Ir arriba

Otero, Alto del (84 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
arrow-iconFecha Alta
07/12/2017
arrow-iconModificado
07/12/2017

Fueron muchos años durante los cuales el reloj de esta torre estuvo dormido y callado por cansancio de su deteriorada maquinaria. Pero hoy en día suena felizmente, aunque sin demasiadas pretensiones. No avisa de que vaya a tañer; directamente da las campanadas horarias que te pillan por sorpresa, sin alertarte previamente para poder empezar a contar sus toques.  Dicen los mayores de la localidad que la hoy en día conocida como Torre del Reloj ejerció de faro cuando la ría de Limpias aún era navegable; más tarde sirvió de pararrayos. Es probable que fuera utilizada para avisar en los casos de emergencia, a modo de campanario, dada la altitud a la que se encuentra, su semejanza con una torre de iglesia y que además se comunica visualmente con una veintena de templos de la zona.

Pero la anécdota más peculiar que se cuenta del reloj que la ocupa está ligada al adinerado D. Manuel Eguilior y Llaguno, conde de Albox, quien allá por el siglo pasado era el único en el pueblo que podía permitirse ser dueño de un reloj, razón por la que los vecinos le pedían constantemente la hora. Para contentar a todos el conde ordenó la instalación de un reloj cuyas campanadas podían escucharse en toda la comarca cada vez que daba las horas.

Desde la avda. del Conde Albox (Limpias).

Es conveniente dejar el vehículo en el aparcamiento habilitado junto a la iglesia del Santo Cristo y de allí descender hasta poco antes de las antiguas escuelas para girar entonces a la derecha y coger el sendero abierto hasta la Torre.

Accesos: aparcamiento iglesia Santo Cristo, 15 minutos.

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios