Ir arriba

Espiga (410 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
26/02/2020
Modificado
26/02/2020
1

El marco geodésico de Espiga (410 m) señala el punto más elevado de una pequeña sierra costera que se alza sobre el litoral del Concelho de Caminha, enmarcada entre el Atlántico y los cauces de los ríos Minho, Coura y Âncora. En un entorno natural muy degradado por la proliferación de incendios, favorecidos por una política forestal basada en las masivas plantaciones con pinos y eucaliptos, que desplazaron hace tiempo a los primitivos carballos y alcornoques, la vegetación predominante actualmente en la sierra son los tojos y las mimosas (Acacia dealbata); esta especie exótica, originaria de Australia, extraordinariamente invasora y oportunista (los incendios favorecen su propagación), coloniza con rapidez amplias superficies y compromete seriamente la recuperación de la flora original.

Como suele ser habitual en las áreas de montaña del pais vecino, la cumbrera de la sierra está ocupada por un pequeño parque eólico (tres solitarios aerogeneradores, que sirven para identificar la cima de Espiga en la distancia) con su correspondiente acceso rodado, aunque reservado exclusivamente a vehículos autorizados; otra carretera asfaltada, ésta abierta al tráfico sin restricciones, asciende hasta el altozano que cobija la ermita de Santo Antão, desde donde el ascenso a la cima se convierte en un corto paseo por amplia pista forestal.

Al pie de la fachada costera del macizo granítico de Espiga, a lo largo de la estrada litoral entre el Miño y Viana do Castelo, se extienden algunos núcleos de población (Vila Praia de Âncora, Moledo, la propia Caminha...), que mantienen su esencia popular a pesar de cierta presión turística en temporada estival. La línea costera, libre de construcciones en una amplia franja, se presta a largos paseos a la orilla de arenales semidesiertos batidos por el viento y por el bravo oleaje atlántico, entre roquedos graníticos y extensas áreas de dunas; alguna de estas dunas ya consolidadas, como la Mata Nacional do Camarida en la Foz do Minho (146 ha catalogadas como LIC de la Red Natura 2000 europea), convertida en densa y hermosa floresta donde el pino marítimo (Pinus pinaster) adquiere portes extraordinarios.

En las localidades del entorno de la sierra podemos disfrutar además de un rico y variado patrimonio cultural y monumental. En el cuidado casco amurallado de Caminha, la vida se desarrolla en torno a la plaza, presidida por un precioso chafariz (s.XVII) enmarcado por los edificios de la Cámara Municipal, la Igreja da Misericordia y la Torre do Relógio (Monumento Nacional). La iglesia matriz dedicada a Nossa Senhora da Assunção, con decoración manuelina y renacentista perfectamente integrada, es Monumento Nacional desde 1910; de presencia airosa y sublime al exterior, el interior del templo transmite equilibrio y serenidad.

En Vila Praia de Âncora hay que visitar el Anta da Barrosa, un excepcional dolmen de corredor de época neolítica declarado Monumento Nacional en 1910, y el Monte Calvario, un lugar popular cargado de simbología religiosa, magnífico mirador hacia la costa atlántica; los fuertes costeros do Cão y da Lagarteira, completan con el da Ínsua, en el islote de Santo Isidro de la desembocadura del Miño, las fortalezas creadas entre los siglos XV y XVII para la defensa del litoral minhoto.

A Espiga desde Caminha

Desde el propio casco urbano de Caminha (7 m), ascendemos al pulcro y monumental cementerio municipal, situado en posición elevada y buen mirador sobre el entorno del Miño; por su lado de poniente, tomamos una calzada enlosada que pasa junto a un viejo lavadero cubierto y cruza a través de un pequeño arco el recinto amurallado. Al otro lado enlazamos con las marcas amarillas y rojas del "Trilho Por entre o Mar e a Montanha", procedente del cámping de Camarido, en la Foz do Minho, que ascienden por una estrada adoquinada "a la portuguesa" (Rua N.S.da Graça), señalizada en su inicio "Miradouro" y "Capela Sto. Antão".

La calle, posteriormente asfaltada, continúa por una zona residencial hasta un desvío a la derecha (Rua Dr.José Antonio Gavinha) señalizado "Miradouro", que trepa por el lugar de Portela, de nuevo revestido de adoquines, hasta una bifurcación al Miradouro da Fraga/Miradouro Mte.Sto.Antão. Seguimos esta última dirección y recuperamos poco más adelante las marcas del PR que han visitado el mirador da Fraga; tras un tramo entre plantaciones de eucaliptos, se alcanza el desvío señalizado a la izquierda a la ermita de Sto.Antão, que obviamos para continuar de frente hasta que finaliza el ramal asfaltado; hasta este punto se podría llegar en vehículo, si optamos por regresar aquí desde la cima de Espiga por la ermita de Sto.Antão, en lugar de completar el excesivamente largo Trilho por entre o Mar e a Montanha (alrededor de 20 km y 5h 30min de duración).

En cualquiera de los dos casos, tras un panel del Parque Eólico da Espiga, seguimos la pista de tierra, prohibida a vehículos no autorizados y marcada con las pinturas del PR, que asciende hasta la caseta y los tres aerogeneradores que custodian el marco geodésico de Espiga (410 m), plantado en un pequeño afloramiento granítico; con día despejado, buenas vistas hacia la Serra d'Arga, São Paio (642 m), Santa Luzía (550 m) o la playa de Vila Praia de Âncora.

La opción circular corta regresa desde la cima por la pista de servicio hasta la bifurcación que asciende hasta el promontorio de la Ermita de Santo Antão, de origen románico (s.XIII), escondida entre mimosas y dotada de zona de mesas; por el crucero que da vista al monte Santa Tecla, en la ribera gallega del Miño, bajamos pisando el asfalto hasta enlazar con la ruta seguida en el ascenso, que nos devuelve, a pie o en vehículo, a las calles de Caminha (3,00 la ruta completa a pie, 1,40 la circular corta con apoyo rodado).

Acceso: Caminha (1h 30min); Cruce Ermita Santo Antão (40 min)

CMN-PR5-Trilho por entre o Mar e a Montanha (Traducción del folleto editado por Valimar y Cámara Municipal de Caminha)
"Este sendero se inicia junto al Parque de Campismo do Camarido, en el concelho de Caminha. Iniciamos la ruta recorriendo un camino junto al río para atravesar después la carretera nacional N-13. Una vez cruzada, seguimos por el interior del caserío y continuamos hasta las murallas. Paramos en el primer mirador para apreciar y disfrutar del bellísimo paisaje sobre los ríos Miño y Coura. De aquí seguimos en dirección a un segundo mirador, denominado Miradouro da Fraga. Tras una breve parada seguimos por un camino forestal, pasamos por el parque eólico y llegamos al Alto da Espiga -el punto más elevado de este itinerario (410 metros sobre el nivel del mar).
Continuamos por el camino forestal para, poco después, desviarnos a la derecha y visitar la ermita románica de S.Pedro de Varais. Seguimos por el camino forestal, observando un magnífico paisaje sobre el valle del río Âncora y sobre la costa atlántica. Pasado algún tiempo alcanzamos el vértice geodésico de Cobertorinho y, a continuación, una cruz que culmina en la peña del Sino dos Mouros. Tras pasar sobre la carretera nacional N-13, atravesamos por el interior del núcleo urbano de Moledo hasta llegar a la playa de Moledo. Bordeamos esta conocida playa minhota y, posteriormente, nos introducimos en la Mata Nacional do Camarido. Entre el denso pinar, cuyo objetivo era impedir el avance de las arenas, seguimos casi en línea recta hasta alcanzar el campo de fútbol. Poco después llegamos al punto donde se inició esta ruta."

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios