Ir arriba

Castrillo (648 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
06/08/2019
Modificado
08/08/2019
1

Aguas abajo del Desfiladero de la Horadada, tras recibir el aporte del Nela junto a Trespaderne, el Ebro se ve obligado a dibujar una amplia curva de herradura en torno al cerro Castrillo (648 m). Una presa, construida en 1959, remansa las aguas del río en el alargado embalse de Cillaperlata, el más vetusto de Burgos; poco más abajo del azud, pasado el exiguo caserío de Palazuelos de Cuesta Urría, desagua en el Ebro el Jerea, el río que lo sabe todo sobre la sangre licuada de San Pantaleón.

Aunque algo empequeñecido por la proximidad de las alturas de la sierra de la Llana, Castrillo (648 m) es un notable relieve aislado, revestido de un bosque de retorcidos pinos resineros (Pinus pinaster) y rematado por una crestilla de conglomerados que defiende el acceso a su cumbre desde poniente. El pinar, M.U.P. 624 "Castrillo y Monte", es propiedad de la Junta Administrativa de Palazuelos de Cuesta Urría, pequeña pedanía del término municipal de Trespaderne; el célebre "Diccionario..." de Madoz, ya apunta que en la localidad "...hay muchas canteras de piedra y 4 montes conocidos con los nombres de Castrillo, Brojos, San Sebastián y San Pedro, poblados, aunque con escasez de robles y pinos".

El topónimo castrillo, diminutivo de castro ("castrum-castrellum"), parece sugerir la existencia pretérita de algún poblado fortificado en la falda o en la propia cumbre de la montaña, aunque no hemos encontrado más referencia documental sobre el particular que una cita del propio Madoz: "...en un alto al SO existió un pueblo o barrio denominado Castrillo, cuyo término debió ser del monasterio de Oña, pues se llevaba la tercera parte del diezmo"; la cimera, ocupada en la actualidad por una tupida maraña de coscojas, guillomos, boj y aulagas, tampoco proporciona demasiadas pistas sobre su posible ocupación en el pasado.

Al E de Castrillo, en la ribera opuesta del Ebro, se encuentra Cillaperlata, interesante localidad que reúne un rico legado histórico y patrimonial, digno de una pausada visita: cenobios eremíticos de La Cueva y El Covanuto (s.VI-IX), Monasterio y necrópolis de San Juan de la Hoz (s.VIII), tallas románicas de la Virgen de Covadonga (s.XII) y Virgen de Encinillas o del Negro Día (probablemente más antigua que la anterior); para ampliar información, consultar en Mendikat la reseña de Peña la Isa (664 m), enigmático e inexpugnable peñasco de conglomerado rojizo que corona un otero cercano al pueblo.

Desde Cillaperlata

El acceso a Cillaperlata por el N se realiza, desde Palazuelos de Cuesta Urría, a través del estrecho carril de la presa del embalse sobre el Ebro. Situados en la orilla izquierda de la presa (535 m), hay que seguir aguas arriba la pista forestal señalizada con las balizas del GR 99 "Camino Natural del Ebro", que va a describir en paralelo al río un amplio rodeo por la ladera occidental del cerro Castrillo (648 m).

Una vez dejado atrás, en la orilla opuesta del río, el elevado núcleo de Cillaperlata, encaramado sobre el peñasco donde se abren la Cueva y el Covanuto, la pista transita sin apenas desniveles entre el pinar, en un grato paseo con fugaces avistamientos de las mansas aguas del Ebro, que pronto perdemos de vista. Bien orientados por los postes del sendero señalizado, alcanzamos (0,10) un primer cartel del MUP 624 "Castrillo y Monte"; más adelante (0,25), otro cartel idéntico se sitúa al inicio de una empinada vereda, desprovista de árboles, que se eleva directamente hacia la barrera rocosa que defiende por esta vertiente la cumbrera de la montaña.

Una marcada trocha, donde aparecen aún fragmentos de los cuencos de barro empleados en la extinta industria resinera, esquiva los arbustos que van tapizando poco a poco el cortafuego y, cada vez más tiesa, alcanza finalmente la base del cantil. Una travesía a la derecha entre coscojas y bojes, punzante y dolorosa, permite localizar un punto débil en la muralla por el que trepar, con algún esfuerzo (F), hasta las deslizantes rampas inmediatas a la cima; es posible evitar esta corta trepada dirigiéndose por la base de la pared a la izquierda, donde la peña se diluye, hasta localizar una sendilla muy pendiente que se aúpa por una cárcava procedente de la cumbre, aunque el tributo en arañazos será aún mayor.

El punto más elevado del monte está invadido por las coscojas, por lo que situamos la cima de Castrillo (648 m) (0,45) en un pequeño calvero inmediato al S, señalizado por el mojón nº 1 del MUP. Vistas limitadas a la cercana sierra de la Llana (Castros, Larra...), al arranque de la sierra de la Tesla, sobre las casas de Trespaderne, y a la brecha abierta entre las dos cadenas montañosas por el desfiladero de la Horadada.

Si se quisiera variar la ruta de regreso, de vuelta al GR 99 se puede continuar rodeando el cerro en sentido horario y, enlazando tramos de asfalto y caminos de parcelaria, atravesar las callejas del desolado Palazuelos de Cuesta Urría hasta reencontrar la presa sobre el Ebro y el casco urbano de Cillaperlata (2,00).

Acceso: Cillaperlata (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios