Ir arriba

Moricojudío, Cabezo (392 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
29/05/2019
Modificado
29/05/2019
1

Pequeño, pero estético cabezo, que es muy visible al estar en una zona rodeada de campos en la que no hay otras cimas. Es de esos casos en que da lo mismo la prominencia o relevancia que tenga, apetece acercarse a sacar fotografías y de paso decidir si lo ascendemos.

Me genera dudas si debo sacarlo a la luz, por si aumentan las ascensiones en el ya de por sí erosionado cabezo, y si no sería mejor evitarlo, viendo que además cada vez va a ser más resbaladiza e incómoda su ascensión. También genera dudas la interpretación de las normas del espacio natural de las Bardenas con señales de advertencia en la zona de Piskerra ( 466 m ) y Rallón ( 493 m ), más alejadas de nuestra cumbre, que no las presenta. La placa colocada en la cima, por un grupo de franceses en recuerdo de algún montañero, hace que me decante por hacerla pública, aunque al no figurar la altura y nombre de la cumbre en ella no lo consideraremos buzón, solo es una señal de que más gente ha considerado interesante su ascensión.

Aunque la denominación popular, recogida también en algunos mapas, es Cabezo Judío, el nombre oficial es Moricojudío o Morricojudío, en relación con el barranco cercano, y no tiene nada que ver con la fisionomía del cabezo.

Desde el cruce de la pista de las Bardenas

Habitualmente nadie va a recorrer los varios kilómetros de pista desde El Paso andando, siendo lo más lógico seguir en vehículo hasta el cruce, donde hay un depósito de agua para agricultores, un poco más adelante del aparcamiento 23 de cazadores, junto al cruce. Por las señales es de suponer que el resto de las pistas, excepto la indicada, son de transito restringido, o incluso poco recomendable, dado que ya no están afirmadas.

Tomamos la pista de la derecha que lleva a la curva bajo el cabezo, entrando a la derecha por el camino hasta la cabaña. Inevitablemente ya nos estamos temiendo que hay que pasar el campo, dado que no hay otras opciones. Evidentemente hay que evitar visitarlo tras lluvias, dado que cruzarlo puede resultar entonces una pesadilla.

Situados bajo el cabezo hay varias posibilidades, dejando a cada uno la elección de si subir y en dicho caso por donde, siempre con ayuda de bastones porque la sensación de inestabilidad va a estar presente en todos los lados. Hay una opción en la cara oriental, por una escurridera a la izquierda que lleva a una repisa, aunque se precisa después un paso de rodilla en el talud, algo delicado. Por la cara contraria hay múltiples piedras descompuestas, aunque se pueden trazar algunas diagonales. Ya se ha advertido que quizás lo mejor sea no subir, aunque esté mal que lo diga después de haber subido y escrito la reseña.

Accesos: Pista central de las Bardenas ( 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios