Ir arriba

Monuera (1.012 m)

remove-icon
Jose Ramon Triviño Barasona
Fecha Alta
05/10/2019
Modificado
05/10/2019
1

Sin duda se trata de una ruta sorprendente y bonita en la parte oriental de Despeñaperros (aunque fuera de los límites de la zona protegida con la figura de Parque Natural) ,en la cordillera Mariánica .Es una zona bastante tranquila y desconocida a nivel senderista (que no para los recolectores de níscalos y cazadores) 
En ésta ruta ascendemos a dos cerros, el Alto de la Desesperada (1.150 m) y el Cerro Monuera (1.012 m) y los balcones con magníficas panorámicas tanto hacia el norte (Ciudad Real, la Mancha), como hacia el sur (practicamente toda la provincia de Jaén) son una constante durante casi toda ella
Recorremos densos bosques, sobre todo pinares de repoblación, pero también alcornocales, y de forma relicta melojares y quejigales, que contrastan con afloramientos rocosos (cuarcita principalmente ) de gran belleza.

La ruta comienza muy cerca del punto kilométrico 14 de la J-6110, (carretera que desde la N-IV a su paso por Despeñaperros lleva hasta la localidad de Aldeaquemada), donde a ambos lados de la carretera salen pistas y hay ensanches para estacionar los vehículos.

Caminamos hacia el noreste por la pista que queda a la izquierda de la carretera (si vamos dirección Aldeaquemada) y pasamos por una puerta en el vallado. En una primera bifurcación tomamos a la izquierda, al oeste (la principal) y al llegar a la próxima nos salimos unos metros al oeste hacia unos afloramientos rocosos que hacen la función de una estupendo mirador. Desde aquí se divisa a nuestros pies el impresionante barranco del arroyo de la Hoz o de las Gargantas, la Loma del Lentisco y el Cerro Monuera hacia el sureste, el Cerro Bellosa y el pico la Estrella y Malabrigo hacia el suroeste y oeste y de fondo aunque muy desdibujadas por la mala visibilidad las sierras de Cazorla, Mágina....

Regresamos a la bifurcación y tomamos la de la derecha (este) y en pocos metros en otra, a la izquierda (norte). En poco tiempo llegamos a una amplia explanada y nueva bifurcación de caminos, estamos en el collado de la Cueva. Seguimos a la izquierda ,hacia el norte para en pocos metros llegar a un cortafuegos.

En el cortafuegos seguimos por el carril que transcurre dentro del mismo a la derecha, al sureste para llegar al muy cercano vértice geodésico de la Desesperada (1.150 m).

Nos encontramos en los límites provinciales de Jaén y Ciudad Real .El vértice se encuentra en lo alto de una alta columna al que se llega tras trepar por unas asideras ancladas a la misma, por lo que puede resultar peligroso subir al mismo, debiendo abstenerse las personas que tengan miedo a la altura o no demasiado ágiles.

Junto al vértice se encuentran las ruinas de una vieja torreta de vigilantes. Las vistas desde aquí no son demasiado buenas, pues la zona bastante llana está rodeada de pinos y sus copas entorpecen las mismas, aún así podemos divisar una buena parte de la provincia de Ciudad Real.

Seguimos por el cortafuegos y pasamos por una puerta en el vallado, a nuestra derecha se encuentra el Peñón del Turco, al cual nos encaramamos (una pequeña trepada sin excesivas dificultades) para disfrutar de sus magníficas panorámicas, sobretodo de la provincia de Ciudad Real.

Descendemos de nuevo al cortafuegos y de nuevo pasamos una puerta en el vallado. Nada más pasar ésta puerta el cortafuegos desciende bruscamente hacia el noreste y nosotros seguimos a la derecha hacia el este noreste por los restos de lo que fue un camino y que se encuentra invadido de jara.

Llega un momento en que el camino desaparece y tenemos que progresar entre un denso jaral, hacia el sureste por la cresta prolongación del Peñón del Turco. Llegamos a unos afloramientos rocosos con unas vistas impresionantes, ahora ya también hacia la zona de Aldeaquemada.

Desde ésta peñas hacia el este llegamos en pocos metros a un cortafuegos que seguimos a la derecha hacia el sur. Cruzamos el arroyo de los Arcos y salimos a un carril. Caminamos por el mismo siguiendo una dirección más o menos sur; cruzamos el arroyo de la Cueva , donde el carril vira hacia el este. En breves metros cruzamos también el arroyo de la Silleta y siguiendo el camino principal ,obviando otros que salen de menor entidad, finalmente salimos a la carretera J-6110.

Ahora toca caminar por el tedioso asfalto durante aproximadamente 1,4 kilómetros dirección Oeste, hacia la N-IV. Nada más cruzar la carretera el arroyo del Comandante sale a nuestra derecha un carril el cual tomamos y cuando éste vadea de nuevo dicho arroyo nos salimos del mismo para remontarlo campo a través hacia el sur. Caminamos por un cuidado pinar por donde no es complicado progresar, al contrario es una delicia después del aburrido asfalto.

Salimos de nuevo al camino que abandonamos anteriormente, ahorrando unos metros y el cual seguimos hacia el sur para en breves metros llegar de nuevo a la carretera .

Al otro lado de la carretera hacia el sureste arranca una amplia pista hacia el sureste y en donde hay un cartel que nos indica el inicio del sendero señalizado al Cerro Monuera, nuestro próximo objetivo.

Seguimos las indicaciones de dicho sendero, saliendo de la pista principal para tomar otra secundaria hacia el este. Llegamos a un collado donde hay un corral de piedras junto a unos afloramientos rocosos, es el llamado Corral de los Toros. Nos encaramamos a las rocas para disfrutar de nuevo de unas maravillosas vistas; esta vez vemos perfectamente y a nuestros pies la localidad de Aldeaquemada.

Seguimos unos metros más la pista hacia el suroeste para llegar a la caseta de vigilantes del Cerro Monuera (1.012 m).

Las panorámicas desde aquí son realmente impresionantes. La provincia de Jaén la vemos casi en su totalidad (exceptuando lógicamente en interior de las serranías) y toda esta porción de la cordillera Mariánica.




Catálogos

Imágenes

Comentarios