Ir arriba

Horca, Cerro de la (857 m)

remove-icon
Angel Gil Garcia
arrow-iconFecha Alta
30/09/2017
arrow-iconModificado
01/10/2017

El Cerro de la Horca (857 m) tiene su espacio compartido entre los montes de Treviño y el bosque alavés de Izki. Es el extremo occidental del cordal de Belabia (971 m) y el vértice SW de la demarcación del parque natural de Izki.

Su cima se identifica por unas señales de coto de caza que sustenta, su prominencia de 21 m se fija en un portillo (836 m) al ENE que la separa del Cerro de San Cristóbal (923 m). A este lugar podemos bajar desde la cima yendo a la par de la alambrada por un impresionante bosque de roble melojo.

Como elemento peculiar, común en los montes de Treviño, encontramos al inicio del recorrido un cartel que nos informa sobre el nª de monte, el topónimo del paraje y las poblaciones a las que pertenece: "Monte de U.P. nº 175 -Busturia- Propiedad de J.J.A.A. de Albaina, Laño y Pariza".

Desde el K. 26,050 de la carretera CL-127

Aparcamos en una amplia entrada al monte (770 m) que encontramos a mano izquierda, próxima al K.26, yendo dirección Vitoria/Gasteiz.

Seguimos la carretera, hacia Bernedo, unos 350 m hasta encontrar un camino de entrada al monte, a la izquierda, con el panel típico de los montes de Treviño a la vista en el que consta lo arriba expuesto. Vamos por el vial indicado, atravesando un pinar, hasta alcanzar una puerta metálica.

Tras pasarla, tomamos un camino a la izquierda (N), que va parejo a una alambrada, y nos posiciona en la cima (857 m). Su trazado es limpio en lo que a vegetación se refiere, con solera de roca arenisca y nos sorprende por la fuerte pendiente que presenta en algunos tramos.

Acceso: K.26,050 de la CL-127 (15 min)

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 26 de noviembre de 2017

    Para sacar todo el provecho a esta modesta montañita inmersa en los preciosos robledales de Izki, puede realizarse una bonita y breve ruta circular desde el puente sobre el Ayuda, en las cercanías del cementerio de Urarte, dejando para el postre el agradable camino que acompaña al río hasta Markinez (Senda de los Molinos), alcanzando este elegante pueblo en poco más de media hora. Para el Cerro de la Horca, una vez pasado el cementerio de Urarte, la pista asfaltada deja a la izquierda la Senda de los Molinos, cruza un puente y continúa unas decenas de metros más, dejando a la izquierda una curiosa repisa. Enseguida, del vértice de una cerrada curva a la derecha antes de que desaparezca el asfalto, y justo después de dejar a la izquierda el desvío balizado hacia la Senda de Botondela, otro camino se interna en una bonita vaguada alfombrada de hierba, donde pace habitualmente ganado vacuno. No resta sino continuar camino arriba por el fondo de la vaguada (o un poco por encima), dejando unas curiosas paredes a la derecha, hasta salir al arbolado cordal, inmersos en el magnífico robledal de Izki. Girando a la derecha por un delicioso camino muy naturalizado, llegaremos a la cima en poco tiempo. Prosiguiendo después el cordal, y tras superar una pequeña cota con pinos y robles, el evidente camino nos devolverá al punto de partida (a la pista asfaltada) en un suave y agradable descenso en terreno de monte abierto plagado de matas de espliego y con buenas panorámicas hacia Trebiñu. En este rincón de Izki, especialmente bonito en noviembre, las posibilidades de inventarse rutas más o menos largas son amplias. Con la ayuda del mapa, se puede recorrer todo el cordal de Botondela y Belabia para bajar a Markinez y regresar a Urarte junto al río, por la bonita Senda de los Molinos.