Ir arriba

Silleta, Cerro de la (1.534 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
Fecha Alta
24/05/2018
Modificado
24/05/2018

La Sierra del Manar, situada en las estribaciones occidentales de Sierra Nevada, tiene dos cumbres panorámicas muy frecuentadas. Se pueden ascender desde distintas localidades, siendo en particular interesante la ruta circular que discurre por las Veredas de los Gudaris.

Las Veredas de los Gudaris

Durante la guerra civil, prisioneros vascos condenados a trabajos forzados por el régimen franquista, construyeron en condiciones de esclavitud los caminos de la repoblación forestal de la Sierra del Manar. Esa red de senderos pervive como testimonio de memoria histórica.   

Aproximación

Recorriendo el Valle del Lecrin por la carretera 323A, en la circunvalación de El Padul, junto al PKm 151, sobre el casco urbano, hay un panel que describe la ruta, con espacio para aparcar.

Ascenso

Iniciamos la marcha (800 m) por pista, a través de una plantación de almendros. En la base del pinar seguimos el balizamiento  PR (blanco – amarillo) hacia nuestra derecha, llegando al corte de una cantera. Es un tramo pronunciado, protegido con balaustrada de hormigón.  En breve queda a la derecha la ruta por la que vamos a retornar (950 m). A partir de aquí la “Vereda de los Gudaris” da amplios rodeos por la ladera cubierta de pinos,  ganando altura con suave pendiente, hasta salir al cordal en un cortafuegos.  A la izquierda, un poco más abajo, hay un mirador. Prosiguiendo el ascenso hacia la derecha, se alcanzan en breve las rocas cimeras del Cerro de La Atalaya (1.242 m) (1,00 h). Desde lo alto se domina El Padul  y el Valle del Lecrin. En la línea de cumbres destaca la característica forma de silla de montar de La Silleta de Padul. En días despejados, más allá se vislumbran las nevadas cumbres de Sierra Nevada.

Reanudando el avance (este) por  la cresta cimera, imitando al cortafuegos giramos a la izquierda, bajando por una pendiente cubierta de arbustos hasta enlazar con la pista que recorre la Cañada de la Cruz. Continuando en sentido descendente, se llega a una confluencia de pistas con abrevadero y alberca (1.193 m). Aunque podríamos proseguir por pista, es preferible atajar por un sendero señalizado con pintura que se interna en el pinar y gana altura por terreno erosionado, enlazando con la pista cerca de la finca del Cortijo Manar (1.360 m).

Estamos bajo la cara norte de La Silleta, en lo alto destacan sus dos cumbres. En la base aparece un camino que bordea la montaña por la derecha (oeste). En vez de seguirlo, cruzamos la finca y nos acercamos a la casita, enlazando con el sendero balizado que rodea el monte en sentido contrario (este). Esta senda serpentea entre pinos, sin apenas ganar altura, en dirección al Puerto de Mala Mujer, hasta que un desvío remonta en diagonal (SW) la ladera en busca del paso que separa las dos cimas. A la derecha está el vértice geodésico (1.520 m). Hacia la izquierda, apoyando las manos en las rocas de la cresta, se llega al impreciso punto culminante del Cerro de la Silleta de Padul  (1.534 m) (2,15 h).

Si la visibilidad lo permite, desde ambas cotas se contemplan los tresmiles más occidentales de Sierra Nevada, en concreto el Cerro del Caballo (3.011 m).  También se ven cumbres de menor altitud, como el altivo Trevenque (2.083 m).

Retorno

Pasando a la vertiente opuesta, dando cara al Valle del Lecrin, se pierde altura a la sombra de los pinos por camino balizado. Pasando junto a las formaciones rocosas de Piedra Horadada,  se deja a la derecha el desvío que flanquea la cumbre hacia el norte, resultando impracticable a causa de  los desprendimientos que provoca la erosión.  Más abajo se ven rastros de antiguas explotaciones mineras.  Ignorando los desvíos, se cruzan varias barrancadas antes de enlazar con la ruta de subida (950 m) cerca del corte de la cantera. Este tramo final conocido lleva de vuelta al punto de partida (800 m) (3,45).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios