Ir arriba

Tortorofuso (766 m)

remove-icon
Angel Gil Garcia
remove-icon
Rafael Bartolomé Resano
Fecha Alta
26/06/2019
Modificado
04/08/2019
5

En el territorio que delimitan el barranco de San Zoilo por el W, el de Barduces o Verduces por el E, el río Aragón, donde desembocan ambos cauces , por el N y el cordal que establece la divisoria de aguas, intermedio entre San Pedro ( 889 m ) y Peña ( 1069 m ), al S, encontramos un modesto cordal orográfico (SSW- NNE ) donde se hallan tres cotas que suscitan interés para ser reseñadas; Barduces ( 565 m ), El Peñazo ( 654 m ) y Tortorofuso ( 766 m ). En este espacio se ubica la ermita de San Zoilo de Cáseda, pintoresco monumento con diversos atractivos culturales, que es punto de paso en el inicio del acceso a estas cumbres.

Tortorofuso ( 766 m ), es el relieve de mayor altura del cordal, ubicado al S, formando parte de la cuerda que une Peña ( 1059 m ) con San Pedro ( 889 m ). Tiene una solera de tipo sedimentario, con predominio de rocas areniscas. Sus flancos nororientales y noroccidentales están poblados por un denso pinar y en los cordales cumbreros encontramos coscojas, enebros, romeros, sabinas...entre otras especies montaraces. La cima se sitúa en una espesura de coscoja y carrascas.

La ruta más sencilla es la que discurre desde el Alto de Cáseda ( 641 m ), si bien es posible que queramos ascender desde la bonita ermita de San Zoilo aprovechando para combinar la cumbre con Barduces ( 565 m ) y El Peñazo ( 654 m ). La primera opción permite ascender desde el mismo puerto, sin mover el coche, el monte San Pedro ( 889 m ), cumbre principal de la zona.

Ermita de San Zoilo

La ermita de San Zoilo es un edificio Gótico, del S. XIV, declarada como bien de interés cultural de Navarra el año 2001. Su construcción, probablemente ubicada sobre un templo anterior, se produjo a iniciativa del obispo de Pamplona Arnalt de Barbazán ( 1318-1355 ), a quien también se debe la edificación del claustro de la catedral de Pamplona. Otro impulsor de la obra fue el hospitalero de la catedral Don Pedro de Olloqui.

Sobre el origen del santuario existe un relato, a modo de leyenda, que cuenta que en una visita de San Eulogio de Córdoba, lugar de donde era oriundo san Zoilo, a los templos pirenaicos el año 844, prometió al obispo de Pamplona, Wellesindo, enviarle unas reliquias del santo citado para que se las hiciese llegar a los de Cáseda, por ser muy devotos del mismo. Al recibir tal presente, los casedanos construyeron un templo en una zona deshabitada, lugar de paso del camino entre Tudela y Sangüesa y del trazado de la cañada real de los roncaleses.

En el aspecto cultural el templo cuenta con ventanales, rosetón y portada góticos, esta última con esculturas en el tímpano, en los capiteles y otras, a modo de medallones, en las claves de las arquivoltas. La obra del templo es de tipo sillar y cuenta con una pintoresca techumbre hacia el exterior, a base de lajas de roca arenisca. En el interior hay pinturas murales de diversas épocas donde destacan unas de estilo gótico por su valor artístico ( Calvario... ) y unos grafitos del S.XVI por el carácter enigmático de su origen. Actualmente se ha descifrado de forma lógica tal cuestión; su temática se basa en el desembarco que se produjo en 1635, durante el reinado de Carlos V, para conquistar Túnez. El hecho de representar una escena naval en un lugar tan alejado de la costa, es que el cura Lubian autor de las pinturas, con dotes artísticas , formó parte en su juventud de los tercios, protagonistas de tal acción.

Desde el Alto de Cáseda

Hay varios espacios para aparcar a ambos lados del alto ( 641 m ), aunque tiene más visibilidad la pista occidental, que es la que lleva a San Pedro ( 889 m ).

Salimos al lado contrario y no hay que alarmarse de que el camino que señala el mapa esté ocupado por un campo vallado en el que indica privado, dado que la pista de la derecha lo va a contornear, hasta girar a la izquierda y retomarlo. Ni siquiera da la impresión que las puertas del campo de frutales hayan permitido el transito de vehículos.

Tomada la pista, es muy sencilla y no tiene pérdida, aunque enseguida aparece una ramal a la izquierda que sube a una colina panorámica, pero ambas opciones llevan hacia nuestro monte. El punto de acceso no es complicado de localizar dado que, tras una larga recta, en la curva apreciamos unas rodadas de salida a la izquierda, antes de que la pista descienda a la derecha. Es el acceso al puesto de caza 7. Aquí podemos dudar de si no será la cima la elevación de la derecha, pero tras andar unos metros por la senda de la izquierda enseguida apreciamos la cumbre.

Basta seguir la buena senda para situarnos junto a la cima. Está bastante ocupada por coscojas aunque bajando un poquito hay un hito y una senda para subir un poco más por detrás, pero en cualquier caso no merece la pena pisotear las coscojas de la cima, flotando sobre ellas para acabar arañado, dado que nos restan solo unos centímetros.

Desde el parking de San Zoilo

Aparcamos en el amplio parking, aledaño a la carretera NA-534 , destinado a la visita a la ermita de San Zoilo y al merendero anejo. Pasamos la zona recreativa y el barranco de San Zoilo, a la altura de la ermita. Nos acercamos a una era donde hay una nave y aperos de labranza en el exterior. Tomamos un camino de tierra ( SE ) y alcanzamos el collado del Peñazo ( 619 m ).

Subimos por la cuerda N del relieve, sin trayecto definido pero sin grandes dificultades, sorteando la vegetación en unos tramos y aprovechando senderos claros en otros, hasta alcanzar la cumbre. El punto cimero se encuentra oculto en una espesura de coscojas.

El regreso podemos hacerlo por un cordal que se desprende al W de la cumbre, por el que discurre un sendero, claro en unos tramos y fácil de intuir en otros, el cual nos lleva a una pista. Esta discurre por el flanco noroccidental del relieve, trazando amplias sinuosidades y alcanza el camino de subida al collado S del Peñazo (itinerario de ida ).

Acceso: Parking de San Zoilo ( 40 min ); Alto de Cáseda ( 40 min )

Catálogos

Imágenes

Comentarios