Ir arriba

Puyarraso (558 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
13/11/2018
Modificado
04/12/2018
2

Monte individualizado situado al norte de Beragu ( 803 m ), que solo se reconoce al circular por las pistas de esta zona de la sierra. El principal interés es poder realizar alguna ascensión más, prolongando la visita a las cercanas ruinas romanas de Santa Criz, dado que la prominencia tampoco es que sea muy superior. Es una zona que en otoño-invierno es frecuentada por cazadores, usemos la vertiente que usemos, aunque en general no hay señales de caza mayor, y solo oiremos las escopetas y los sonidos de los perros, que van al acecho de la paloma. Inevitablemente hay que pasar por campos labrados, que desaconsejan su ascensión tras fuertes lluvias.

Desde la carretera de Eslava a Gallipienzo

Hay múltiples entradas de pistas en la carretera que une Eslava / Eslaba con Gallipienzo / Galipienzu (NA-132) que nos podrían servir, si bien no es fácil ir pendientes de los mojones kilométricos e ir mirando cual tiene espacio para aparcar y se puede recorrer unos metros con el coche. Una de las más sencillas es la que sale entre los km 58 y 59, aunque también es muy evidente la que está en la curva de la carretera que sube a Gallipienzo.

La pista lleva entre los campos, girando a la izquierda (SE) en el primer cruce hasta llegar a un importante cruce de caminos. Evidentemente hay que seguir de frente ligeramente a la dercah (SE) en la misma dirección que llevábamos. Dejando ahora un ramal seguimos por la derecha hasta un nuevo cruce, donde vemos a la derecha las ruinas del corral de Joaquín Mateo, que están en medio del campo. Al mirar a su izquierda, detrás del corral, vemos por fin nuestro monte.

Siguiendo la pista de frente a la derecha (S) llegamos al campo que nos obstaculiza el acceso, que debe recorrerse cuando no esté embarrado, pasando mejor por el campo de la derecha. La cara norte de nuestro monte no tiene ninguna senda más definida que otra, siendo por tanto un ascenso ya fuera de senda. Sin embargo sí que hay trazas de paso de animales y cazadores en una zona algo más limpia más a la izquierda (W), por lo que si podemos es mejor seguir por el campo, o las zonas más limpias, antes de enfrentarnos a la ladera de hierba alta y escalones incómodos, evitando los bancales por la derecha, antes de girar a la izquierda para enfrentar la cima en diagonal. Los metros finales está algo sucios, siendo necesaria la intuición ara buscar la entrada a la cima, que no está señalizada.

Aunque parece que la cara sur está más despejada en una diagonal (SE) hacia el campo, hay que advertir que esta zona acaba en un talud incómodo sobre la acequia del campo, por lo que se debe evitar la tentación de usarla en la bajada.

Desde las ruinas de Santa Criz

Es un itinerario que también exige circular por algunos campos, pero que permite visitar la ciudad romana de Santa Criz. Tras volver al parking ( 473 m ) después de disfrutar de las ruinas romanas de Santa Criz ( 545 m ), se toma la pista que sigue, ya de tierra, hasta pasar entre el cerro Santa Cruz ( 581 m ) y el de Artamaleta ( 583 m ). Debemos seguir por la izquierda la pista de tierra que se coloca detrás del primero, pasando junto al corral de Loica, del que se puede acceder a esta cima por su cara sur. 

La pista prosigue realizando un giro a la derecha, que va a llevar a la sierra en dirección a la cumbre de Zaldinaga ( 806 m ), así que debemos prestar atención al ramal que sale a la izquierda (E), junto a unos campos, y que tras varias lazadas lleva sin pérdida al campo de la cara norte de nuestra cumbre. Aunque se podría intentar desde esta vertiente, se aprecian varios pasos sucios con piedra arenisca que aconsejan seguir el campo por la izquierda y contornear la cima, para entrar por la misma rampa NW de la ruta anterior, dado que está bastante más limpia.

Para volver al inicio, existe la posibilidad de retroceder al campo que llegamos y tomar un camino (NW) que lleva a los campos cerca de la necrópolis de Santa Criz. Dado que está camino está cerrado por zarzas en su parte final, será inevitable salir de nuevo al prado, para llegar a las ruinas de la borda y ermita que están junto a Santa Criz.

Accesos: carretera NA-132 ( 45 min ); Santa Criz ( 40 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios