Ir arriba

Peñalba de Lérdano (1.244 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
27/11/2016
145



Cumbre de Los Montes de Peña o Sierra de La Magdalena, entre los valles de Mena y Losa. Esta sierra se halla en plena divisoria cantábrico-mediterránea y alcanza su máximo exponente en Peña Mayor ( 1.256 m ).

Esta cima se observa altiva e impresionante desde el valle de Mena, el cual domina con un desnivel cercano a los 1.000 metros. La vertiente N, es muy abrupta con corredores herbosos inclinadísimos que llevan a la parte final rematada en paredes verticales. No es de descartar la posibilidad de ascenso del corredor herboso que queda justo al W de la cumbre de Peñalba de Lérdano ( 1.243 m ), constituyendo la salida a la cresta rocosa címera el mayor problema junto con la dificultad para acceder a la base al final de un bosque poco transitable y de difícil orientación.

Las rutas normales pasan por el llamado Portillo de Lérdano ( 1.136 m ), al W de la cumbre. En la vertiente N de ese collado se abre una cavidad que toma, asimismo, el nombre del paraje en el que se enclava.

Desde el valle de Losa, partiendo desde Villabasil ( 725 m ) o Castresana ( 711 m ), se alcanza fácilmente este abrupto paso entre peñas. Mucho más interesante es desde el valle de Mena partiendo del apeadero de tren de Vigo-Siones ( 470 m ) a 6 km de Villasana de Mena ( 317 m ).

En la vertiente SE de Peñalba se halla un característico monolito rocoso llamado El As de Bastos o el Chorizo, y que ha sido escalado mediante la técnica de la escalada artificial por su parte extraplomada.

Al E de la peña el cresterío, escarpado pero practicable, desciende hasta el portillo de Avellaneda ( 1.065 m ), también accesible desde Mena, que separa esta montaña del Tres Dedos ( 1.167 m ).


Desde el Valle de Mena

De Villasana nos dirigimos a Vallejo y Siones, tomando aquí el ramal que lleva a El Vigo ( 466 m )(también se puede partir de la estación de Vigo - Siones). A la entrada de la aldea hay un túnel del ferrocarril de La Robla. Iniciando la marcha en este punto, tras pasar por debajo de la vía seguimos (S) una pista que discurre a través del bosque y lleva al diminuto cementerio. Pasando la cerca y el abrevadero que hay al lado, la pista desemboca en una amplia ladera desforestada. Continuando de cara a la peña, enseguida cruzamos la pista procedente de la estación.

En este claro herboso donde hay acebos diseminados tenemos dos posibilidades: entrar en la campa que tenemos a la derecha o proseguir el ascenso por fuera de la valla. Después va a resultar más evidente la segunda opción, así que seguimos subiendo por una senda poco marcada. Pasados unos robles, progresando ya entre hayas, el sendero va en busca de la alambrada. Tras cruzarla mediante unos peldaños, tomando rumbo SW iniciamos una larga diagonal a media ladera. La pendiente es regular y mantenida. La senda está marcada con hitos y ocasionales trazos de pintura roja. Entre las hayas vemos plataformas de antiguas carboneras. También hay algún tramo con avellanos.

Al llegar al pie del roquedo, el sendero remonta un paso angosto, avanza sobre una cornisa y se asoma al valle junto a un promontorio donde hay un tejo. Poco más adelante, al asomarnos a un circo cubierto por el hayedo, el sendero tiende a girar hacia la izquierda. Las huellas de paso se dispersan por la ladera mientras ganamos altura a plena pendiente (SE). Al superar el arbolado, cerca ya del collado, queda a la izquierda, semioculta entre los arbustos, la entrada a la cueva de Lérdano. Tiene una vistosa bóveda. Más arriba destaca otra cavidad.

Al dar vista al Valle de Losa en el Portillo de Lérdano (1.136 m), donde hay una charca, giramos a la izquierda (ENE), dejándonos guiar por los rastros de una senda y las marcas amarillas procedentes de la otra vertiente. Faldeando un escarpe por la cara norte, salimos al cordal cerca de la cumbre de Peñalba de Lérdano (1.244 m) (1,45). Además del vértice geodésico hay dos buzones y restos de otros dos. Se domina toda la Sierra Magdalena o Montes de la Peña, destacando a lo lejos la proa de Castro Grande ( 1.094 m ) y más cerca las cotas de Tres Dedos ( 1.167 m ). Contrasta el plano inclinado de la vertiente meridional con el corte de la cara norte. Sorprende la diferencia de los valles: verde y urbanizado el de Mena, árido y con aldeas desperdigadas el de Losa.

La ascensión merece ser combinada con la visita al singular monolito del As de Bastos, situado en la vertiente sur, al SE de la cima. Hay dos formas de bajar que se pueden combinar en una travesía de unos tres cuartos de hora. Descendiendo directo hacia el sur, marcas amarillas llevan por terreno calizo hasta el hayedo. Siguiéndolas a través del bosque, antes de llegar a una de las pistas de Villabasil abandonamos la ruta balizada por la izquierda (E), yendo en busca del roquedo donde se encuentra el inconfundible y curioso As de Bastos. La vuelta la realizaremos por un sendero marcado con hitos que discurre más al este. Progresando entre escarpes rocosos por terreno herboso se vuelve a alcanzar el vértice de Peñalba.

Desde Villabasil

En Villabasil ( 725 m ) un carretil hormigonado a la salida del pueblo se transforma en una pista que se dirige a la ermita de Nuestra Señora de Establado ( 767 m ). Algunas pequeñas cruces señalan la ruta que cruzando una lánguida loma permiten llegar al templo.

Un kilómetro antes de la ermita, a la izquierda un ramal finaliza en una captación ( 865 m ), precedida de un abrevadero. Remontar directamente una comba herbosa que asciende a la derecha del linde del bosque. Subir por ella ( hitos y marca de pintura amarilla ). A media altura, antes de enfrentarse al roquedal, se desvía a la izquierda y al amparo de escuálidas hayas progresa, ya fuera del mismo, por una empinada pendiente de hierba y algunas rocas para salir directamente a la cumbre de Peñalba de Lérdano ( 1.244 m ).

En el descenso seguiremos la cresta oriental. El terreno más cómodo se encuentra ligeramente a la derecha de la línea divisoria, siempre muy cerca de la misma. Se alcanza, entonces, un circo herboso por el cual se desciende decidamente (SE). Una pequeña traza evita la roca y nos coloca ante el mismísimo "As de Bastos" ( 1.136 m ), aguja sumamente estética, que se presenta, de improviso, como un gran pulgar levantado hacia el cielo. Desde aquí se puede descender a buscar la captación de aguas ( 865 m ) o llegar a la ermita de Nuestra Señora de Establado antes de retornar a Villabasil.

La cara S puede ser remontada buscando el itinerario más lógico entre empinados corredores de hierba cercados por murallas rocosas agujeradas, al alcance de los montañeros entrenados.

Desde Castresana

Saliendo de Castresena ( 711 m ) por una pista agrícola en dirección N se llega a la ermita de San Mamés ( 793 m ). Desde este lugar se puede alcanzar en dirección NE el portillo de Lérdano ( 1.136 m ) y seguidamente la cima de Peñalba de Lérdano ( 1.244 m ).

As de Bastos (MD)

Es el nombre que se le dio a la pintoresca aguja que se localiza en al vertiente SE de Peñalba de Lérdano ( 1.244 m ). Asemeja un pulgar hacia arriba o un percebe. En alguna de sus múltiples perspectivas da la sensación de que es mayor el volumen de su cima que el de su base. Un gigantesco alfil de un ajedrez natural. El buen e imaginativo observador también sabrá localizar, no muy lejos de la aguja, la silueta de su fiel compañero en las batallas por los escaques, el caballo...

El "As de Bastos" forma parte de los grandes hitos de la escalada en el entorno del País Vasco. En la década de 1920, el Pico del Fraile de Orduña y el Diente del Ahorcado, habían sido desafiados y coronados con éxito. En la década de 1950, se inicia la búsqueda de la "dificultad". Ya no se pretende acceder a las agujas más aéreas siguiendo sus vías normales, sino siguiendo las líneas más atrevidas. En esa época se abordó, por ejemplo, la escalada artificial del gran desplome que forma la barbilla del ya mencionado Pico del Fraile. La oportunidad de efectuar una realización en ese estilo lo proporcionaba esa pequeña aguja aneja a la Peñalba de Lérdano.

La existencia del monolito fue dado a conocer por la revista Pyrenaica. Los detalles de la ascensión se describe en el núm. 29 de 1953 de la revista. La cordada estaba integrada por Floreal de la Iglesia y Ángel Landa, del Grupo Alpi­no Turista de Barakaldo, y José Luis López Pantoja, del Grupo de Babcock & Wilcox y del Centro Excursionista Vizcaíno, cordada que fue reforzada por Fortunato Iturbe, pre­sidente del GAT de Baracaldo y del Gru­po de Empresa de la General Eléctrica Es­pañola. En un primer abordaje, un 10 de mayo de 1953 se escaló en libre la pequeña arista que conduce a una placa lisa, donde, perforando la roca se instalaron remaches de 7 mm. Así se accedió a la grieta donde se usaron cuñas de madera y clavijas. Según la crónica, la clavija fundamental que condujo al éxito de la escalada la colocó Angel Landa, en posición muy difícil y arriesgada en la fisura que existe justo encima de la placa anteriormente mencionada, a la izquierda de otra grieta aún mayor que se propaga hacia la cima. Ese sección de la pared sería abordada por Floreal de la Iglesia, que tras más de tres horas de escalada conseguiría alcanzar la pequeña cima del As de Bastos, donde dejaron un buzón con un libro de firmas.

La escalada se desarrolla por su vertiente desplomada. Hay buenas razones técnicas para ello, y es que, la segunda sección de la aguja, la que desploma levemente, presenta una grieta que permite un buen emplazamiento de clavijas. Antes de alcanzar esa fisura, la progresión se realizó utilizando remaches.

Situados en la parte trasera de la aguja, escalar un primer espolón tumbado (III)(1 clavo) para alcanzar una pequeña plataforma. Escalar el muro vertical (A1) equipado con tres remaches, y proseguir por una primera fisura (2 clavos). Por encima se encuentra la marcada grieta que recorre el desplome. Hay un clavo con anilla en la parte izquierda, otro más distanciado en el lado derecho, y uno más justo arriba, un metro por debajo de la reunión final, equipada con tres clavos y un spit de refuerzo. La cima queda 1 m por encima de ese punto (1.136 m)(MD).

Accesos : Castresana ( 1h 30 min ); Villabasil ( 1h 30 min ); Vigo-Siones ( 2h 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Villabasil-Tres Dedos-Peñalba de Lerdano-Villabasil calendar-icon27/12/2018
distance-icon12,641 Km duration-icon04:47 elevation-gain-icon842 m elevation-loss-icon842 m calendar-icon27/12/2018
user-imageRafael Bartolomé 36,52 Kb.
track-image Villabasil-As de Bastos-Peñalba de Lérdano-Villabasil  calendar-icon09/10/2017
distance-icon8,146 Km duration-icon04:01 elevation-gain-icon570 m elevation-loss-icon570 m calendar-icon19/09/2015
user-imageRoberto Gil Alonso 8,19 Kb.
Siones - Peñalba de Lérdano - Tres Dedos - Anzo - Villasana de Mena calendar-icon18/08/2017
distance-icon17,482 Km duration-icon07:47 elevation-gain-icon1.250 m elevation-loss-icon1.306 m calendar-icon23/04/2017
user-imageRoberto Gil Alonso 17,74 Kb.
Villabasil-Peñalba de Lerdano-Ermita del Establao-Villabasil calendar-icon31/05/2010
distance-icon7,238 Km duration-icon02:30 (estimada) elevation-gain-icon543 m elevation-loss-icon464 m calendar-icon10/01/2016
user-imageJAI 2,59 Kb.
Villabasil-Peñalta-Tres Dedos-Relloso-Villabasil calendar-icon05/02/2007
distance-icon26,055 Km duration-icon07:35 elevation-gain-icon1.154 m elevation-loss-icon1.605 m calendar-icon31/05/2002
user-imageFernando Zabaleta 13,49 Kb.

Comentarios

  • item-iconMikel Salazar
    El 4 de setiembre de 2007
    Simplemente decir que el portillo de Avellaneda si es accesible, con la unica dificultad de un resalte rocoso de poco mas de un metro, que se supera facilmente gracias a un hierro alli colocado.