Ir arriba

Cuesta del Diuso (1.046 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
15/04/2019
Modificado
15/04/2019
1

A poniente de la importante cumbre de Horquilla (1052 m), en el entorno de la localidad burgalesa de Basconcillos del Tozo, se alza una vistosa cota caliza, dotada de notable prominencia, que los mapas denominan Cuesta Del Diuso (1046 m). Montaña inédita a efectos documentales, como todas las que conforman este sector de la comarca de Las Loras, la Cuesta del Diuso forma el flanco oriental del precioso valle cerrado (poljé) por el que se desliza el cauce del río Urón, Hurón o Valtierra.

Este río, que nace en las proximidades de San Mamés de Abar, al tropezar con la dura barrera caliza que hace de puente entre Cuesta del Diuso (1046 m) y Cuesta Mediana (1049 m), se disfraza de Guadiana y se sume por el enorme boquete de la Cueva del Agua, en uno de los prodigiosos caprichos geológicos que justifican la declaración de Las Loras como Geoparque Mundial de la Unesco.

Tras un recorrido subterráneo de poco más de 1 km, el río Urón aflora nuevamente aguas abajo del Puente del Diablo, cerca de Barrio Panizares, convertido con el aporte de otros arroyos procedentes del Páramo de La Lora (o de la Pata del Cid) en el río Rudrón, subsidiario del Ebro, cuyos encajonados cursos altos fueron declarados por la Junta de Castilla y León Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón.

Desde Basconcillos del Tozo

Sencillo itinerario circular desde Basconcillos del Tozo y regreso por la Cueva del Agua. Desde la iglesia de Basconcillos del Tozo (915 m), cruzamos la carretera N-627 y seguimos la ruta asfaltada en dirección Valdeajos durante poco más de 1 km, hasta el puertecillo (932 m) abierto entre Cuesta Del Diuso (1046 m) y las estribaciones occidentales de Horquilla (1052 m); poco antes del collado un gran panel informa que entramos en territorio protegido del parque natural.

Obviando el ramal que se desvía en dirección a Hoyos del Tozo, seguimos brevemente la carretera señalizada a San Felices del Rudrón y la abandonamos para ascender a la izquierda (W) por la pendiente herbosa, en dirección al gran socavón abierto por una antigua cantera, protegida por un precario vallado. El evidente ascenso a la cresta no precisa mayor explicación; todo consiste en buscar los mejores pasos por una ladera pedregosa, sin vegetación que obstaculice el paso, hasta la cómoda cumbrera de la montaña, donde una laja vertical marca el punto más elevado de la Cuesta del Diuso (1046 m).

Siguiendo la cresta al W, nos situamos sin dificultad a bastante altura sobre el hermoso valle de Valtierra, por donde corre el Hurón en busca de su madriguera de la Cueva del Agua; al otro lado de la verde vaguada, los fantásticos pliegues de Cuesta Mediana (1049 m) presentan un aspecto imponente. Con el valle a la izquierda, hay que descender la empinada ladera N, almohadillada de jóvenes aulagas y de brezos, hasta la parte superior de la Cueva del Agua.

Un escabroso sendero, señalizado con estacas de madera sin rotular, desciende por la pared izquierda, horadada de covachos habitados con toda seguridad en época prehistórica, hasta el fondo del vallejo. Hay que entretenerse sin prisa en este paraje singular, presidido por la enorme boca de la Cueva del Agua, que sirve de sumidero al arroyo; la bóveda del covachón aparece cosida de chapas y de mosquetones, trazando, entre los nidos de aviones roqueros de vuelo incansable, vías de escalada de apariencia imposible. Nuevas oquedades, accesibles y sugerentes, perforan los farallones del flanco occidental del valle y presentan caprichosas perspectivas de este hermoso lugar de visita imprescindible.

El regreso a Basconcillos del Tozo, por la senda que recorre el vallejo aguas arriba, es un grato paseo que finaliza entre tierras de labor, cruza el asfalto de la N-627, y alcanza sin esfuerzo las casas del pueblo (1,30-2,00 la ruta circular sin prisas).

Acceso: Basconcillos del Tozo (40 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios