Ir arriba

Tablones (1.248 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
01/01/2001
38
La prolongación de la sierra de Oña hacia occidente da lugar a una nueva cadena montañosa, tras el paso del río Oca en la población de Oña ( 598 m ), que culmina en la cumbre de Tablones ( 1.248 m ), abusívamente decorada con diversos equipos reflectores de ondas hercianas.

Esta alargada montaña cierra el valle de Valdivielso por el Sur, cuyas riberas son sutilmente bañadas por el curso del río Ebro. La sierra se alarga hacia poniente sin grandes altibajos envolviendo el valle de Las Caderechas ( 832 m ), por encima del cual asoman las cumbres de Alto de las Canales ( 1.115 m ), Bujal ( 1.184 m ) y Los Castillos ( 1.138 m ). Más al Oeste, todavía, se extiende el páramo de Masa al cual se accede desde el Norte por el puerto de La Mazorra ( 1.000 m ) salpicado de pequeñas aldeas ubicadas por encima de los 1.000 metros de altitud. Antes del mismo, sobre el valle de Valdivielso queda la modesta cumbre de Miravacas ( 1.066 m ).

Desde Herrera (T2)

La ascensión más simple parte de Herrera ( 847 m ), que posee el nombre y apellido de Herrera de Valdivielso, pero ubicada geográficamente en el valle de Las Caderechas y no en el de Valdivielso. Ayudándonos de pistas y cortafuegos la cumbre, de amplia panorámica, se consigue en poco tiempo avanzando por desoladas laderas con escasa cobertura vegetal debida a un incendio.

Desde la otra vertiente el ascenso puede resultar más penoso y partiría de Cereceda ( 570 m ) en la misma orilla derecha del río Ebro. La carretera que une Oña con Herrera de Valdivielso por Tamayo ( 598 m ) y la ermita de San Vitores ( 660 m ) permite iniciar la marcha a la cumbre sin necesidad de llegar al mismo Herrera una vez pasado el cruce ( 760 m ) con el pequeño carretil asfaltado que sube desde la aldea de Quintanaopio ( 653 m ).

Desde Oña (T2)

En Oña ( 575 m ), arranca la llamada senda del portillo Amargo, marcada como P.R. Tiene su incio a la derecha de un parking situado al otro del río.

El sendero alcanza una antena sobre la población ( 630 m ) y luego cruza la ladera transversalmente para alcanzar, junto a un primer tendido eléctrico, el portillo Amargo ( 816 m ), a la izquierda de una torreta de alta tensión. El sendero de P.R. sigue entonces el cordal, cruzando una segunda línea de Alta tensión ( 975 m ) y la pequeña cota llamada Tierra Blanquilla ( 1.052 m ), prosiguiendo por el portillo de las Yeguas ( 1.165 m ) a la cumbre de Tablones ( 1.248 m ).

Accesos : Herrera ( 1h 15 min ); Oña ( 2h 15 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconLuis Astola Fernández
    El 10 de junio de 2009
    A falta de caminos evidentes o suficientemente limpios, la ancha pista de servicio al bosque de antenas cimero no deja de ser un acceso cómodo al Tablones. La pista arranca a un km. de Herrera en dirección a Madrid de Caderechas; si madrugamos, los corzos nos saludarán desde cada curva. Poco más de una hora de camino, sin desniveles agotadores, para llegar a una de las cimas más panorámicas del norte de Burgos. Elegid un día claro para abarcar desde la Demanda hasta las Loras, y desde Alto Campoo, por los montes pasiegos, Ordunte y Sierra de Peña, hasta las alturas de Valderejo y Tobalina, además de los relieves más cercanos en torno a Oña, Valle de Caderechas y Valdivielso. Para el descenso, descolgándose hacia el sur desde las antenas, se puede enlazar pistas y cortafuegos hasta Herrera, para continuar por la tranquila carreterilla de Madrid (Ruta de los cerezos), siempre cuesta abajo, hasta el comienzo de la pista de servicio. Recorrido total sin paradas: 2,30 h.
  • item-iconRobín García Saiz
    El 2 de noviembre de 2016

     Se puede hacer todo el recorrido desde Pesadas de Burgos (hay parada del autobús Bilbao-Burgos), hasta Oña, por  la muy bella cresta (pasado el tramo de llano y de páramo hasta el Bujal),  con algunas partes algo dificultosas y aéreas, difíciles más que nada por culpa del exceso de vegetación que invade también la parte alta de la cresta, tapa incluso a veces las rocas cimeras y no deja casi paso en algunos momentos; especialmente en el tramo entre el Tablones y Oña. Casi al final, me encontré con que habían limpiado  (serrado en su base), desbrozado los insistentes matorrales que  frenan  tu avance; formando un senderillo estrecho y difícil, pero practicable al fin. En muchas partes  hay que pelearse con la tupidísma vegetación y/o hacer equilibrio por entre las rocas más altas. Las vistas son inmejorables; el paso completo, de pueblo a pueblo es un poco largo, 8 horas, incluyendo parada  rápida para comer; pero muy divertido.