Ir arriba

Cabeza Machorra (1.426 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
12/08/2018
Modificado
12/08/2018

Cabeza Machorra (1426 m) es un cerro aislado situado sobre la confluencia del Tajo con su afluente el Cabrillas en el paraje de Las Juntas, aguas abajo del Puente de Poveda. Constituye una de las cotas de mayor prominencia (237 metros sobre el Collado Bajero, que lo une a la Muela del Conde) y uno de los relieves más sobresalientes (más de 420 metros de desnivel total respecto al cauce del Tajo en el Puente de Peñalén) del interior del Parque Natural del Alto Tajo, hecha la salvedad de las cumbres situadas en la cabecera de este espacio natural, en las sierras del Tremedal (Caimodorro - 1936 m) y de Valdeminguete (Mogorrita - 1864 m), sobre el propio eje del Sistema Ibérico.

El Alto Tajo: un mundo al revés

Las tierras del Alto Tajo se estructuran como una extensa plataforma descendente desde las máximas alturas de la Sierra de Albarracín (Caimodorro - 1936 m) y de la Serranía de Cuenca (Mogorrita - 1864 m), en dirección NW, hasta las vegas de los ríos Tajuña y Henares. Durante millones de años, el río Tajo y sus afluentes serranos (Gallo-Arandilla-Bullones, Cabrillas, Ablanquejo-Linares, Hoz Seca...) han labrado a favor de la pendiente, sobre las areniscas, los conglomerados y las calizas de la primitiva paramera, profundos cañones y angostas hoces y barrancos, hasta construir la singular fisonomía geológica que caracteriza el paisaje del Alto Tajo.

En este peculiar "mundo al revés", modelado fundamentalmente por erosión y desgaste, y no tanto a partir de movimientos tectónicos, las montañas actuales son en realidad elementos residuales de la plataforma primigenia y actúan como testigos del relieve original, anterior al paciente cincelado ejercido por las corrientes fluviales. Salvo en las alturas del eje principal Ibérico y de sus contrafuertes más notables, nos encontramos pues en presencia de muelas, cerros testigo y falsos cordales, que corren en paralelo al cauce de los ríos que los han cercenado.

Esta circunstancia, que condiciona a la baja conceptos como la prominencia, falsea nuestra percepción habitual del relieve; los profundos cortados y grandes farallones rocosos, en ocasiones de varios centenares de metros sobre el cauce de los ríos, que solemos identificar como montañas en otro tipo de paisajes, en realidad resultan tachuelas irrelevantes si nos fijamos únicamente en sus modestos valores prominenciales.

Por este motivo, montañas que resultarían objetivamente discretas en otras latitudes adquieren en el paisaje del Alto Tajo mucha mayor importancia relativa. Atendiendo exclusivamente a la prominencia, algunos de los mayores valores del Parque Natural, y en consecuencia varias de las cotas más relevantes de este espacio natural, se localizan, curiosamente, en el interfluvio entre los ríos Tajo y Cabrillas, sobre el "cordal" desprendido al NW a partir del Caimodorro (1936 m), techo de la Sierra del Tremedal y del conjunto de los Montes Universales. Se trata del cerro Ribagorda (1700 m) y la Muela de Utiel (1526 m), sobre Peralejos de las Truchas; y la Muela del Conde (1454 m) y Cabeza Machorra (1426 m), entre Taravilla y Poveda de la Sierra.

Desde el Collado Bajero, entre Taravilla y Poveda de la Sierra

A Taravilla le bailó una letra y, en vez de hacerse pájaro, se quedó en aldea serrana. Canta el agua en su antigua fuente de sillares perfectos y en los lavaderos, de rústico aspecto a pesar de los remoces con hormigón; en el grueso tocón de la vieja olma, frente a la iglesia, alguien plantó un retoño y de nuevo reverdece el tuero reseco.

A medio camino entre Taravilla y Poveda de la Sierra, en torno al km 73 de la carretera CM-210, se abre el Collado Bajero (1189 m), llamado así en contraposición con el Collado Somero (1278 m), situados al NW y al E, respectivamente, de la Muela del Conde (1454 m). A la derecha de la carretera (dirección Poveda), antes de comenzar el descenso hacia el popular Puente de Poveda sobre el Tajo, se desgajan un par de ramales, uno de ellos incluso asfaltado, donde iniciamos la marcha a pie.

Los dos carretiles coinciden en una amplia explanada cercana, utilizada en tiempos pasados para el acopio de áridos y de otros materiales procedentes, probablemente, de antiguas explotaciones de caolín; algunas sabinas puntean el solar y contemplamos enfrente desde el inicio los perfiles de Cabeza Machorra (1426 m), por lo que no debemos tener dificultades de orientación. Hay que atravesar la planicie y seguir la pista que se dirige entre pinares hacia el pico; un par de revueltas y un repecho descarnado apuntan hacia la vertiente oriental de la Machorra, por donde la pista forestal, cada vez más invadida por la vegetación, asciende suavemente.

En un punto indeterminado bajo la vertical del vértice geodésico, aún invisible, donde el casi borrado camino empieza a llanear, hay que rastrear a la izquierda el inicio de una trocha que trepa de manera abrupta el talud. Tras un corto tramo algo cerrado de bojes, el sotobosque se aclara, aunque la brutal pendiente por el pinar, siguiendo difusos rastros de paso de las monteses en dirección a la cresta, no da ninguna tregua.

Hay que soslayar sin dificultad alguna pequeña barrera rocosa antes de alcanzar el canto de la montaña, en un suave cuello a la izquierda de unos peñascos sobre los que se alza, entre pinos y encinas, el pilón geodésico denominado Machorra (1423 m); una breve travesía hacia poniente por la arbolada cresta, donde descubrimos alguna cinta encarnada atada a las ramas, nos sitúa en la aplanada cima de Cabeza Machorra (1426 m), ligeramente más elevada que la cota del vértice, señalada por un pequeño hito y con tímidas vistas al N, sobre la cuenca del Cabrillas.

Acceso: Collado Bajero, CM-210, km 73 (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios