Ir arriba

Argibel (915 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
04/06/2018
Modificado
08/06/2018

Sobre el papel cumbre interesante de más de 40m de prominencia, que si nos hemos acercado a Ongoz para ascender a Boyeral ( 904 m ) parece perfecta para combinar con ella, sobre todo si queremos proseguir a Zipuru ( 1.019 m ) con idea de intentar llegar a Aldaxur ( 1.190 m ), pero la investigación resultó bastante ardua.

Estamos sin duda ante una de las cumbres de peor acceso del entorno, lo que a algunos desanimará y a otros resultará un reto personal, dado que tras lograr atravesar la espesura de bojes que rodean la cima, tendremos la sorpresa de que está constituida por una airosa peña rocosa, inapreciable desde la distancia, y que requiere una pequeña trepada. Sin ser excesivamente complicada, sí que es delicada, dado que habitualmente el liquen y la roca estarán húmedos, excepto en días calurosos sin lluvia los días anteriores.

Desde Ongoz

Hay que seguir la misma ruta ya descrita en El Boyeral ( 904 m ), que parte por la pista de cemento tras la iglesia, y que hay que abandonar en la curva, para seguir por el camino forestal, que tras varias lazadas alcanza el acceso al collado entre ambas cumbres ( 856 m ).

Siguiendo unos metros las rodadas, hay que apreciar, a la derecha de la charca (E), la salida de una senda, que parece difusa, pero está muy marcada y en uso, llevando sin problemas al collado que le da la prominencia ( 874 m ).

Hay varias opciones de entrar a la cumbre, y ninguna está marcada. La senda que sale a la derecha (S) es la que usan los cazadores, pero al llegar a una zona de ladera despejada comienza a descender. En este punto remontando a la derecha se topa con la barrera de bojes que hay que ir apartando con paciencia. La única buena noticia es que no hay zarzas. La distancia no es más de 50 o 60 m pero la verdad es que se hace un poco largo. El objetivo es buscar en diagonales los viejos pasos recubiertos de boj, hasta poder ya girar a la izquierda y tropezar casi por casualidad con el peñasco cimero.

El montañero coleccionista y cabezota, lejos de desanimarse, puede seguir por la derecha e ir rodeando la peña, sorteando algunas ramas. El punto de acceso a la cima es evidente, porque es el único que hay. Seguir ya se ve que aún está más cerrado, así que la chimenea estrecha con el bloque empotrado que se ve es la trepada. Es sencilla (I+), en dos pasos, primero directo, hasta auparnos gracias a los excelentes agarres, aunque los pies puedan patinar un poco en el liquen. A la derecha ya está el siguiente paso, con uno inicial de fe, sobe el aire, hasta la repisa y nuevamente otro encajonado, esta vez con troncos de boj como ayuda para agarrarse. En la cima, debido a la abundante masa arbustiva, solo cabe una persona, por lo que el acceso es por turnos. La recompensa es asomarnos por encima de la espesura y descubrir una pequeña vista del pueblo. El destrepe es sencillo si está seco, pero mojado puede impresionar por el coscorrón que nos podemos pegar en los 4-5 m de repisa rocosa.

La sensación es de haber superado un reto, no complicado, pero que a algunos dejará bastante satisfechos, porque no se intuye que haya sido un monte ascendido por muchas personas. Para otros será el tipo de montes del que huirán nada más leer los primeros párrafos de la reseña.

Del acceso del collado a Zipuru lo que puedo comentar es que al menos la mitad sigue habiendo senda, aunque no es la que usa la gente, dado que claramente hay una rama dispuesta en el suelo indicando que no va la senda por allí. Parece que de momento se pasa, aunque si no está en uso se irá cerrando seguramente.

Accesos: Ongoz ( 45 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios