Ir arriba

La Campanuca, Isla de (14 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
Fecha Alta
04/07/2018
Modificado
04/07/2018
1

Situada muy cerca de la costa y de otro islote de tamaño aún más reducido, de nombre Peña Rabiosa, forma parte del conjunto conocido como Islas de San Juan. En la Edad Media hubo un edificio religioso, probablemente una ermita, alrededor del cual se dispuso una necrópolis con tumbas en fosa, excavada en los años 80 del pasado siglo XX. Durante esta excavación se documentaron indicios de una ocupación anterior, probablemente romana, si bien de carácter desconocido. Todas estas evidencias históricas se conservan en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

A mediados del siglo pasado una cantera ocupó buena parte de su superficie, lo que propició la destrucción de más de 2/3 partes de su extensión y la alteración del yacimiento. En la actualidad se encuentra cubierta por un bosquete de encinas lo que le da una notable singularidad ecológica. El inventario de los hallazgos obtenidos, tanto en lo que se refiere a materiales como a restos humanos, se puede consultar en “Castros y castra en Cantabria”, editado por ACANTO, obra de referencia citada en varias reseñas.

Durante la Guerra Civil Española, los vecinos utilizaron las oquedades de la isla para guarecerse de los bombardeos. 

Desde Pontejos.

Desde la iglesia parroquial de San Juan, podemos aprovechar  el Camino de Santiago o la Senda Costera Pontejos-Pedreña para acercarnos a la costa. Pasaremos junto a la ermita de San Juan, asentada sobre parte de los muros de la que fuera la iglesia parroquial de San Juan bautista, destruida por un incendio a comienzos de la contienda civil española. El aspecto de esta ermita es más de Humilladero que de ermita.  Seguidamente nos encontraremos con la Casona de Gómez Herrera, en el barrio del Otero, casa solariega de portalada monumental, levantada en la segunda mitad del siglo XVII. Más tarde dejaremos el cementerio a mano izquierda y al rato llegaremos al empedrado del camino litoral, que seguiremos hacia la izquierda. Ya tenemos a la vista el excelente escenario del que la Isla de la Campanuca es protagonista con la gran Bahía de Santander de frente ocupando todo el espacio abierto y la ensenada de San Bartolomé en el horizonte cercano. A pocos pasos del cruce, veremos una cruz erigida en memoria del párroco de Pontejos, D. Rufino Casuso.

A la isla se puede llegar andando cuando la marea está baja. También es posible hacerlo en pleamar utilizando una piragua o bote de poco calado. Encontré dos accesos, lo que no significa que haya más. Uno de ellos por el NW, amplio y evidente; el otro por el S, pero menos notable. También la oquedad en la que posiblemente se protegían los vecinos durante la guerra; esta cueva está en la ladera N y tiene una boca de acceso fácil. Tal vez haya más, pero estén escondidas entre el encinar.

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios