Ir arriba

Penyes de l'Ombria (898 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
21/11/2017
arrow-iconModificado
21/11/2017

Ensombrecida por la popularidad y la espectacularidad de la Bèrnia, la Serra del Ferrer pasa desapercibida para buen número de aficionados a la montaña; solo los más curiosos y atrevidos se aventuran a recorrer el filo de sus crestas, cortadas a pico al W, frente a las redondeadas lomas del Carrascal de Parcent, sobre el profundo valle surcado por los barrancos que alimentan las fuentes del Algar.

Unida a la Serra de Bèrnia a través de los altiplanos de Les Planisses y Cases de Bernia, la Serra del Ferrer se despliega de N a S entre el Coll de Rates, paso de la carretera CV-715 entre Parcent y Tárbena, y el mítico tajo del Passet dels Bandolers, profunda brecha que la separa del Penyot de l'Orenga (784 m). En su recortado perfil, tres cotas destacan sobre el resto: la Penya de Rates o Talaia (783 m), sobre el coll de Rates; las Penyes de l'Ombria (898 m), techo de la alineación; y la Penya Gran (774 m), que forma el flanco N del Pas dels Bandolers.

Poco transitada, con precarios senderos en su zona superior y con una señalización inexistente o muy básica (algún hito y puntos de pintura roja o verde, según la ruta elegida), las crestas de la Serra del Ferrer, especialmente las situadas al S de su cota más elevada y al N del collado donde llega el camino del Masserof, quedan reservadas a montañeros habituados a bregar con este tipo de terrenos; a evitar, por el mismo motivo, en días de niebla, lluvia o viento fuerte.

Desde las Casas del Masserof

El Masserof es una pequeña partida de caseríos dependiente de Xaló, con algunos restaurantes y hasta un curioso museo, distante 5 km de esta localidad por la carretera de Bèrnia, CV-749. Tras la última casa, situada a la izquierda del asfalto y con espacio para aparcar (443 m), la carretera traza una curva, de donde sale una pista en dirección a la sierra; algo elevado a la izquierda del camino se ve un restaurante de vivos colores.

La pista asciende suavemente entre bancales de almendros y serpentea luego con desnivel sostenido en dirección a un promontorio desgajado de la sierra, que superamos por la derecha hasta el colladito que se abre detrás, donde aparece el Pouet de la Canal. Tras un último repecho por la vaguada, el camino muere de forma súbita al tocar el canto de la sierra. Un hito marca el inicio de un senderillo, que se difumina a menudo mientras avanza a plena loma procurando evitar en lo posible los tramos de cresta. El imponente peñasco cimero se puede negociar por una empinada canal de piso terroso a la derecha de la cima, o directamente por la sólida cresta NE, donde será necesario apoyar las manos en algún punto.

Acceso: El Masserof (1h 50min)

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios