Ir arriba

Tozal d'a Sierra (962 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
12/06/2019
Modificado
12/06/2019
1

Montaña boscosa de perfil adusto, dotada de notable prominencia y cierta individualidad, situada en el corazón del Biello Sobrarbe, a caballo entre los términos municipales de Boltaña y Ainsa-Sobrarbe. Su cima aparece coronada por un monumental conjunto eremítico en situación de abandono, dedicado a la Virgen de la Sierra/Birchen d'a Sierra, ermita perteneciente a la localidad de Latorrecilla, pedanía del ayuntamiento de Ainsa.

Antes de que el añejo santuario y sus antojanos acaben sucumbiendo definitivamente a la ruina, reproducimos por el interés de los datos que aporta el prolijo texto de la ficha SIPCA (Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés) relativa a la ermita de la Virgen de la Sierra:

"Se accede desde Latorrecilla, andando, por un enmarañado sendero con pendiente acusada y con un recorrido de unos 50 minutos. El camino atraviesa un bonito bosque mediterráneo y mixto.
Se encuentra en la antigua divisoria de términos entre Guaso y Latorrecilla y La Valle de Boltaña, ubicación relativamente habitual para las ermitas en Sobrarbe y Ribagorza. También se encuentra en una zona que era atravesada por una cañada de trashumancia. Se encuentra rodeada de un recinto al que se accede por portalón adintelado que ostenta inscripción con la fecha 1695 y en cuyo interior se encuentran la casa del santero, un pozo y el basamento de un crucero.
La ermita es una construcción de gran tamaño, realizada en sillares de arenisca de labra tosca y cubierta con losa a dos aguas. En planta es de cruz latina, aunque con los brazos horizontales situados en el centro de la cruz, a la que se añade una sacristía en el ángulo SE. La puerta, situada en el muro de la epístola, junto a la capilla lateral, es en arco de medio punto de largas dovelas de grosor decreciente hacia la clave. Al interior, nave y capillas laterales cubren con bóvedas de cañón corrido, mientras que la cabecera, ligeramente más baja, parece hacerlo con cañón apuntado, aunque muy probablemente sea producto de un desplazamiento de la bóveda. Tiene coro alto a los pies, sobre cubierta plana de vigas, al que se accede mediante escalera de obra adosada al muro del evangelio. La sacristía, con acceso por puerta derramada desde la cabecera, es rectangular y cubre con cielorraso. Presenta varias ventanas adinteladas de pequeña luz al exterior y derrame interno, fundamentalmente en el muro de la epístola, y un vano mayor, de apertura posterior, en el muro de los pies, sobre el coro.
Siglo XVI. Construcción.
La casa del santero parece datar de la misma fecha y el conjunto del santuario haberse configurado definitivamente en el siglo XVII, según la fecha que consta en el dintel de acceso al recinto.
Restauraciones e intervenciones: No.
Uso actual: Fuera de uso.
Se celebraba romería al menos dos veces al año, el día de Pascua Florida y el 8 de septiembre, festividad del nacimiento de la Virgen. Acudían los vecinos de numerosos lugares: San Belián, Santa María de Buil, Gabardilla, Urriales, Sarratillo, Morcat, Puimorcat, La Lecina, Sarratiás, Bruello, Margudgued, Sieste, La Valle, Guaso y Latorrecilla. Cada pueblo acudía con su bandera, siendo la primera la de Buil. Las restantes estaban obligadas a hacerle reverencia. Se celebraba misa cantada, se rezaba el rosario y se cantaban los gozos de la Virgen. También se acudía en rogativas a la ermita para pedir agua en épocas de sequía, así como la curación de enfermos."

Poco más que añadir a una descripción tan completa y minuciosa, como no sea la sorpresa que supone encontrar en un paraje tan huraño y apartado como el de la estrecha cumbrera del Tozal d'a Sierra (962 m), una ermita de tal envergadura y con tantas dependencias anexas (casa del santero, sacristía, cabañas, largos muros de piedra...), que evidencian su importancia en el pasado.

Desde Latorrecilla

El pintoresco casco urbano de Latorrecilla se encarama en un vistoso promontorio situado a 9 km de Ainsa por la carretera A-2205. En su pendiente callejeo, entre rincones de aire rústico bien cuidados, destacan algunas recias casonas nobiliarias (Casa Broto, Casa Lanau) y la monumental iglesia de la Asunción (finales del s.XVI), construcción del gótico aragonés, con una singular y ornamentada portada renacentista.

Desde el núcleo de Latorrecilla (703 m) hay que descender por la carretera en dirección a Ainsa unos 900 metros, hasta el puente sobre el Barranco de La Perdiz (690 m), donde se inicia una pista descarnada hacia el W; existe una vieja flecha de madera rotulada a la ermita Virgen Sierra y a San Velián, un antiguo despoblado de Boltaña escondido entre los pliegues boscosos al otro lado de la sierra.

A pocos metros del asfalto hay que estar atentos para localizar a la derecha del camino un pequeño hito, que señala el inicio de la senda a la ermita, recuperada recientemente por los cazadores de la zona. La vereda asciende sin concesiones por la ladera oriental, aprovechando vetas de roca desnuda, abundante en fósiles, cruzando algunas cárcavas margosas y buscando los lugares desprovistos de vegetación; es importante no aventurarse fuera de la senda para evitar dolorosas travesías entre la garriga punzante de árgomas, erizones, enebros y coscojas.

Conforme se gana altura, van tomando protagonismo a nuestras espaldas los airosos cerros ocupados por los apiñados caseríos de Guaso y Latorrecilla, así como el apuntado Pueyo de Santa María (975 m), sobre el altiplano de Buil, antigua capital del Biello Sobrarbe. Al tocar el lomo de la sierra, el panorama se dilata en todas direcciones: aparecen espectaculares las Tres Sorores, precedidas por las familiares siluetas de Mondoto (1957 m) y los Sestrales (2101 m), Peña Montañesa (2295 m), Santa Marina de Nabain (1799 m)...

Tres tablillas clavadas en un pino señalan las direcciones a Latorrecilla, de donde venimos, a Guaso y San Velián y, con un lacónico "Virgen", a la ermita aupada en la cima del tozal. El sendero corre al SW cercano a la línea de lomada, salva algún tramo arroyado por la lluvias y alcanza las recias paredes que delimitan los terrenos pertenecientes de antiguo al santuario y, a continuación, la propia ermita de la Birchen d'a Sierra; entre el destartalado y monumental conjunto, destaca un vano en el muro del que cuelgan aún las campanas, un viejo pedestal que perdió la cruz que sustentaba y la sencilla puerta adovelada de entrada al templo. A pesar de su sencillez, su ausencia de ornamentos y su estado ruinoso, el lugar resulta imponente y sobrecogedor...

La cima propiamente dicha se localiza unos metros al S de la ermita, en un promontorio desprovisto de visibilidad, cubierto de encinas bajo las que se amontonan las piedras que sirven de asiento a los romeros que acuden a la ermita desde los pueblos del entorno en las fechas señaladas.

Acceso: Latorrecilla (1 h)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios