Ir arriba

Ungino (1.099 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
17/02/2016

Este aéreo peñasco horadado por un curioso ojo natural que permite ver el valle a través de él, se sitúa en el sector oriental de la Sierra Gorobel o Sálvada, entre los portillos de Atatxa ( 1.000 m ) y Las Escaleras ( 1.032 m ), que permiten ascender la cumbre desde el valle, 700 metros más abajo. En este portillo se halla el pozo y la cueva de Ungino, que fue morada, a juzgar por los restos de la edad de bronce allí encontrados.

Ungino destaca ciertamente desde el valle como un gran cabezón rocoso apoyado en inclinadas laderas herbosas. La vertiente opuesta es totalmente diferente, ya que consiste en una ladera que se inclina levemente hasta formar un llano ( más bien cuenca ) ( 1.032 m ) rodeado de las cimas de Ungino ( 1.105 m ), Somo ( 1.170 m ) y Eskutxi ( 1.185 m ). En este llano se halla el pozo de Ungino.

Detrás de Ungino (1.105 m ) se halla el pequeño valle colgado de Kobata ( 1.050 m ), reconocible por los refugios pastoriles y su fuente. A estos parajes sube una pista desde Añes pasando por el portillo de Aro ( 990 m ) durante algo más 1,5 Km.

Toponimia

Se ignora si la voz antigua Ongino pudiese ser la voz original, o bien estuviese influida por la tendencia de los escribas a cambiar "u" por "o" tanto en iniciales como al final de las palabras, en un caso similar a Urduña -> Orduña. 

Desde Madaria

La ruta normal parte de Madaria ( 402 m ) y aunque recorre parajes abruptos la ascensión no reviste de dificultad alguna. Desde el pueblo, iniciando la marcha en el barrio de Txabarri, tomamos camino de la sierra por el sendero del portillo de Atatxa ( 1.000 m ), si puede valer la redundancia ( Atatxa = Portillo, Paso en la roca ). El camino es ancho al principio, pero luego se trasforma en una pequeña senda que deja Ungino a la derecha. Durante el camino, en época de lluvias o nieve se pueden contemplar algunas de las cascadas que se forman en las empinadas laderas mitad rocosas, mitad herbosas. El sendero se abre paso magistralmente para alcanzar el portillo de Atatxa ( 1.000 m ). Por la derecha se llega, caminando junto al corte rocoso, a la cima, bastante plana de Ungino ( 1.105 m ). Un poco antes se puede percibir un hoyo en el que se esconde el ojo de Ungino.

Desde Agiñiga

Desde Agiñiga ( 381 m ) se puede realizar la ascensión por el llamado portillo de La Menérdiga ( 1.060 m ). Este portillo se abre en un costado de la cresta que desde Iturrigorri ( 1.068 m ) se dirige hacia la gran loma del Somo ( 1.170 m ). Es un paso practicable sin más inconveniente que la dura ladera herbosa que es preciso vencer con objeto de penetrar en la canal que desemboca en la meseta de la sierra. Desde La Menérdiga ( 1.060 m ) hay que descender al portillo de Atatxa ( 1.000 m ), y se corona ya la cima.

Desde Salbantone

Desde Salbantone/Salmantón ( 425 m ) podemos realizar la ascensión del Ungino por el llamado Portillo de Las Escaleras ( 1.028 m ), que lo separa del crestón de Eskutxi ( 1.185 m ). Desde el pueblo tomamos el camino carretil que sube al portillo de Aro ( 990 m ). Luego abandonamos este camino para salir por la izquierda a unas campas ( 561 m ) situadas al pie de Eskutxi ( 1.185 m ). Desde este lugar Ungino ( 1.105 m ) es bien visible y queda ligeramenta a la izquierda. Cruzamos los prados en dirección a la cima penetrando en el barranco de Salbantone, por el que desciende un torrente. Cruzado el torrente ascendemos directamente por el bosque hasta salir de él. Nos hallamos sobre los 800 metros de altitud al pie del portillo de Las Escaleras entre Ungino y Eskutxi. Por la izquierda se podría rodear el Ungino aprovechando las veredas del ganado para salir a la senda que desde Madaria sube al portillo de Atatxa. Si nuestro objetivo es el portillo de Las Escaleras seguiremos en fuerte pendiente hacia arriba.

Por el portillo de las Escaleras (F+)

El portillo de Las Escaleras ( 1.028 m ) no se sitúa el punto más bajo de la cresta entre Ungino y Eskutxi sino un poco más a la derecha. Hay que señalar que desde aquí no se observa ningún paso posible a lo alto de la sierra. Nos fijaremos en una larga vira herbosa que recorre el pie del cantil rocoso en la parte superior y que entra por la izquierda hacia el portillo. Ligeramente más abajo hay otra vira mucho más pequeña, y un espacio de hierba que las conecta. Al pie de este lugar se hallaba una especie de escalera de madera que facilitaba superar la grada rocosa, que en este punto sólo exhibe 5 ó 6 metros. Como hoy en día no hay escalera se debe efectuar una corta trepada (II) algo delicada para bajar al ser hierba húmeda y piedra descompuesta. Superada la grada, salimos a la vira inferior. Trepamos por la hierba a la vira superior, y por la izquierda nos colocamos en el portillo ( 1.028 m ). El resto de la ascensión carece de dificultades (F+).

Portillo de las Escaleras
Ferrata de Ungino (T6)(K2)

Aunque no responde a la tipología exacta de una vía ferrata, se trata de un curioso itinerario equipado con un cable de acero que permite recorrer el borde del casco rocoso de Ungino ( 1.105 m ) entre los portillos de Atatxa ( 1.000 m ) y Las Escaleras ( 1.028 m ). Por desgracia discurre sobre terreno inestable cruzando placas recubiertas de piedra descascarillada, sobre todo en la primera sección del recorrido. El equipamiento requerido es, en cualquier caso, el mismo que el que exigen este tipo de vías, pero además puede ser recomendable el uso de guantes. En días lluviosos algunas placas resbalan bastante aunque el cable proporciona una total seguridad. En julio del 2015 el estado del cable era bueno aunque en un par de puntos los seguros estaban fuera. Siempre conviene informarse antes de emprender el itinerario e ir con alguien experimentado.

La ferrata de Ungino
Un poco antes del portillo de Atatxa ( 1.000 m ), abandonamos el sendero para subir por hierba empinada hacia el borde rocoso, donde encontramos el inicio del cable bajo una torre con forma de "As de Copas". Los primeros metros discurren en balcón sobre la senda de acceso al portillo, siendo proclives a la caída de piedras, por lo que es conveniente asegurarse que no hay excursionistas más abajo. Enseguida, tras un pequeño destrepe, se llega a un recodo donde es interesante instalar un pequeño rápel sobre una decena de metros para proseguir sobre una cornisa situada un poco más abajo. El recorrido de esta cornisa cruza algunos de los parajes más bellos del itinerario.

Se llega entonces a un resalte que corta el paso horizontal. Entonces es preciso ascender durante unos 15 metros a una vira amplia bajo un gran voladizo. Sólo encontraremos un estrechamiento a la altura de una pequeña chorrera, luego el cable desaparece, para continuar por un sendero sencillo bien dibujado por el paso de las cabras. Estamos por encima de la gran e inclinada ladera herbosa de Ungino, y que permite un escape rápido.

Cuando el terreno se vuelve complicado aparece un nuevo tramo de cable, este más corto que el anterior. Discurre sobre algunas placas inclinadas sobre el vacío herboso. En los primeros metros, es preciso remontar un resalte semiherboso ayudados por una cuerda fija. El resto del trazado sobre el cable es prácticamente horizontal y finaliza en una terraza, unos 50 metros antes del portillo de la Escaleras ( 1.028 m ). Alcanzar la cumbre es una tarea ya fácil; es suficiente permanecer junto al corte rocoso para alcanzar la cúspide de Ungino ( 1.105 m )(K2)(T6).

Accesos : Salbantone ( 2h ); Madaria ( 2h); Agiñiga ( 2h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconFrancisco Martin Ramos
    El 27 de enero de 2016

    !Ojo! al hacerte la clásica foto en el gran agujero; si te acercas mucho, te puede empujar el aire hacia el precipicio.

  • item-iconRoberto Gil Alonso
    El 11 de agosto de 2011

    Subida por el Portillo de las Escaleras el 10/08/2011.

    Debo decir que me pareció un paso francamente expuesto. Nunca lo había hecho e iba con las referencias aquí señaladas. La subida la hice desde Madaria y hacia los 800 m de altura tomé una senda de ganado horizontal. Nada más cruzar la regata de Salmantón tiré a derecho por el hayedo en fuerte pendiente. Cual sería mi sorpresa al encontrar una pista recientemente abierta nada más salir del hayedo (todavía estaba allí la excavadora). Parece que viene de la parte de Salmantón y tiene mucha, mucha pendiente. La pista acababa justo ahí, en lo que parece una captación de aguas. Pues bien, dejando a mi izquierda la regata de Salmantón tiré a derecho hacia arriba agarrándome a las hierbas. Hay que fijarse en dos pequeñas cuencas o circos rocosos justo encima nuestro.

    Yo al principio tiré hacia el espoloncillo que delimita por la derecha la cuenca de la derecha (valga la redundancia). Pero al llegar al muro lo ví muy vertical y con presas pobres, a pesar de que era corto. Probé con el espolón que separa las dos cuencas y ahí apareció el paso: se podían apreciar unos escalones tallados en la pared, que aquí tumbaba algo. Después hay que hacer una corta travesía hacia la derecha muy expuesta, agarrándome a la hierba y con el espacio justo para meter un pie detrás del otro (había marcas de pezuñas menudas), luego se tira recto hacia arriba 2-3 metros por una zona de hierba (mucho cuidado) y por fin se entra hacia la izquierda en un estrecho y pisado sendero que prácticamente llanea por debajo de los cortados, muy fácil pero sin perder la concentración pues tenemos la caída a centímetros. Lo de menos es franquear la alambrada al final.

    En resumidas cuentas, un paso de adrenalina, que no recomiendo en absoluto de bajada ni estando seco.

  • item-iconRobín García Saiz
    El 24 de noviembre de 2015
    Matoni no mal dijo : ""Yo al principio tiré hacia el espoloncillo que delimita por la derecha la cuenca de la derecha (valga la redundancia). ""..... Y puedo yo tomar y tomo el relevo del decir : La redundancia vale; pero no la explicación geográfica; no consigo situarme bien. Esta sierra es una mina de subidas expuestas de todo tipo; si uno quiere; de improvisar y hacer camino al andar; una belleza impávida pero amable a sólo un paso de nuestras dulces casas.