Ir arriba

La Tossa (553 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
22/12/2017
Modificado
22/12/2017
1

Desgajadas a oriente del sector tortosino del complejo macizo de Els Ports, dos voluminosas montañas gemelas de altitud relativamente modesta, La Tossa (553 m) y Penyaflor (514 m), flanquean al N y al S respectivamente el Barranc de la Conca, por donde se desliza la carretera de acceso a la localidad de Alfara de Carles. Se trata de dos montañas individualizadas y con importante prominencia, que pueden pasar sin embargo desapercibidas al estar situadas bajo los farallones calizos del sector L'Espina (1204 m)-La Coscollosa (879 m), donde la mirada se deja atrapar con facilidad por relieves tan airosos y llamativos como La Moleta (812 m) o el Tossal de Montclí (962 m).

La Tossa (553 m) cierra el flanco oriental del circo de montañas donde se esconde la pintoresca localidad de Alfara de Carles, encumbrada en un cerrillo de calles concéntricas que remata la torre de su iglesia, dedicada a Sant Agustí (s.XVIII). En los últimos tiempos, casi todo en Alfara gira en torno a la figura de Joan Pujol, "Panxampla", un mítico bandolero local de finales del siglo XIX elevado a la categoría de héroe popular, a la manera de José María Hinojosa "El Tempranillo" o Diego Corriente en otros lares; un itinerario urbano rememora su vida en varios paneles mientras recorre los lugares más representativos de la localidad.

Alfara presume con razón de ser una de las puertas de entrada al macizo de Els Ports; no en vano, es lugar de paso del GR 171, sendero que enlaza a lo largo de 276 km y 15 etapas el Santuario de Pinós, en la comarca ilerdense del Solsonès, considerado el centro geográfico de Catalunya, con el Refugio de Caro, situado en el corazón de este carismático sistema montañoso. En concreto, la última etapa del GR 171 asciende desde Paüls al cordal de L'Espina, a oriente del Tossal de Montclí (962 m), pierde en el descenso a Alfara todo el desnivel ganado para cruzar la sierra y, por la ermita de Sant Julià (s.XII-XIII), antigua iglesia del despoblado de Carles, y el área recreativa del Toscar, remonta la cabecera del barranc de la Vallfiguera y la umbría de la Tossa de la Reina (1119 m) para ganar la urbanización donde se asienta el Refugio de Caro, al pie del emblemático Mont Caro (1441 m).

La ruta a La Tossa (553 m), un cerro modesto, profusamente revestido de vegetación de porte arbustivo típicamente mediterránea (brezos, romero, aulagas, lentisco...), no resulta tan épica ni tan vistosa, pero a cambio ofrece unas panorámicas incomparables hacia el paisaje de montañas por donde se desarrolla el GR y, en la vertiente contraria, hacia la llanura surcada por el Ebro en su camino al cercano Mediterráneo. En cualquier caso, La Tossa está ahi, y merece la pena recorrer las sendas que conducen a su cima.

Desde Alfara de Carles

Ruta sencilla, cuya mayor dificultad reside en acertar con el inicio de la única senda realmente pisada entre la enmarañada y densa vegetación que cubre las laderas del monte. Sin entrar en el núcleo histórico de Alfara de Carles (325 m), junto a un panel del Parc Natural dels Ports y otro más pequeño sobre la ruta de Panxampla, un letrero señala a la derecha la dirección hacia la "Via Verda" y las Àreas recreativas de la Font Nova y de la Font Vella. Seguimos durante 350 metros en sentido SW la calle que desciende al Barranc del Llop, hasta una zona de juegos infantiles; cruzamos el cauce por el puentecillo inmediato y continuamos aguas abajo por el estrecho camino asfaltado que resigue el margen derecho del arroyo. A poco más de 300 metros desde el puente, junto a un poste de señales que indica la continuidad por la pista hacia el Àrea de lleure de la Font Nova, se separa a la derecha (0,08) un empinado ramal hormigonado.

Ascendemos por esta rampa, la Costa de la Creu, que gana rápidamente altura, deja a un lado una pequeña antena y finaliza en un rellano elevado, el coll de La Creu (370 m)(0,16), donde se divide en múltiples caminos agrícolas. Debemos tomar la pista que remonta a la izquierda, cruzada a media rampa por una cadena que impide el paso de vehículos. En la primera curva cerrada a la derecha (0,20), dejamos la pista principal, que conduce a un olivar cuidado con mimo, donde hay una caseta y vociferantes perros enjaulados, y seguimos de frente junto a un bancal de olivos, por el camino que rodea completamente un modesto promontorio (416 m) y enlaza en un amplio collado (392 m) (0,25) con el que atajaba por la explotación agraria.

Desde la explanada, seguimos la pista al NE durante 300 metros, atentos al inicio de un senderillo a la derecha, marcado con un pequeño hito, que es la única vía transitable hacia la cima entre la espesa maraña. La senda, bastante pisada, gana altura y horizonte con decisión y alcanza un rellano, ya en la loma cimera, donde acaba desapareciendo. Un disimulado sendero (hito), se introduce a la derecha entre una pequeña mancha de coscoja, y asciende sin confusión posible, apoyándose en el espinazo W del monte, hasta el promontorio rocoso de La Tossa (553 m) (0,45); las vistas, gratas y amplias, mejoran notablemente desde el cercano afloramiento calizo al S de la cota cimera.

Se puede alargar notablemente la ruta siguiendo al N, y luego al NE, la senda que recorre la cresta y el paraje de Les Ombries, hasta el arruinado Mas de Venanci (1,05), situado sobre la carreterilla de la Font Nova (Camí de Xerta a Alfara de Carles, en la cartografía del ICC). La cinta asfaltada nos devolverá junto al cauce del Barranc del Llop, en un recorrido prácticamente llano y algo monótono, a las calles de Alfara de Carles (2,00).

Acceso: Alfara de Carles (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios