Ir arriba

Morkotxi (643 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
05/09/2019
Modificado
05/09/2019
2

A partir de la misteriosa cumbre de Iruratxi (786 m), en cuyos bosques habita la Piztia que aterrorizaba antaño a los vecinos de Domaikia, se estira al N-NW un delgado tentáculo que, por el colladito de Arriagako Gurutzea, las lomas y el arroyo de Errotigan, el otero de Santakurtze (661 m) y el cerrillo arbolado de Morkotxi (643 m), se desploma en corto talud sobre el cauce de Goba Erreka, tocando ya el diseminado casco de Murgía.

Como destino montañero, Morkotxi es una cota anecdótica. Pero el pedrusco afilado que corona su cima tiene su pequeña historia, que merece ser contada.

Virto, la historia detrás del monolito de Morkotxi

El 10 de julio de 1993, sábado, un voraz incendio arrasó 800 hectáreas de pinares y monte bajo en la Serra de l'Albureca, entre Lorcha/L'Orxa (El Comtat) y la Vall de Gallinera (Marina Alta), en el norte de Alicante. El oñatiarra Manuel Virto, agente forestal formado en el Instituto de Formación Profesional de Murgia, participaba en las tareas de extinción del incendio cuando se vio atrapado por el fuego a causa de un cambio en la dirección del viento.

Virto tenía 34 años cuando murió, junto a su compañero de 22 años Ignacio Faulí, "...por la inhalación masiva de monóxido de carbono, que les produjo la pérdida de conocimiento y su caída al suelo, momento en el que fueron alcanzados por las llamas que han carbonizado la mayor parte de sus cuerpos", como recogía el diario ABC en su crónica de sucesos del lunes, 12 de julio de 1993; otros nueve compañeros de la brigada de incendios resultaron heridos por quemaduras e inhalación de humo.

La investigación determinó que el fuego se había originado por el descuido de un operario de limpieza del ayuntamiento de L'Orxa. El juicio posterior, celebrado en 2002, nueve años después de los hechos, condenó al consistorio de esta pequeña localidad a indemnizar a los afectados por un importe cercano al millón de euros. Ante la negativa del ayuntamiento de L'Orxa a acatar el fallo judicial, aduciendo falta de fondos, las víctimas y sus familias tuvieron que esperar 23 años, hasta julio de 2016, para cobrar finalmente, por mediación de la Diputación Provincial de Alicante, alrededor de una tercera parte de las cantidades fijadas en su día por la sentencia.

Quienes conocieron a Manuel Virto cuentan que era un joven sensible, al que le gustaba escribir; algunos forestales que estudiaron con él en el Instituto de Murgia colocaron en la cima de Morkotxi, bajo la hermosa encina que corona el cerro, un puntiagudo monolito de arenisca que apunta, como todo en Zuia, hacia Peñas de Oro/Oroko Haitzak, montaña totémica de este incomparable valle alavés. El texto de homenaje, inscrito en una chapa del mojón, resulta ser un poema del propio Virto:

"Ahora invento instantes
vivo sueños
repito momentos
y los adorno con tiempo,
con música, con colores,
y siempre con cuidado."
Virto 93-7-10

Desde Murgia

El itinerario desde Murgia (615 m) coincide en su mayor parte con el reseñado para Santakurtze (661 m). Desde la plaza del ayuntamiento, nos dirigimos por el palacio Vea-Murguía hacia la carretera de Jugo. Antes de llegar al cementerio, tomamos a la derecha un carril que pronto pierde el asfalto y sigue como pista de tierra.

En la inmediata trifurcación, seguimos el ramal de la derecha y nos introducimos a través de un túnel de vegetación formado por espino albar (Crataegus oxyacantha), bonetero (Euonymus europaeus) y algún arce campestre. A su final, un senderillo trepa la corta rampa herbosa salpicada de brezos y enebros, deja a la derecha un colmenar señalizado y alcanza enseguida la encina (en realidad varios pies que toman la forma de un único ejemplar) que corona la cima de Morkotxi (643 m); el vistoso monolito en homenaje a Virto otorga cierta relevancia a esta modestísima cota.

En un mojón junto a la cercana alambrada, una chapa señala el nombre del monte, Morkotxi, y su pertenencia a la Junta Administrativa de Murgia.

El vallado de una finca privada impide el paso por la amplia loma que se extiende al SW, donde varias hondonadas sugieren que en el pasado se habrían realizado en la zona actividades extractivas; se impone, por tanto, descender por la misma vertiente utilizada en el ascenso y prolongar el corto paseo por donde decidan nuestros pies.

Acceso: Murgia (15 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios