Ir arriba

San Juan (611 m)

remove-icon
Angel Gil Garcia
Fecha Alta
15/02/2018
Modificado
15/02/2018
4

Los núcleos urbanos de Barasoáin y Garínoain, adosados entre ellos, se ubican al E de la carretera N-121. Separado por este trazado, el río Cidacos y la vía férrea se encuentra una gran porción de los términos municipales de ambas localidades. En este amplio espacio hay varias ermitas, un árbol monumental y el cerro de San Juan (611 m), referente de esta reseña.

San Juan (611 m) es un pequeño relieve que visto desde el S, E y W ofrece una imagen atractiva. Por el N esta unido al conjunto espacial de Muruzaran (641 m), constituyendo un apéndice del mismo al SE. El punto geográfico que determina su modesta prominencia, unos 24 m, se halla en esta última parte. Su fisonomía es la de un cerro testigo con flancos de pronunciada pendiente y una superficie cimera plana, transformada en un campo de cultivo. Cuenta con los elementos característicos de un castro preromano; área plana rodeada por un grueso muro y una sola entrada en fuerte pendiente. A pesar de ello no figura en el catálogo principal de castros de Navarra.

La cima se reconoce por ubicar un taco geodésico y es un buen mirador del sector de la Valdorba llana.

Como atractivos culturales y naturales, además del monte, están la ermita de San Juan en la parte SW del relieve, el solar de la ermita de San Miguel junto a un cruce del acceso, la ermita de santa Cecilia (WGS84 30T 608387 4716573) en lo alto de un cerro amesetado (582 m) y el monumento natural navarro nº-41 "Quejigo de Garínoain" (WGS84 30T 607858 4716386), junto al arroyo de la Majada. Estos dos últimos lugares están aledaños a la pista "camino del Monte", transitable con todo tipo de vehículo.

Desde cruce en el camino de Tirapu

El inicio se va a establecer en una encrucijada (503 m), punto donde dejamos una pista asfaltada y tomamos una de grava.

Al lugar accedemos dejando la carretera N-121 en el K. 25,700, frente a la entrada de Garínoain, llegamos a la altura de una depuradora de aguas residuales, antes de pasarla giramos a la derecha (N), nos guiamos por unas señales que nos encaminan a la planta experimental Barasoáin de Acciona. las cuales nos posicionan en el cruce de inicio del acceso.

Tomamos la pista blanca (N) y llegamos a una bifurcación, un tramo antes salé un camino herboso a la derecha que despreciamos, donde optamos por el ramal de la derecha (NE), menos marcado, que nos posiciona en la plana del monte, tras pasar a medio trayecto por la ermita de San Juan.

Alcanzada la finca que corona el cerro, buscamos la cima (611 m) en el borde SE, señalada con un taco cartográfico. Posteriormente podemos rodear el campo para apreciar algunos tramos del grueso muro que lo cercaba.

Acceso: Cruce en el camino de Tirapu (35 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios

  • item-iconAngel Gil Garcia
    El 18 de febrero de 2018

    Dejandome llevar un tanto por la dedución y otro tanto por la imaginación, comento un aspecto, entre lo místico y lo mágico, que me sugirió este cerro, que por diversos motivos he visitado tres veces en una semana.

    El relieve está enclavado en una excelente posición paisajística, para ver panorámicas como para ser observado desde otros puntos. El topónimo de San Juan, afianzado por una ermita dedicada a este santo, me lleva a pensar que se produjo una sacralización de un ancestral culto al sol, por parte del catolicismo, a través de este Santo. Cuya festividad coincide con el día en que la tradición, no así la astronomía, considera mas largo del año, considerando como día las horas de luz en oposición a la noche que serían las horas de oscuridad.

    En conclusión, por su posición espacial estratégica y por las connotaciones de su topónimo, me inclina a pensar que podrían haberse celebrado rituales de culto al sol en su corona cimera.