Ir arriba

Santisoro (824 m)

remove-icon
David Navas Elguea
Fecha Alta
16/12/2019
Modificado
17/12/2019
3

 

Se trata de una pequeña cima de los Montes de Vitoria al oeste (O) de Linburu (807 m), cubierta por un espeso arbolado. Es de resaltar la belleza de su bosque, formado por un bonito y gran hayedo intercalado por algunos pinos silvestres y robles americanos.

Uribarri Jauregi

Salimos del pueblo por la carretera que se dirige hacia la cantera de Laminoria. A los pocos metros de abandonar el pueblo llegamos a un pequeño parque y tomamos la GR 25 dirección oeste (O). La GR 25 pronto enlaza con la vía verde del Vasco-Navarro por la cual continuamos en la misma dirección. Justo antes de llegar a la subestación de Rotalde abandonamos la vía por una pista dirección sur (S) hacia la balsa de riego. Pasamos la valla que limita el acceso de vehículos y continuamos por la pista en paralelo a dicha balsa. Una vez superada ésta, tomamos el camino de la derecha en la siguiente bifurcación; ahora ya nos encontramos en el bosque y caminamos por una bonita pista forestal, pasados unos 200 metros encontramos una pista que aparece a nuestra derecha y que de forma decidida asciende hasta un pequeño collado. Una vez arriba tomaremos un difuso sendero dirección norte (N) que nos llevará a la cima de Santisoro.

Acceso: Uribarri Jauregi: (40 min.)

 

SANTA ISABEL DE GUIPUZURI

La ermita de Santa Isabel de Gipuzuri es un sencillo templo de origen románico que data del siglo XIII, donde destaca una línea de canecillos y una portada cirterciense. Esta ermita se enclava en un profundo valle solitario en el término conocido como Lauribaso. Se celebra una tradicional romería en el mes de septiembre.

En el pasado en este lugar se encontraba el poblado de Gipuzuri, documentado desde 1638 del que poco se sabe a día de hoy y se desconoce cuándo se despobló. En los libros toponímicos de Gerardo López de Gereñu y de Florencio Arza Alday analizan los diferentes nombres: Guipuz-zuri, Guipuzturi, Guipuisuri, Gupuiziri, haciendo referencia a pueblo o lugar de guipuzcoanos. Parece ser que los primeros moradores fueron carboneros guipuzcoanos que vinieron a este lugar a ejercer su oficio. Este era un lugar idóneo para la fabricación de carbón, frondosos bosques, agua y al resguardo del viento, unido esto a la excelente comunicación debido al camino real que atravesaba el puerto de Laminoria.

Francisco de Ayala en el siglo XVIII en la “Descripción de las hermandades del Duque del Infantado” dice: “En sus términos Montes Altos y comunes de Lauribaso hay dos ermitas que es tradición fueron parroquias en lo antiguo una con la Advocación de la Visitación de Ntra. Señora y la otra con la de San Juan de Elguea, la primera es muy concurrida y las gentes tienen mucha devoción se celebra su fiesta con función de Iglesia, Sermón, Tamboril y otros regocijos”.

Actualmente no se celebran rogativas en la ermita de Gipuzuri, quedando este culto reducido a la vecina ermita de San Vitor. Hasta la pérdida de esta tradición dos eran las ocasiones en las que se celebraban dichas rogativas: cuando acudían los de los pueblos Azilu, Adana y Jauregui por un lado y los de Gauna por otro.

Nuestra Señora de Gipuzuri se la considera la patrona de los niños que tienen problemas con el habla así como abogada para el buen parto de los mismos.

 

SERRANILLA VIII

En otros tiempos el despoblado de Guipuzuri  fue loado por el Marqués de Santillana (el poeta y caballero Iñigo López de Mendoza) en una de sus famosas serranillas dedicada a una pastora hacia el año 1435.

 “De Vytoria me partía / un día desta semana / por me pasar a Alegría/ do vi moça lepuzcana / Entre Gauna e Salvatierra / en esse valle arbolado donde se aparta la sierra / la vi guardando ganado.”

 

 

 

Catálogos

Imágenes

Comentarios