Ir arriba

Calero, El (180 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
arrow-iconFecha Alta
07/03/2018
arrow-iconModificado
08/03/2018

Cota cercana a Pobeña que se puede alcanzar fácilmente siguiendo las balizas del GR 123.

Todos los años, hacia mediados de  julio, Pobeña recuerda su pasado minero escenificando la vida de finales del siglo XIX con la puesta en movimiento de una quincena de escenarios y más de cien voluntarios que se caracterizan en un intento de mostrar cómo era la vida antes de la llegada de las diferentes compañías extranjeras y de la explotación industrial del mineral de hierro.  “Pobeña 1890”, organizado por el centro Trueba, es el nombre del este proyecto cultural que trata de recuperar la memoria de la minería tradicional.

Los escenarios se reparten por todo el pueblo, y un carretero, carreta de bueyes cargada de mineral de hierro, es el nexo de unión, recordando cómo toda la vida giraba en torno a la extracción tradicional de los cotos mineros y su transporte hasta la rentería donde era almacenado  a la espera de la llegada de los barcos venaqueros.

Este rico mineral de hierro (vena) encartado era transportado por cabotaje por los pescadores de Plentzia y Mundaka hasta todas las ferrerías de la corona de Castilla próximas a la cornisa cantábrica.

En ocasiones el mineral de hierro recorría largas distancias como era el caso de las ferrerías de Urdazubi/Urdax. Desde hace varios años la asociación cultural Itsas Begia de Ziboure recrea ese trayecto y entrega el mineral a los ferrones de monjes de Urdazubi/Urdax en una bonita fiesta  a celebrar el primer sábado de agosto, acto al que se suman activamente los integrantes de “Pobeña 1890”.

Pobeña y Urdazubi/Urdax están históricamente unidas por el mineral de hierro y, ahora, están trabajando acuerdos de hermanamiento para unir estas localidades con proyectos comunes culturales y sociales.

Desde Pobeña (Musquiz).

Valiéndonos de las marcas blancas y rojas del GR 123, iremos ganando altura de forma sencilla y cómoda. En un momento dado, el trazado hace un giro brusco a la derecha para volver a girar más tarde hacia la izquierda. En ese punto tendremos sobre nosotros el collado que forma la cota que nos ocupa con la de El Haba, collado fácilmente distinguible por tener tres pinos de gran porte. Dejaremos entonces la GR para subir junto a una encina hasta el citado collado y de este alcanzar en pocos minutos la cumbre por su vertiente S.

Una vez de regreso en el collado, se puede continuar hacia El Haba subiendo directamente a la cima por la cara norte de esta cota.

Accesos: Pobeña, 30 minutos.

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios