espero que Roberto lo incorpore pronto a esta ficha.