Ir arriba

Arnaiz (926 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
30/06/2019
Modificado
30/06/2019
1

Entre los oteros que conforman la alineación de cerros-testigo del Páramo de Castrojeriz, en la comarca burgalesa de Odra-Pisuerga, Arnaiz (926,103 m) ostenta la máxima altitud, pues supera por poco más de medio metro al Alto del Castarreño (925,586 m). En el centro de la vasta plataforma cimera de Arnaiz zumban las aspas de dos solitarios generadores eólicos. En el reborde occidental, mirando a Villasandino, se alza el pilón geodésico del IGN. A corta distancia, también sobre el canto de poniente, se mantiene en pie una pequeña cabaña, recientemente remozada y cerrada en la actualidad, que antaño daba cobijo al guarda del "Coto Petrilla", un extinto coto de caza privado generoso en conejos, liebres, codornices y perdices; en primavera y verano, es posible contemplar desde la cima la exhibición cromática de los abejarucos.

Este cerrillo amesetado se alza a medio camino entre Castrillo de Murcia, pedanía del municipio de Sasamón mundialmente conocida por sus fiestas del "Colacho", y la villa medieval de Villasandino, localidad monumental que cuenta con ayuntamiento propio, situada sobre la Vía Aquitana del Camino de Santiago. Existe en Villasandino una "Casa Arnaiz" (cuna familiar de Rafael Arnaiz Barón, monje trapense fallecido en 1938 y canonizado por la iglesia católica en 2009), que puede estar en relación con el topónimo que identifica al cerro.

Villasandino, villa monumental

La Junta de Castilla y León inició en 1982 los trámites para la protección de Villasandino como BIC con la categoría de Conjunto Histórico Artístico, expediente pendiente de declaración desde tan lejana fecha. La villa cuenta sin duda con sobrados argumentos arquitectónicos para merecerlo: dos impresionantes iglesias fechadas en el s.XVI (NªSª de la Asunción y la Natividad o de Barriuso), presidiendo un núcleo urbano con edificios bien conservados; un puente medieval de once ojos (s.XIII) sobre el cauce del Odra; y un imponente arco de entrada (s.XIII) de la antigua muralla que rodeaba la villa.

Cuando encontramos paneles con datos interesantes sobre los lugares que visitamos, nos gusta transcribir aquí la información antes de que acabe perdiéndose por la acción inclemente de los elementos. En este caso, recogemos los datos históricos sobre Villasandino del panel instalado por el ayuntamiento de la localidad y por la Junta de Castilla y León en un pequeño mirador sobre el Odra y su puente, a los pies de la parroquial de la Asunción:

"Villasandino no conserva ningún documento histórico de fundación, según restos hallados en el paraje de Las Cuestas responde a poblaciones prerromanas de cultura celtibérica, los Vacceos. Según Javier Cortés se identifican enterramientos expoliados por los romanos en sus incursiones contra los cántabros.

Su ubicación a orillas del Odra y al borde de la calzada romana Via Aquitana (Astorga-Burdeos) induce a pensar en asentamientos de población en los S.I y II d.C. De esta época son los cimientos del puente del Odra. La invasión musulmana, a inicios del S.VIII, y la posterior de pueblos astures y cántabros, a finales del S.X y XI, comportaron periodos de destrucción y posteriormente lenta recuperación poblacional. Los pobladores cristianos establecieron nuevas costumbres y construyeron ermitas y monasterios en Villasandino, hasta siete. Según Juan José Pérez de Solana, estas estarían en la base de los 'siete sendinos' de la tradición oral. Todavía se pueden encontrar restos en los predios de S. Miguel, El Tejar, Melgarejo y Marramiz. Por otra parte, el mismo historiador documenta la 'refundación' como 'Villa Sendino' en 872 por el capitán Dorotti Sendino. El patronímico sería la base del nombre del poblado debido a la concesión del derecho feudal al personaje por los servicios prestados. Según otro documento del S.XI Villa Sendino haría referencia a 'villa de las sendas', nombre que más tarde cambiaría por usos orales a Villasandino.

La 'villa', desde el S.XVI, disfrutaba de usos y derechos medievales propios y estaba amurallada. Fuera de ella, los barrios que se comunicaban con la misma a través de cinco arcos y puertas. La importancia social y económica de Villasandino en esta época viene refrendada por la presencia de los reyes Carlos I y Felipe II en sus 'calles reales'. Las penurias económicas de la Corona hicieron que Villasandino pasara en 1616 a manos del Duque de Lerma quien delegó en Francisco de Santelis para la toma de posesión.

En 1752 aparece Villa Sandino en el Catastro del Marqués de la Ensenada. Nos permite conocer no solo los vecinos (279), las casas (313), las propiedades y detalles de la vida cotidiana."

Al cerro Arnaiz desde Villasandino

Tomando como referencia el templo de la Natividad, ubicado en un descampado al sur del casco urbano de Villasandino (790 m), seguimos al SE el camino agrícola que lo bordea por la izquierda y, en corto trecho, alcanza la carretera BU-4040 que se dirige a Castrojeriz. Al otro lado del asfalto continúa una amplia pista, que deja a la izquierda una nave ganadera y se enfila entre campos de cereal hacia el collado arbolado situado entre Cuesta Guarzas (924 m) y el cerro Arnaiz (926 m), que adquiere desde esta vertiente el aspecto de una artesa invertida.

Alcanzado el ralo pinar que puntea el portillo, se observa un empinado senderillo que trepa por la pelada ladera S hasta el canto del otero; es preferible evitar esta línea tan directa, trazada por los ciclistas de montaña en sus vertiginosos descensos, pero poco recomendable como itinerario pedestre. Continuamos pues por la pista de grava que da servicio al mínimo parque eólico que ocupa la llana meseta cumbrera; spbrepasado el segundo generador, hay que cruzar un corto tramo de terreno de cultivo (en barbecho en la primavera de 2019), para situarse junto al vértice geodésico que señala la cima de Arnaiz (926 m).

Las vistas, amplias y muy entretenidas, se extienden más allá del cauce del río Odra y de Villasandino hasta las lejanas alturas de la Montaña Palentina, a través de un mosaico variopinto de campos cultivados.

Acceso: Villasandino (55 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios