Ir arriba

Forte da Cidade (376 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
30/01/2020
Modificado
30/01/2020
1

En la margen derecha del río Coura, sobre la aldea de Cossourado, se alzan las cotas gemelas del Monte da Sé (365 m) y del Forte da Cidade (376 m). La cima de esta colina de forma cónica, inmenso mirador sobre las tierras del Coura, está ocupada por los venerables restos de un importante poblado fortificado de la edad de Hierro, que exhibe un buen número de cabañas de planta ovalada o circular protegidas por varios cercos concéntricos de murallas; dos de las cabañas han sido incluso minuciosamente reconstruidas y techadas con brezo, como señuelo para viajeros y turistas amantes del patrimonio cultural.

En el entorno, recorrido por el Camino de Santiago Portugués sobre la antigua vía romana XIX entre Bracara Augusta (Braga) y Asturica Augusta (Astorga), se localizan numerosos testimonios de época romana y medieval, entre los que merece la pena visitar, además de la propia "Cividade de Cossourado", los miliarios del lugar de Anta, el coqueto puente Romano-Medieval de Rubiâes sobre el río Coura y el exquisito templo románico de Sâo Pedro de Rubiâes (s.XIII).

Al Forte da Cidade desde Sâo Pedro de Rubiâes

El "Trilho dos Miliários" es un sendero PR de la Red Municipal de Senderos de Paredes de Coura, graduado como fácil, con 11 km de longitud y 4,30 horas de duración, con inicio y final en la iglesia parroquial de Sâo Tiago de Cossourado, situada en la ladera N del Forte da Cidade, apenas a 15 minutos de la cima; este itinerario, del que se adjunta folleto y traducción del portugués al final de la reseña, resulta ideal para sumergirse en el delicioso paisaje rural y en el formidable patrimonio arquitectónico y cultural de este entrañable rincón lusitano, aunque puede hacerse excesivamente largo si lo único que interesa es coronar con el menor esfuerzo la cumbre del Forte da Cidade (376 m).

Como alternativa, se propone un recorrido algo más proporcionado, alternando tramos de asfalto con otros señalizados en amarillo y rojo del "trilho", que permite ganar la cima sin renunciar a visitar algunos de los lugares más emblemáticos de este sector del territorio courense. La ruta se inicia en la iglesia de Sâo Pedro de Rubiâes, dotada de amplio aparcamiento junto a la carretera N-201 (entre Ponte de Lima y Sâo Pedro de Torre, cerca de Valença), que es la vía más recomendable para acceder desde Galicia, distante 18 km.

Sâo Pedro de Rubiâes es un precioso templo románico construido en el s.XIII (el tímpano exhibe en números romanos la fecha de 1295), con un campanario barroco adosado en el s.XVII. En dos de las columnas de su portada de tres arquivoltas aparecen sendas figuras humanas en granito, de filiación desconocida, con los rasgos muy erosionados por el paso del tiempo; bajo la cornisa ajedrezada, variedad de canecillos zoomórficos o de temática irreverente. Está rodeado de una vieja necrópolis en la que, como nota curiosa, se muestra un antiguo miliario romano vaciado con forma antropomorfa para reutilizarlo como sarcófago en época medieval Es Monumento Nacional desde 1913.

Al E del templo discurre el Camino de Santiago Portugués, que coincidirá más adelante en un corto tramo con nuestro "Trilho dos Miliarios". Localizamos las señales del PR al otro lado de la carretera, enlazamos en breve con las del mencionado Camino de Santiago, y llegamos entre campos de cultivo al Puente Romano-Medieval sobre el cauce del Coura, construcción sencilla pero impecable, testigo del paso de ejércitos, peregrinos, arrieros y aldeanos desde época romana.

Al otro lado del puente aparece el humilde caserío de Peorada, unido por un corto tramo de pista con Ponte Nova, otra vez sobre la N-201, donde las flechas amarillas que siguen los peregrinos a Compostela se pierden al otro lado del asfalto. El PR, en cambio, sigue a la izquierda por el arcén de la carretera durante apenas 200 metros hasta un desvío señalizado a Nogueira; en este punto podemos optar por continuar el trazado del "trilho" o abandonarlo y atajar por esta carreterilla (M-1074), en general poco transitada, que nos conducirá en poco más de 20 minutos hasta el alto muro del cementerio anexo a la iglesia de Sâo Tiago de Cossourado.

A la izquierda, una flecha del Trilho dos Miliarios (en realidad la baliza inicial de esta ruta señalizada) nos orienta por una estrada a la portuguesa, de pequeños adoquines de granito bien trabados, que asciende con regular pendiente hasta las cabañas y el panel informativo del "Povoado fortificado de Cossourado"; el vértice geodésico situado sobre el pequeño promontorio que domina el poblado marca la cima del Forte da Cidade (376 m). Amplísima panorámica en todas direcciones, con algunas de las sierras más destacadas (Arga, Sâo Paio, Sâo Silvestre...) invadidas por los eólicos.

Tras disfrutar del paisaje y del poder evocador del lugar, hay que descender por la estrada de adoquines hasta localizar la continuación del sendero señalizado, momento en el que habrá que optar entre desandar hasta la iglesia de Rubiâes el camino seguido a la ida o seguir las marcas del trilho, por el collado con el Monte da Sé (365 m), hasta el lugar de Antas, donde existe un depósito de miliarios de la calzada romana. Luego, cerrando el círculo por la senda señalizada, o atajando por la estrada M-1035 y cruzando el Coura por la Ponte Nova, regresamos al punto de inicio en Sâo Pedro de Rubiâes (horario muy variable en función de la ruta elegida).

Acceso: Sâo Pedro de Rubiâes (1 h); Sâo Tiago de Cossourado (15 min)

Texto traducido del panel del "Povoado Fortificado de Cossourado"
"Estratégicamente implantado entre las cuencas hidrográficas del río Coura (al Este y Sur) y del río Miño (al Norte y Oeste), el gran castro de Cossourado se encuadra en la denominada cultura castreña, característica del Noroeste Peninsular. Construido durante la Edad de Hierro, este poblado está estructuralmente dominado por un fuerte sistema defensivo que rodea y protege su área habitacional. Los trabajos arqueológicos que se vienen realizando, desde 1993, en la plataforma superior y espacios adyacentes revelaron la existencia de un amplio núcleo de ocupación, constituido por edificaciones diversas y funcionalmente diferentes. Lugares de vivienda unos, de trabajo, almacén y/o protección de animales otros, presentan dimensiones considerables y un tipo de construcción ligeramente tosco. Socialmente estratificada y con una economía basada, esencialmente, en la recolección, la agricultura y el pastoreo, la comunidad completa su día a día con la práctica de otras actividades productivas como el hilado, el tejido, la cerámica, la molienda, la pesca y la metalurgia. A pesar de su evidente monumentalidad, el poblado fue ocupado apenas durante un periodo relativamente corto, comprendido entre los siglos V y II a.C. Al final de este periodo, e incluso antes de la conquista de la región por las tropas romanas, fue abandonado intencionadamente".

pdf-icon
580 kB
30/01/2020

Traducción del folleto "Trilho dos Miliários", ruta pedestre de la Red municipal de Senderos de Paredes de Coura
"El Trilho dos Miliários es una ruta de Pequeño Recorrido (PR) integrada en la Red Municipal de Senderos del concejo de Paredes de Coura. Se trata de un itinerario marcado y señalizado conforme a las directrices internacionales. Esta ruta por la historia del concejo de Paredes de Coura implica a las freguesías courenses de Cossourado y Rubiâes.
Partiendo de la iglesia de Cossourado, tomamos el camino de calzada a la portuguesa que surge a nuestra derecha y que desemboca en una pista forestal para, a escasos metros, conducirnos al punto más alto de esta ruta -el Forte da Cidade. Este constituye parada obligatoria, tanto por su valor paisajístico como por su indiscutible valor patrimonial arqueológico. En esta cota cimera se hallan los vestigios de un poblado que testifica la presencia de la cultura castreña del Noroeste Peninsular. Se trata de un poblado fortificado de la Edad de Hierro conocido como 'Cividade de Cossourado', que, según los investigadores, parece haber sido abandonado antes del fenómeno de la romanización. El nombre de esta freguesía, probablemente, proviene de la palabra 'cossorio', que constituye un elemento del huso para tejer.
Volviendo atrás, por el mismo camino, giramos a la derecha, siguiendo una pista forestal que nos conducirá hasta el lugar de Antas, de la freguesía de Rubiâes. Aquí, en una pequeña ermita, se puede apreciar vestigios del paso de los romanos -los hitos miliarios- que indicaban las millas romanas de la vía militar 19, del itinerario de Antonino. Dejando el lugar, seguimos camino hasta el río Coura por un paisaje bucólico, de singular belleza, donde los campos dejan paso a pequeños bosques de ribera que flanquean el río. Tras pasar el Puente dos Caniços, seguimos por la carretera municipal, para, pocos metros después, girar a izquierda y seguir un camino forestal que nos llevará hasta el lugar de Casco, de la freguesía de Rubiâes, y hasta la iglesia románica de esta freguesía.
Tras una breve parada para contemplar este bello testimonio de la arquitectura medieval, cruzamos la carretera para seguir en dirección al lugar de Crasto, que nos conducirá entre campos a un conservado elemento arquitectónico de origen romano -el Puente Romano-Medieval de Rubiâes. A continuación, giramos a la derecha en dirección a la carretera nacional 201. Torcemos a la izquierda y seguimos por la carretera, para, poco después, volver a girar a la izquierda, pasando por varias viviendas. Tras pasar entre campos de cultivo, damos con un pequeño bosque mixto, que atravesamos. Al poco, regresamos de nuevo a la carretera nacional 201 y, pocos metros de frente, girar a la izquierda, siguiendo el camino que nos llevará al campanario de la iglesia de Cossourado, precisamente en el mismo lugar donde se inició este paseo por los remotos orígenes de las Tierras de Coura."

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios