Ir arriba

Roncalesa, La (295 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
05/12/2018
Modificado
05/12/2018
1

Discretísimo cabezo de poca entidad como cumbre, pero con unos bonitos cortados en su cara occidental, que llaman la atención en la entrada de la pista al Corral de Bea. No tendría mayor interés si no fuera por los antecedentes históricos de haber poseído un castro prerromano en la cima.

Según informa Javier Armendáriz fue descubierto por Luisa García y Jesús Sesma, al igual que el cercano Cabezotinaja ( 305 m ). Al estar rodeada por empinadísimas laderas constituía un lugar muy adecuado para ser defendido, presentando un acceso en la arista SE, donde había un foso en el estrecho istmo rocoso, que une la cima con el resto de la sierra y que le da una escasa prominencia. Es la zona más estética, que, aunque no tiene muchas dificultades, es algo escarpada y es mejor ascenderla estando seca. De la muralla apenas queda nada, y gran parte cayó colmatando el foso, que debió ser mucho más profundo. A mediados de la Edad de Hierro debió sufrir algún incendio por los restos de ceniza encontrados en las cerámicas, por lo que probablemente supuso su abandono colonizando el cercano Cabezotinaja ( 305 m ).

La denominación de la cumbre es objeto de debate, incluso los propios arqueólogos no lo tenían claro y la llamaron Modorra 1, por la cercanía del barranco, pero se tiende actualmente a considerar más apropiado el de Roncalesa, por ser la denominación de la cuesta por la que pasa la cañada que viene de este valle pirenaico.

Desde el km 22 de la NA-126

Junto a la conocida entrada a la pista del corral de Bea, aparcamos el vehículo a los pies del cabezo.

Seguimos la pista unos metros, hasta poder entrar al campo a la derecha y situarnos junto a la parte derribada de una trinchera que recorría el cabezo. Aquí accedemos a una repisa y una tímida sendita que en diagonal va por la ladera hasta el collado oriental, donde disfrutamos de la interesante vista del cortado que presenta la cima. Apenas se distinguen los restos del foso recubiertos de vegetación, ascendiendo los pocos metros que quedan mejor con bastones, dado que los pocos restos de piedras que pudieran haber servido de escalones hace siglos que desaparecieron. La vista es muy completa e interesante, a pesar de la modestia del cerro.

Accesos: Km 22 de la NA-126 ( 15 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios